Translate

lunes, 19 de noviembre de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: VENOM



  • Título originalVenom
  • Año2018
  • Duración:112 min.
  • PaísEstados Unidos Estados Unidos
  • DirecciónRuben Fleischer
  • GuiónScott Rosenberg, Jeff Pinkner, Kelly Marcel (Cómic: Todd McFarlane, David Michelinie)
  • Música: Ludwig Göransson
  • FotografíaMatthew Libatique
  • RepartoTom Hardy,  Riz Ahmed,  Michelle Williams,  Jenny Slate,  Reid Scott,  Michelle Lee, Scott Haze,  Mac Brandt,  Sope Aluko,  Wayne Pére,  Jared Bankens,  Al-Jaleel Knox, Sam Medina,  Melora Walters,  Peggy Lu,  Woody Harrelson
  • ProductoraSony Pictures Entertainment (SPE) / Columbia Pictures / Marvel Entertainment
  • GéneroCiencia ficción. Thriller. Terror. Cómic. Superhéroes
  • SinopsisComo periodista, Eddie Brock (Tom Hardy) lleva tiempo intentando desenmascarar al creador de la Fundación Vida, el famoso genio científico Carlton Drake (Riz Ahmed), una obsesión que ha arruinado su carrera y su relación con su novia, Anne (Michelle Williams). Al investigar uno de los experimentos de Drake, el ente alienígena Venom se fusiona con el cuerpo de Eddie, y el reportero adquiere de pronto nuevos e increíbles superpoderes, así como la oportunidad de hacer prácticamente lo que se le antoje. Retorcido, oscuro, impredecible e impulsado por la cólera, Venom obliga a Eddie a luchar por controlar unas habilidades sumamente peligrosas que, al mismo tiempo, también resultan embriagadoras y le hacen sentir poderoso. Dado que Eddie y Venom se necesitan mutuamente para conseguir lo que quieren, se van entremezclando cada vez más... ¿Dónde acaba Eddie y empieza Venom?. 

Madre mía, madre mía, Venom.

Hace 2 años, confirmaron a Tom Hardy como el próximo Venom, anunciando que sería una película R y fiel al personaje. La gente, ya cabreada por el fracaso sonoro en crítica y público de ´Spider-Man 3´ y el mal empleo del simbionte en el film, buscaba una cinta en la que se le hiciese justicia al personaje. Pero muchos espectadores desde el principio vapulearon a esta película que, por así decirlo, nació muerta de alguna forma.



Con la aparición del primer trailer, la gente no hacía sino levantar aún más sus sospechas con un tono demasiado oscuro y sin rastro aparente de Venom. Más hate para Hardy y su Venom.

Yo no puedo decir que haya sido ni un fiel seguidor de su campaña publicitaria ni un hater vapuleándola antes del estreno, la verdad es que era un estreno que me tenía bastante indiferente. Lo único que me animaba a verla era su clasificación para adultos, algo que a cintas tan aclamadas como Deadpool y Logan le sentó bastante bien en taquilla y críticas y esa calificación aseguraba que por lo menos en el aspecto de violencia y lenguaje iba a ser fiel al personaje, mostrando su obsesión por desmembrar cuerpos humanos y sus negrísimos monólogos sin ningún tipo de tapujos. 

Bien, un par de meses antes del estreno, los ``genios´´ de Sony Pictures decidieron bajar su clasificación a un PG-13 debido a que la violencia no era necesaria para ellos y no lastraba el tono de la película, además de que ellos pensaban que esto les beneficiaría para atraer también a un público adolescente y así consiguiendo mejores resultados en taquilla.

Y llegaron las críticas, destrozándola, machacándola (comparándola incluso con las infames Catwoman y Green Lantern), pero otra vez más, los profesionales y el gran público no podían estar en mayor desacuerdo. La mayoría del público le ha dado el visto bueno a la película, unos más que otros, pero en general ha reaccionado bastante bien a la película y sus más de 700 millones en taquilla lo demuestran. Y llegué el 31 de octubre, tras ver la divertidísima secuela de Halloween, me presenté en la sala de este salvaje simbionte, sin muchas expectativas pero algunos buenos presagios llevaba. Por desgracia, no tardaron mucho en desaparecer...

*No voy a dividir esta crítica en bueno y malo porque básicamente no sé por dónde empezar con esta película, así que si divago un poco entre temas, perdonadme*

La trama es un completo caos. Nos presentan al protagonista en menos de 2 minutos, mostrándonos su trabajo intercalando tres escenas diferentes en un mismo tiempo, representando así la desgana con la que está hecha el producto. Y tras menos de 8 minutos de filme, ya hemos visto su recorrido de la cima al suelo.  Nada tiene el impacto que debe debido a que no llegamos a tener tiempo para empatizar con los personajes, y toda la película así, ni con Eddie Brock (que a mí me ha dado igual su personaje casi toda la película, para que mentir), ni con ese villano malo hasta decir basta (y no en el buen sentido), sin una motivación más allá que la que le han puesto en el guión porque sí, ni siquiera la siempre magnética Michelle Williams... El montaje tampoco ayuda, escenas rápidas, saltos entre escena y escena que no permiten que la trama respire, un ritmo que no para a descansar ni un minuto (también en el mal sentido), una narrativa hecha un desastre... En fin, una completa locura.



El tono de la película no creo que sea ni lo suficientemente atrayente para niños, con un par de diálogos algo salvajes para los espectadores más pequeños, ni para adultos, demasiado edulcorada en otros pasajes de la película (justo para atraer al público infantil). Este desvarío de tonos se nota que pretende intercalar el salvajismo de Venom con chistes y momentos típicos del UCM de Disney para contentar a todos los públicos, con fallidos resultados. Se puede ir hacia un extremo o hacia otro, pero no te puedes quedar en tierra de nadie. Para más inri, tiene momentos de verdadera vergüenza ajena, con un Tom Hardy (de lo mejor de la película cabe decir) que está entre la sobre-actuación y el carisma, rozando (e incluso traspasando) la línea en muchas ocasiones... Pero se agradece que ´Venom´ por lo menos se haya arriesgado en dar total libertad a Hardy para hacer lo que le plazca con el personaje: consigue construir un personaje desquiciado, histriónico e incluso cómico en una película que no parece apostar por este tono. Momento a destacar el momento acuario de langostas en el restaurante, madre mía. Digno de ´The Room´ y hay conversaciones incluso más ridículas en el filme. El reparto ha hecho lo que ha podido con un guión malo, sin sentido, que salta de un lado a otro solo para avanzar una historia estándar, mil veces vista, escrita de manera vaga y con la mera intención de hacer taquilla.



 Los VFX no son malos, de hecho Venom está bien hecho, pero en las escenas de acción, ¿era el único que los veía muy artificiales, casi gelatinosos? Con los acabados visuales a los que ha llegado el cine de superhéroes (cualquier cinta que haya hecho Marvel estos últimos años es un gran ejemplo) esta película se ve muy estándar y hecha como con mucha desgana en el aspecto visual, con una dirección muy rutinaria de Ruben Fleischer, una dirección que parece de encargo y muy poco arriesgada, como el estudio que básicamente ha destruido una película que podría haber dado mucho más de sí. Y la que debería ser la épica lucha de simbiontes entre Riz Ahmed y Tom Hardy se queda en nada, corta y grabada de manera que te es imposible disfrutar la pelea. Con todo lo que ha avanzado el cine de superhéroes resulta muy difícil verle matices buenos a esta película, sintiéndose como si hubiese llegado por lo menos 5 años tarde. Hay atisbos de los que podría haber sido, y puede ser muy disfrutable, pero te pones a sacarle pegas, fallos... Y no paras, no paras...


Pensaréis que me estoy pasando con ella, pero es que si eres fan o te guste mínimamente el personaje, vas a pensar que lo han destrozado, desdibujando sus motivaciones totalmente (hay un giro en el simbionte cerca del final de la película que es sonrojante cuanto menos).

Las escenas de acción no puedo decir que sean malas, pueden resultar espectaculares dependiendo de la persona, pero yo ya estaba bastante aburrido/enfadado/confundido cómo para dejarme llevar por la película. La verdad es que no sabría describir mis sensaciones cuando salí del filme. No sabía como sentirme, si enfadado, estafado, contento, indiferente... Pocas veces me había sentido así con una película últimamente.



Así como algo bueno la relación entre el simbionte y Hardy tiene algún que otro momento salvable y divertido, y que dejan pistas del producto salvaje que iba a ser en un principio. También podemos destacar alguna escena de acción y que no se hace larga (100 minutos que se pasan más o menos rápidos). Pero por desgracia la cinta parece avergonzarse de sus puntos fuertes y no hace más que ocultarlos en lugar de sacarles partido. Y no todo ha sido culpa del PG- 13. 



En resumen, siendo benévolo, puede estar entretenida si tus expectativas están (muy) bajas y siempre os invito a juzgar por vosotros mismos, pero es un proyecto con muchas fallas que lastran a una película con mucho más potencial del mostrado en pantalla. A ver, que mi tono dramático no os engañe, me lo pasé muy bien con la película, es un guilty pleasure en toda regla (y también el estar con amigos mejoró muchísimo la experiencia), pero no puedo dar una buena nota a esta película, por todas las razones que he puesto arriba. Espero que en la asegurada segunda parte (ha sido un bombazo en taquilla) o dentro del Universo Spider-Man o SpiderVerso (quién sabe) Hardy y el equipo sepan mostrar mejor su potencial, acompañados de un libreto mejor. Esperemos. 

Veredicto Final: 3/10



Fuera del filme, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre la cinta sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad que a lo mejor os gusta más que a mí... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos vemos!

miércoles, 7 de noviembre de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: LA NOCHE DE HALLOWEEN (2018)



  • Título originalHalloween
  • Año2018
  • Duración:109 min.
  • PaísEstados Unidos 
  • DirecciónDavid Gordon Green
  • GuiónDavid Gordon Green, Danny McBride (Personajes: John Carpenter)
  • MúsicaJohn Carpenter, Cody Carpenter, Daniel A. Davies
  • Fotografía: Michael Simmonds
  • RepartoJamie Lee Curtis,  Nick Castle,  Judy Greer,  Miles Robbins,  Virginia Gardner, Will Patton,  Toby Huss,  Haluk Bilginer,  Jefferson Hall,  Andi Matichak, Christopher Allen Nelson
  • ProductoraBlumhouse Productions / Rough House Pictures / Trancas International Films. Distribuida por Universal International Pictures (UI) / Miramax. Productor: John Carpenter
  • Género: Terror | Slasher. Secuela. Cine independiente USA
  • SinopsisJamie Lee Curtis regresa a su icónico personaje Laurie Strode, quien llega a la confrontación final con Michael Myers, la figura enmascarada que la ha perseguido desde que escapó de la matanza que él cometió la noche de Halloween de hace cuatro décadas. Nueva entrega de ´Halloween´, secuela directa de la original de 1978.

En el momento que se rodó la primera ´Halloween´, por aquellos maravillosos 70, el slasher, era un género todavía en exploración y, por ello, el maestro John Carpenter (uno de los máximos exponentes del cine de terror) con un presupuesto irrisorio firmó una película que sin necesidad de una lluvia de sangre (una de las principales características de este género) y dejando más espacio a la sorpresa y a la intriga, consiguió un pelotazo en taquilla que dio lugar a innumerables secuelas y abriendo así paso a otras sagas de prestigio como ´Viernes 13´ o ´Pesadilla en Elm Street´.



Actualmente, el slasher es uno de los géneros más aborrecidos cinematográficamente hablando (habiendo sido las las décadas de los setenta y ochenta sus más prósperas), incluso llegando a ser difícil tomarse en serio las últimas propuestas del subgénero: asesinos torpes, víctimas tontas por naturaleza... casi todo está inventado ya y está empezando a caer en la monotonía. Pero Blumhouse ya supo reinventar el género con ´Feliz día de tu muerte´ y se lo ha propuesto nuevamente con esta nueva entrega del asesino enmascarado.

Además, el género de terror ha cambiado mucho estos últimos años y la saga de Carpenter ha pasado por muchas manos. Pero esto nos debe de dar igual: el mítico Michael Myers ha vuelto una vez más, y todas las secuelas de la saga han sido eliminadas para esta cinta, siendo esta nueva ´Noche de Halloween´ la única secuela canónica y secuela directa de la cinta de 1978.

Por lo cual también vuelve Laurie Strode, el personaje de Jamie Lee Curtis, todavía atormentado por los sucesos de la fatídica noche del 78 y con muchas ganas de vengarse del asesino enmascarado. La pesadilla se repetirá cuando un accidente provoque el regreso de Michael Myers a las andadas... Pero, ¿de verdad esta vez se ha hecho justicia a su predecesora después de tantas vueltas de tuerca a la saga? 



Yo digo un sí rotundo. David Gordon Green, además de lidiar con la tarea de revitalizar el slasher, tenía que cargar sobre sus hombros la arduosa tarea de hacer una secuela digna de la original, y lo ha conseguido todo de una manera pasmosa. Es difícil resistirte a esos espectaculares títulos de crédito, que nos regresan directamente al pasado mientras suena la apabullante canción original, pelín actualizada para las nuevas generaciones pero con esa esencia que tenía la composición original de antaño. Carpenter, también productor de la cinta y acompañado de su hijo Cody Carpenter y Daniel A. Daviesvuelve a demostrar que también es un músico de primera. La banda sonora es una delicia para los oídos: aportando tensión a gran parte de las escenas y haciendo que la atmósfera que posee el filme se torne más asfixiante y tensa conforme avanza la cinta. Hacía tiempo que no escuchaba una banda sonora tan absorbente, sobre todo en el cine de terror, recordándome por momentos a la magnífica BSO de ´It Follows´ con ese excelente uso del sintetizador. El maestro ha vuelto mejor que nunca. 



El libreto de Gordon Green y Danny McBride muestra extrema contención y respeto por el filme original y sobre todo, por el cine de terror clásico, trayéndonos una trama simple pero efectiva, que hará las delicias tanto de los nostálgicos como de las nuevas generaciones que busquen un terrorífico entretenimiento. Muy bien escrita, además con muchas similitudes y referencias a la cinta del 78, se podría decir que por momentos es un ´pseudo-remake´ pero ofrecen un jugoso punto de vista tanto a Myers como a Strode, profundizando en la psicología sus personajes e incluso atreviéndose a cambiarles los roles en diversos fragmentos del film. También introducen unos cuantos segmentos de humor (no olvidemos que los dos guionistas son los creadores de ´Superfumados´, un cambio de registro variopinto cuanto menos) y nuevos personajes que nos ayudarán a ahondar en esta tenebrosa historia en el pueblo de Haddonfield. La saga ´Halloween´ está en buenas manos y Gordon Green se esfuerza en conseguir una atmósfera similar a la que hizo que su predecesora sea un clásico del cine de terror y en intercalar la sutileza de insinuar los asesinatos (otro de los puntos fuertes que tuvo Carpenter) con mostrar explícitamente la brutalidad de Myers en la masacre, sumándole a todo esto unos cuantos jump-scares que no pueden faltar en toda cinta de horror actual que se precie. Blumhouse ha encontrado la fórmula de oro en el cine de terror y se están superando filme tras filme. Si este año han conseguido resucitar la saga Halloween y a su vez revitalizar el slasher, ¿qué les queda por hacer para el siguiente?



Una de las bazas con las que jugaba el film justamente es el eje central de la película: Laurie Strode. si ya Carpenter en el 78 retorció el papel de ´scream queen´ transformando a su protagonista en una chica inteligente y sin temor a confrontarse al asesino cara a cara, Jamie Lee Curtis retoma su papel convirtiendo a Strode en la mismísima Sarah Connor. Una mujer marcada por el pasado, con mucha sed de venganza y esperando sentada a volver a encontrarse con Michael cara a cara, cambiando el juego del ´gato-ratón´ de su predecesora en un ´gato-gato´. Curtis está estupenda, y muy bien arropada por sus compañeras de reparto Judy Greer y Andi Matichak. Este trío encarna a las tres generaciones Strode, y conforme va avanzando la trama veremos como aquella fatídica masacre las ha afectado. Y a la hora de la verdad se desenvuelven muy bien: el clímax final en la cabaña es un colofón memorable. No creo que haga falta mencionar la labor de Nick Castle como Michael Myers...



Y aunque se sabía que David Gordon Green no iba a llegar a la altura de Carpenter… también ha hecho un gran trabajo detrás de la cámara. Hay unos planos que llegan a la excelencia, especialmente un plano secuencia donde vemos los asesinatos de Mike Myers de cerca que es simplemente perfecto. Los decorados y la calidad técnica también son muy convincentes, sobre todo en la primera escena: el segmento donde vemos a dos periodistas haciéndole preguntas a Michael Myers en el patio del psiquiátrico es visualmente apabullante. 



Con todo esto, ´La Noche de Halloween´ es una cinta hecha por fans y para fans de la original que, sin inventar la rueda y gracias a la mezcla de ingredientes hará que tanto las antiguas como las nuevas generaciones salten de su asiento. Sin abusar del jump-scare y con un excelente manejo del gore, además de unas más que convincentes actuaciones, Gordon Green consigue traer de nuevo el terror de antaño, solo que un poco actualizado. ¡Hasta Carpenter ha renovado sus partituras para la ocasión! En definitiva, otra terrorífica entrega más de la saga ´Halloween´ que seguramente no será la última y que como ya he dicho, es la mejor película de la saga desde la original. Si os gusta el buen cine de terror y sobre todo sois aficionados del truculento asesino enmascarado, no dudéis en ir al cine, comprar vuestra entrada, sentarse en una cómoda butaca y pasar un excelente mal rato. 

Valoración Final: 8,5/10



Fuera del filme, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre esta Noche de Halloweeen sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos vemos!

lunes, 8 de octubre de 2018

¿EN SERIO? NO, EN SERIE: WHO IS AMERICA?



  • Título originalWho Is America? (TV Series)
  • Año2018
  • Duración30 min.
  • PaísEstados Unidos
  • DirecciónSacha Baron Cohen (Creator),  Payman Benz,  Daniel Gray Longino,  Dan Mazer, Todd Schulman
  • GuiónSacha Baron Cohen, Anthony Hines, Dan Mazer, Kurt Metzger, Brian Reich, Dan Swimer
  • RepartoSacha Baron Cohen
  • ProductoraDistribuida por Showtime
  • GéneroComedia. Sátira. Política
  • SinopsisLa hipocresía y el humor más irreverente confluyen en siete episodios en los que Sacha Baron Cohen (el hombre detrás de Borat, Brüno y Ali G) hace gala de su inconfundible y mordaz estilo paródico para poner en evidencia a la lista de (memorables y muy reconocibles) invitados que pasan por sus manos.

Sacha Baron Cohen. Supongo que muchos de vosotros le conoceréis. Tal vez no por su nombre, pero si os pongo una foto de su rostro, a lo mejor lo reconocéis mejor. 



¿Tampoco? Entonces si supongo que conocerás a alguno de estos emblemáticos personajes a los que él ha dado vida. 



Muchos calificativos han merodeado alrededor de este hombre: cómico, irrespetuoso, arrogante... Eso sí, hay un adjetivo que no encaja ni con él ni con su humor: indiferencia. Él y sus proyectos son uno de esos casos en los que o lo amas o lo odias, y esta miniserie, que es su regreso a la TV tras la hilarante ``Da Ali G Show´´, no iba a ser menos.

En una EEUU en plena era Trump, esta serie era impensable en estos tiempos, donde todos los temas se han vuelto más delicados y deben ser tratados de forma ``políticamente correcta´´, Showtime se saca de la manga esta miniserie, que resulta un gran atentado contra esa corrección política. Baron Cohen arremete contra todos y no deja a títere con cabeza, haciendo gala de su humor característico (vulgar, zafio, inteligente, cafre... llámalo como quieras) para exponer todas las vergüenzas de América. Su premisa ya de por sí es un completo disparate, una especie de programa de entrevistas donde se pone al límite a su amplia gama de entrevistados (desde celebridades del show business norteamericano hasta a grandes figuras de la política del país) a los que Sacha, con 6 personajes de lo más variopintos, hace una joya del humor en pleno siglo XXI.



Cabe destacar la gran labor de maquillaje de todos los personajes a los que Cohen da vida: un ex- agente del Mossad islamófobo hasta un diseñador de moda italiano, pasando por un doctor liberal que pide disculpas por ser un hombre blanco heterosexual, son algunas de las personalidades que desfilan en esta pasarela caricaturesca de la sociedad americana que canaliza la comedia más salvaje e incómoda que vamos a ver en mucho tiempo. El tour de force de Cohen aquí es maravilloso, encarnando, metiéndose dentro de cada uno de sus personajes; cada uno con su acento, con su sello distintivo. Me atrevería a decir incluso que su trabajo actoral aquí bien merece un Emmy, aunque bien sabemos que ni nominado estará, en unas galas últimamente predominadas por la corrección política. 



Dejando a un lado las risas, esta serie da miedo. Pánico. Gente que dice y hace tales barbaridades en serio, lejos de un tono humorístico, con momentos tan extravagantes que terminas cada episodio planteándote si es todo impostado o realmente están haciendo estas absurdidades con un fin fuera de las carcajadas (incluso varios políticos han dimitido de sus cargos tras el ridículo que han hecho en el programa). ¡Parecen incluso más tontos que Ali G hace 15 años! Con el humor, un arma de doble filo, es cómo Sacha destapa América, la desgrana, nos muestra su lado oscuro. Te hace reflexionar, sin dejar de ser un entretenimiento cómico de alto nivel. Tiene escenas de antología (un ex presidiario convertido a DJ que hace un mix de sus vivencias en la cárcel; una guardería de niños armados...) y su humor es sorprendentemente inteligente, a pesar de que para algunos pueda pecar de vulgar o zafio en según que escenas, sigue mostrando grandes verdades con él.

Es obligatorio decir que la veáis en VOSE, dado que así podéis apreciar el gran trabajo actoral de Cohen y gran parte de los chistes que se pierden en su doblaje. También debéis saber algo de la situación en la que está EEUU hoy en día (el movimiento ``Me Too´´, Trump, racismo...), dado que es la serie está plagada de chistes con gran carga política.




Así es como Cohen se alza como uno de los grandes cómicos de su generación, mostrando EE.UU tal y como es, controlando a sus entrevistados como títeres entre sus cuerdas. Más cómo Cohen faltan hoy en día, sin pelos en la lengua, atreviéndose a arremeter contra el gran país americano; más programas como Who is America? faltan hoy en día, tan necesarios y verdaderos. Porque, al final, después de las risas, nos da miedo, pensar como en pleno siglo XXI, tan avanzados, siga reinando el odio, la ignorancia, la violencia, la falsa moral y los valores corrompidos en el país que gobierna el mundo y que Baron Cohen lo consigue catalizar con el arma más efectiva: el humor. Gente así, cómo la que muestra Cohen, hay en nuestro planeta; mientras tanto, mientras siga habiendo gente así, espero que Cohen siga haciendo de las suyas, y descubrir, ¿Quién es América? En resumen, que me he andado por las ramas, si os gustó Ali G, El Dictador o Borat u os gusta este tipo de humor, no dudéis en echarle un vistazo. Aviso que no es para todo el mundo, pero tu mentalidad y tu posicionamiento ético y político casan con la propuesta de 'Who is America?', te va a ser complicado no estallar en carcajadas.

Veredicto Final: 9,5/10

PD: Sé que la crítica me ha quedado algo escueta, pero es una serie que quiero que veáis totalmente vírgenes, sin saber gran cosa, es una gran sorpresa en este panorama televisivo actual.



Fuera de la serie, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre Who is America? sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos vemos!

jueves, 13 de septiembre de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: HEREDITARY



  • Título originalHereditary
  • Año2018
  • Duración:126 min.
  • PaísEstados Unidos
  • DirecciónAri Aster
  • GuiónAri Aster
  • MúsicaColin Stetson
  • FotografíaPawel Pogorzelski
  • RepartoToni Collette,  Gabriel Byrne,  Alex Wolff,  Milly Shapiro,  Ann Dowd
  • ProductoraPalmStar Entertainment / Windy Hill Pictures. (Distribuida por A24)
  • GéneroTerror. Sobrenatural. Cine independiente USA
  • SinopsisCosas extrañas comienzan a suceder en casa de los Graham tras la muerte de la abuela y matriarca, que deja en herencia su casa a su hija Annie. Annie Graham, una galerista casada y con dos hijos, no tuvo una infancia demasiado feliz junto a su madre, y cree que la muerte de ésta puede hacer que pase página. Pero todo se complica cuando su hija menor comienza a ver figuras fantasmales, que también empiezan a aparecer ante su hermano. 

Hacer películas de terror en el siglo XXI no es sencillo. Casi todo está ya contado y caer en clichés es lo más común, y aunque la gran mayoría del público es cínico y se da cuenta lo fácil que es subir el volumen y entregar un susto efímero y olvidable, justamente lo que reclaman las masas son estímulos constantes y por eso son muchísimas películas las que caen en esto y el género tiene tanta mala fama. Para bien o para mal, lo que no se puede dudar es que estamos ante uno de los muchos soplos de aire fresco que estamos viendo estos últimos años en este trillado género, como pueden ser la tensa ``A Quiet Place´´ o la curiosa ``It Follows´´, y todavía faltan por estrenarse el remake de Suspiria de Luca Guadagnino y la violentísima Ghostland de Pascal Laugier (Martyrs) aquí en España. Pero difícil va a ser que una película de horror este año cumpla las expectativas de la forma que lo ha hecho la cinta del debutante Ari Aster  (incluso superándolas), habiéndose leído incluso que estábamos ante ´´El Exorcista´´ de nuestra generación. 



A24 vuelve al género de horror tras el pinchazo severo que supuso para mí ´´Llega de Noche´´, devolviendo a la distribuidora a los altares dignos de cintas anteriores como ´´Ex Machina´´en términos de vender un producto de forma potente y que da lo que promete con creces ante todo presunto pronóstico. No esperes un festival de sustos a lo ´´The Conjuring´´, aunque bien nos recuerda a ella en cuanto a términos visuales y atmosféricos. Pero tampoco es un viaje a ninguna parte como ´It comes at Night´. ´Hereditary´ nos remite a un terror personal, orquestado por los dramas de sus personajes: un terror psicológico puro y duro, que no necesita golpes de efecto baratos para causar impresión. 



Muchos han dicho que si es un vende humos, que si está sobrevalorada, que si es aburrida, que si Toni Collette no hace más que exagerar, que si el final traiciona todo lo anterior y se desvía de la trama, que si no tiene final después de todo... Bueno, al fin y al cabo una de las cosas buenas del cine es que la percepción del espectador hace que veamos películas distintas, al más puro estilo de quien escucha Yanny o Laurel. Esta película nos demuestra que aún con las bases del género de terror ya asentadas y de sobras, aún se pueden entregar cintas sorprendentes, de estas que se quedan contigo tiempo después de haberla visto y que en tiempo será de referencia por seguro. Una que mezcla el terror atmosférico de `It Follows´ y a vez propone ideas e imágenes que asaltan tu cabeza de forma brutal dando lugar al terror más perturbador y sangriento visto últimamente en pantallas.



La cinta se puede dividir en dos partes: la primera, más cercana al drama familiar, va cociendo el terror poco a poco, construyendo un clima tenso e incómodo desde la excelente puesta en escena de Ari Aster (que para ser un debutante tiene la precisión de un experto) y las actuaciones. Conocemos a la familia: Annie (una espléndida Toni Collette cuya actuación merece una nominación al Oscar, lástima que ya sabemos como es la Academia con el cine de terror), su esposo (el que peor sale parado del círculo actoral pero aun así Gabriel Bryne resulta efectivo), su hijo Peter (un excelente Alex Wolff) y la hija pequeña (una silenciosa y enigmática Milly Shapiro, que se pone en el podio de chicas creepy del cine). Nos metemos en su miseria, en el dolor de su pérdida, en toda la tristeza y tensión que se respira en esa casa en un ambiente cuasi claustrofóbico, donde salimos poco o nada de ese nido de los horrores. Uno de los grandes triunfos de Hereditary es que te acerca a sus personajes. Nos compadecemos de ellos y realmente deseas que no les pase nada malo, aunque sepas que eso es algo inevitable. Y cuando piensas que nada les puede ir peor que en esa impactante primera parte, llega un giro que rompe toda la calma con la que se cocinaba todo para dar comienzo al segundo tramo del filme.

Y ahí es donde la locura se desata. Si bien el guión escondía sorpresas sangrientas desde la media hora de filme, aquí la tensión explota para dar lugar a un climax brutal. Como si de un paseo de los horrores se tratase, la familia va aconteciendo horror tras horror a cada cual más monstruoso hasta que el final llega y todo cobra sentido. Quedan cosas sueltas, eso sí, porque la película te invita verla nuevamente para descubrir todos los detalles que un primer visionado pasan obviamente desapercibidos. Está pensada hasta en el más mínimo detalle, como si de la maqueta en la que el personaje de Annie está trabajando se tratase, con una edición y fotografía cuidados a detalles y un guión escrito con mucha soltura.



´Hereditary´ se resiste a avanzar el relato a golpe de susto o siguiendo el caudal de la sangre derramada (que también), estando meticulosamente preparada desde su inicio para no ser una película de terror al uso. El toque de “drama familiar” que le adjudica el director no es una excusa, sino una demostración de hasta qué punto nuestros peores horrores pueden ser oscuros, deprimentes y cotidianos. La cinta de Aster es una perturbadora sorpresa, una auténtica maravilla y sigue confirmando la década que vivimos como una de las más creativas y estimulantes de la historia del cine de terror. Y, por todos estos motivos y más, solamente puedo rendir adoración al señor Aster con una reverencia de discípulos decapitados. Una de las mejores cintas del año. 

Veredicto Final: 9,5/10




¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Espero que os haya gustado, la apoyéis (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre Hereditary sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos vemos!

viernes, 31 de agosto de 2018

¿EN SERIO? NO, EN SERIE: SHARP OBJECTS (HERIDAS ABIERTAS)




  • Título originalSharp Objects
  • Año2018
  • Duración60 min.
  • PaísEstados Unidos
  • DirecciónMarti Noxon (Creator),  Jean-Marc Vallée
  • GuiónMarti Noxon, Scott Brown, Ariella Blejer, Dawn Kamoche, Vince Calandra, Alex Metcalf (Novela: Gillian Flynn)
  • FotografíaYves Bélanger, Ronald Plante
  • RepartoAmy Adams,  Patricia Clarkson,  Chris Messina,  Eliza Scanlen,  Taylor John Smith, Will Chase,  Jackson Hurst,  Catherine Carlen,  Madison Davenport,  Elizabeth Perkins, Dylan Schombing,  Wes Robertson,  Robert Artz,  Gunnar Koehler,  Jennifer Lamar, Elsa Morales Myers,  Sophia Lillis
  • ProductoraEmitida por Home Box Office (HBO); Blumhouse Productions / eOne Television / Home Box Office (HBO)
  • GéneroSerie de TV. Thriller. Drama | Miniserie de TV. Thriller psicológico. Asesinos en serie
  • SinopsisDespués de pasar un breve tiempo en un hospital psiquiátrico, la periodista Camille Preaker debe regresar a su pequeña ciudad natal para cubrir los asesinatos de dos chicas adolescentes. Durante años, Camille apenas ha hablado con Adora Crellin, su neurótica e hipocondríaca madre, que vive con su marido y con su hija Amma, hermanastra de Camille, una joven a la que apenas conoce. Instalada en su antiguo dormitorio en la mansión victoriana de su familia, Camille pronto se identifica con las jóvenes víctimas. Atrapada por sus propios demonios, debe desentrañar el rompecabezas psicológico de su propio pasado si quiere obtener una historia que escribir acerca de los crímenes. 

HBO España ya tiene completa la serie Heridas abiertas (Sharp Objects), probablemente la producción más destacada del verano por diversos motivos. El primero es su fabulosa protagonista, la magnética Amy Adams, acompañada de otras brillantes actrices que conforman el núcleo del reparto. A esto hay que sumarle el material de base para el guión: la novela homónima de Gillian Flynn (la autora de "Perdida") y añadirle que los ocho episodios han sido creados por Marti Noxon, responsable de series de gran calibre como Mad Men y dirigidos por Jean-Marc Vallée, el cineasta que puso en pie la premiada Dallas Buyers Club y que también se hizo cargo de Big Little Lies, considerada como una de las mejores series originales de HBO (y la cual después de esta voy a ver seguro)Y ahora que por fin he visto la tan aclamada ``serie del verano´´ de la que todo el mundo habla, esta ``Heridas Abiertas´´ que hoy nos ocupa, es hora de reseñarla.

Veréis, aunque la historia de Sharp Objects haya sido contada mil veces, lo que aquí nos traen Jean Marc Vallée y compañía es una joya de la televisión actual. Una perfecta coordinación de actuaciones, montaje y música, puestas en perfecta sintonía para formar lo que es desde ya lo mejor del verano y para un servidor, la mejor serie del año. 



Empecemos por la pieza más esencial de la serie: el montaje. Es increíble, una mezcla de pasado, presente y delirios de la trastornada protagonista que te atrapa, no hace más que contribuir a la atmósfera que la serie construye poco a poco, a fuego lento pero en un fuego que abrasa. Al principio os va a desconcertar bastante el desorden de escenas y los saltos temporales sin previo aviso, pero, cómo bien dicen en la serie, te acabas acostumbrando a entrar en este puzzle.

Al igual que nuestra protagonista (la magistral Amy Adams, de la cual hablaré más adelante), nos sentimos perdidos, inseguros; un montaje que a medida que transcurren los 8 episodios, va destapando secretos del pasado, de una familia, de un pueblo lleno de enigmas... Porque esta no es la historia de asesinatos que esperábamos (que también), sino de una familia rota y un pueblo que lo está más aún, que lleva el dolor a cuestas como una gran piedra en su espalda. Una serie oscura, lúgubre, con personajes destrozados, fríos, distantes... pero que sentimos tan cercanos y sinceros a su vez que caímos rendidos a sus pies. 



Una atmósfera que se construye lentamente, con un ritmo pausado pero adictivo, sugerente... con una estética oscura, gris, triste...
A la construcción de esta atmósfera ayuda la gran dirección de Vallée, con esos encuadres perfectos, llenos de lirismo, de magia, de desazón, tristeza, dolor... Maravillosa dirección.

He de advertir que la serie que no es para todos, es una serie bastante más compleja de lo que a priori parece, en la cual nos van dando pistas, detalles (ya sea en diálogos, localizaciones, objetos... a modo de easter eggs) muy rápidos, por lo que es una serie que exige toda tu atención, no es la típica para poner de fondo mientras haces otras cosas.



Las actuaciones son magistrales, ejecutando a la perfección sus personajes (maravillosamente escritos y construidos sobre el papel); expresando gran parte de sus emociones en miradas y silencios que te atrapan y sugieren. El gran trío de esta serie es el compuesto por Amy Adams, Patricia Clarkson y Eliza Scalen encarnando a personajes nada fáciles. Las tres están sensacionales, increíblemente geniales a partes iguales, y cargan con casi todo el peso emocional y argumental de la serie con una facilidad pasmosa. Estoy seguro que les van a llover las nominaciones y premios tanto a ellas como a la serie en sí, porque es que lo merecen todo. El resto de secundarios también están a un nivel bastante notable, a destacar Chris Messina como el policía recién llegado de Kansas o a Taylor John Smith encarnando al hermano de una de las muchachas fallecidas, Natalie. Si queréis ver todos los matices de sus actuaciones, os recomiendo que la veáis en VOSE (todo gana más en versión original), pero vi también un par de capítulos doblados y el doblaje es bastante bueno, así que cómo vosotros veáis. 

Su BSO es sensacional. Cada canción está colocada en el momento exacto, cómo una pieza más de un puzzle. Una gran cantidad de canciones aparecen a lo largo de los ocho capítulos, capturando y reflejando el estado de ánimo de Camille y de los que le rodean. Una banda sonora por la que pasan desde piezas de música clásica hasta Led Zeppelin, entre otros.


Su ritmo, como bien he dicho antes, es absorbente, lento, sobrio, porque esta es una serie adulta, sobre el dolor y la familia. Una serie visceral sobre las emociones humanas, la psique, un drama psicológico, un thriller, hasta terror se podría decir por momentos... Llámalo como quieras. Esta es una serie humanaA lo largo de los 8 episodios te implicas, te introduces en Wind Cap, en los paseos en patín de la joven Amma, los recuerdos aleatorios de la infancia de Camille, el terrorífico bosque, los asesinatos, el bar... ¿Cómo una serie tan corta puede absorberte tanto?

Y por último, su final. Inesperado, shockeante, perturbador... Se te graba en la retina a fuego. Faltan adjetivos para describirlo. Y no os vayáis en los créditos de su electrizante episodio final: hay una sorpresa muy importante que termina de cerrar el conjunto.



Sharp Objects (Objetos Afilados en su traducción correcta): afilada es la mejor palabra para esta serie; te abre, te hace daño, se mete en tu piel, y se te queda grabada, cómo cicatrices, cicatrices para recordar el dolor, el pasado... Vallée dirige el retrato psicológico de una persona destrozada por inquietantes recuerdos del pasado ahogados en ingentes cantidades de alcohol que captura la atención del espectador al instante gracias a su cautivadora intriga y la inquietud de la atmósfera, además de sus soberbias interpretaciones. Y no os cuento más, es una serie única, mágica, desconcertante y sobre todo triste a la que quiero que lleguéis con la menor información posible. Lo único que puedo hacer es llenarla de halagos y recomendarla. Es desde ya mi serie del año, y la cual os digo que veáis inmediatamente. Si entráis en su juego, os puedo casi garantizar que la veréis del tirón (yo quise controlarme, pero no pude resistirme). 

Lo único malo que puedo decir de ella es: ¿Por qué no la he visto antes?

Veredicto Final: 10/10



¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Espero que os haya gustado, la apoyéis (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre esta Heridas Abiertas sin ningún tipo de vergüenza, y si no la habéis visto, ya sabéis... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos vemos!

jueves, 23 de agosto de 2018

CRITICAS EN CAPSULAS: HOT SUMMER NIGHTS, MARTYRS, PACIFIC RIM: INSURRECCIÓN, UPGRADE, ISLA DE PERROS

Bienvenidos a todos una vez más, en la entrada de hoy retomamos la sección de Críticas en Cápsulas, en la que dejamos claro lo que la película nos ha parecido, sin meternos en análisis exhaustos ni profundos: comentarla por encima, por así decirlo. Las cinco cintas que hoy nos ocupan son de géneros muy variados, y varias de ellas aún no han llegado a España. Dicho esto, comencemos:

Hot Summer Nights (Elijah Bynum, 2017)

Una ópera prima que cuya ambición hace que en algunos momentos el ritmo se vuelva algo caótico y disperso (sobretodo al principio, una sobrecarga de información contada de manera muy rápida), pero luego el montaje alocado aporta un dinamismo a la película que la dota de un estilo propio y que la diferencia del resto de producciones de corte independiente. Las actuaciones están correctas, destacando a Timothée Chalamet (sí, Elio en Call Me By Your Name), él cuál ha conquistado ya a medio Hollywood y levanta el peso de la película sin ningún problema con su carisma en la pantalla. 

La trama no destaca demasiado por lo general, lo más interesante de esta propuesta es Chalamet y su curioso apartado visual, con un corte ochentero (y unas cuantas referencias a la época que se agradecen bastante); pero por lo general es una propuesta bastante disfrutable para pasar el rato con enredos criminales, romances y un poco de aire ochentero, que nunca vienen mal en estos tiempos de cine plagado de efectos, reboots y secuelas.

Martyrs (Pascal Laugier, 2008)

Supongo que los amantes del cine de terror/gore sabréis que película nos ocupa. Tras miles y miles de alabanzas, insultos y arcadas a partes iguales por parte del público, tildándola de obra maestra del terror extremo u oda a la violencia gratuita; me dispuse a verla. Tras estas críticas, las cuales aseguraban que no te dejaba indiferente, no puedo discrepar más. No sé si soy un insensible en cuánto a gore/terror... pero a mi Martyrs no me ha producido nada más que indiferencia, rechazo y más adelante aburrimiento ante lo que presenciaban mis ojos. No es una mala película, eso puedo decirlo con seguridad. Su primera mitad no me ha disgustado, con sus tópicos dentro del género y su gore, sin cortarse un pelo. Pero la segunda mitad es una sucesión monótona de palizas, vejación y violencia gratuitas. Minutos y minutos, repitiendo el mismo esquema. Se transmite lo que el director quería plasmar en pantalla, pero una forma menos repetitiva o más sutil hubieran beneficiado a este flojo producto. Pero claro, ¿qué esperaba yo de un producto del cual su boca a boca se ha producido debido a sus escenas de alto contenido gore? Y mientras va avanzando la película, sigo presenciando un sin fín de escenas gore (que no son tantas como el público dice), más o menos fuertes para según que tipo de público; pero, al igual que un mártir, no sientes nada: ni la supuesta pena que tendría que trasmitirme todo el sin fin de burradas que le hacen a la chica torturada, ni asco, terror... Solo mirar la pantalla, llamadme insensible, pero esta oda al gore malsano no me ha producido nada. Lo único que puedo decir, si eres fan acérrimo del gore y todavía no la has visto, échale un vistazo, porque esta película no destaca por otra cosa. El resto de personas, abstenedse de una película bastante absurda, la cual solo es un desfile de tortura, humillación, con un transfondo religioso al final que salva algo el conjunto, bastante desechable.

Pacific Rim: Insurrección (Steven S. DeKnight, 2018)

Recién sacada a vídeo, tras empezar a verla sin ningún tipo de pretensiones, dado que la primera parte tampoco es que me entusiasmase en su día, esta secuela de la película de Guillermo Del Toro, ambientada 10 años después de su predecesora, me ha gustado. A secas. Si la primera película era desde un enfoque ``realista´´ (dentro de lo que cabía) y sombrío; esta es más palomitera y estúpida, por así decirlo. Esto es bueno y malo, a partes iguales. Si te gustó mucho la primera parte, esta puede parecerte un completo despropósito que se carga completamente la original. En cambio, si la primera no marcó nada especial en ti, esta es más de lo mismo, pero mejor. Mejor, ¿en qué sentido? Más acción, y más ruidosa y estúpida. Eso es lo que yo busco cuándo veo este tipo de películas. La trama aquí es estúpida a más no poder, como la premisa de que dos personas conectadas mentalmente puedan manejar un robot, no hay por donde cogerla. La película es honesta consigo misma, admite su estupidez y la abraza, trayendo escenas de acción superiores a las de su predecesora, en cuánto a escala y dirección, grabadas de día y en las que todo se ve a la perfección. Las actuaciones están a la altura: sin destacar, solo cumplen con su papel, estereotipos a más no poder y tópicos al máximo. Contiene momentos e ideas de vergüenza ajena (Charlie Day y su plan, madre de Dios), pero de eso se trata: un producto rápido y estúpido con el mero objetivo de entretener y dar acción desenfadada y rabiosa. Pero no deja de ser un producto predecible y olvidable a más no poder, que da pie a más secuelas, que si son igual de estúpidas que esta, veré encantado... en casa.

Upgrade (Leigh Whannell, 2018) 

Leigh Whannell, veterano en el cine de terror con las sagas Saw e Indisious, se mete en el cine de ciencia ficción y acción con esta ``Upgrade´´, una inteligente mezcla entre Robocop y El Justiciero ambientada en un llamativo futuro cyberpunk. Aunque este thriller futurista juega con una trama de venganza vista miles de veces en el cine y no trae nada nuevo, cuando la ciencia ficción toma el control de la trama la cinta se convierte en una experiencia retorcida, violenta, divertida y con un inesperado, pero bien ejecutado, humor negro. Logan Marshall-Green (o el gemelo perdido de Tom Hardy) cumple bien la función de protagonista y la cinematografía resulta realmente buena, con unos movimientos de cámara bastante curiosos en las más que notables escenas de acción. En resumen, ``Upgrade´´ se comporta como un episodio de Black Mirror de 1 hora y 40 minutos con muchos litros de sangre de por medio y hasta dando pie a diversas reflexiones sobre el excesivo uso de la tecnología, cogiendo una trama a priori simple y retorciéndola hasta desembocar en un sorprendente final. Muy entretenida cinta de serie B perfecta para apagar el cerebro sin que te sientas estúpido. 

Isla de Perros (Wes Anderson, 2018)

Habiendo visto solamente dos o tres de las anteriores cintas del director, puedo diferenciar su sello con el de otros autores, porque es indistinguible y sea una cinta suya peor que otra, su huella siempre hace que merezca la pena. Varios años después de la fantástica ``Grand Budapest Hotel´´el autor regresa al mundo de la animación stop-motion, tras “Fantástico Sr. Fox” con esta fábula animal con mucha crítica social detrás. Y al igual que hizo el último trabajo animado del director, Isle of Dogs nos hace conectar con el stop-motion. La estética visual es impecable, la música compuesta por Alexandre Desplat (viejo conocido en su filmografía) acompaña perfectamente las escenas y nos sumerge en la atmósfera de la película y la composición de los planos está perfectamente pensada y equilibrada (algo habitual en el director). A pesar de que la sencilla trama a veces se ve lastrada por flashbacks innecesarios y algo largos, el guión es excelente, con unos personajes muy bien dibujados e ingeniosos (y magistralmente interpretados por su coral reparto), otro punto fuerte de Anderson. Sin embargo, algunos personajes pasan sin pena ni gloria por la pantalla y algunos muy interesantes en los que apenas se profundizan en matices. Pese a esto, cabe destacar sus espléndidos diálogos, donde los puntos de humor funcionan a la perfección con una ironía muy ácida que se mantiene durante toda la película sin llegar a cansar en ningún momento. Sin duda alguna, esta es otra de las razones por las que debo ponerme a saldar mis deudas con las demás cintas de este fascinante director. La recomiendo firmemente, pero los temas que aborda y el ritmo que lleva la trama hacen que resulte una cinta no recomendable para los niños. 

'Y hasta aquí la entrada de hoy! ¿Os ha gustado? Ponedlo en la caja de comentarios si queréis entradas más cortas y dinámicas como esta, o una más profunda dedicada a una sola película/serie. Vosotros decidís nuestro contenido, al fin y al cabo. También apoyad nuestro contenido compartiéndolo en redes sociales y más bestias. Con todo esto, un saludo, ¡y nos leemos pronto!

lunes, 6 de agosto de 2018

HOME VIDEO REVIEWS: CALL ME BY YOUR NAME





  • Título originalCall Me by Your Name 
  • Año2017
  • Duración130 min.
  • PaísItalia
  • DirecciónLuca Guadagnino
  • GuiónJames Ivory (Novela: André Aciman)
  • MúsicaSufjan Stevens
  • FotografíaSayombhu Mukdeeprom
  • RepartoTimothée Chalamet,  Armie Hammer,  Michael Stuhlbarg,  Amira Casar,  Esther Garrel, Victoire Du Bois,  Elena Bucci,  Marco Sgrosso,  André Aciman,  Peter Spears
  • ProductoraCoproducción Italia-Francia-Estados Unidos-Brasil; Frenesy Film Company / RT Features / La Cinéfacture / Water's End Productions / M.Y.R.A. Entertainment / Lombardia Film Commission. Distribuida por Sony Pictures Classics
  • GéneroRomance. Drama. Drama romántico
  • SinopsisElio Perlman (Timothée Chalamet), un joven de 17 años, pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia. Se pasa el tiempo holgazaneando, escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa. Oliver (Armie Hammer) es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo. Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.

Películas románticas las hay a patadas, y pese a que no soy para nada un aficionado de este tipo de cine, siempre hay alguna excepción que veo con gusto, cintas que de verdad consiguen transmitirte los sentimientos de los protagonistas. Pues ahora a estas excepciones se les une Call me by your name, cinta del director italiano Luca Guadagnino, adaptación de la novela homónima de André Aciman, y que fue muy importante en la pasada temporada de premios cinematográficos, destacando su premio Oscar a mejor guión adaptado. Fue lanzada en plataformas digitales, DVD y Blu-Ray a finales del pasado junio. 



Para empezar, me siento muy culpable de no haberla visto antes. Ha sido la cinta que más me ha gustado de esta pasada gala de Oscars, e incluso la más redonda. Es una película que destaca en todos los aspectos, funciona como anillo al dedo y tanto historia como estética van de la mano, formando una composición cuidada en todos los detalles. Se aleja de cualquier elemento ficticio convencional que cualquier cinta romántica al uso tendría, para ofrecernos un relato realista, tanto del verano y del amor, contado con total libertad. Y es que esto no es una historia de amor, esto es AMOR con mayúsculas, un excelente reflejo de lo que es el primer amor. Se siente tan sensible todo, tan natural que es casi imposible que no te toque el corazón. Este hecho es gracias al buen hacer de su reparto, destacando a Timothée Chalamet, cuyo personaje (Elio) lleva todo el peso de la película y el joven actor lo hace con una facilidad pasmosa, resultando todo un descubrimiento. Su fantástica actuación le ha valido una nominación al Oscar con tan solo 22 años, el cual por desgracia no consiguió debido al siempre magnético Gary Oldman. Pero Chalamet se merecía su galardón.



También es digno de mención Armie Hammer, el co-protagonista que despierta los sentimientos de Elio, no le falta carisma y hay una gran química y complicidad entre ambos protagonistas, haciendo que las escenas que comparten juntos desprendan una gran frescura y haciendo que su romance resulte incluso envidiable. No hay que olvidar a Michael Sthulbarg, encarnando a la figura paterna de Elio, también en una espléndida actuación. Suya es la mejor escena de la película, ese alabado discurso en el que le habla a Elio acerca de lo que es el amor. Este profundo monólogo es toda una lección de vida y supone un reto no emocionarte o llorar con él y me ha resultado una grata decepción que ninguno de estos dos actores fuesen siquiera nominados al Oscar.



La dirección de Guadagnino (al que le tendré que seguir más la pista, y más aún con la pintaza que tiene su remake de Suspiria), junto a la perfecta y minuciosa fotografía, te trasladan a la propia Italia, como si fueses un acompañante más del idílico verano de la pareja. El uso de primeros planos y planos detalle atestiguan ese maravilloso día a día en la campiña italiana. También destacar la sutileza de las escenas de sexo, sin necesidad de mostrar nada de forma explícita para que resulte íntimo y el despertar sexual del joven Elio, que está excelentemente plasmado. 



La banda sonora también me parece de lo más acertada, acompaña muy bien a las escenas y es un aporte más a los maravillosos planos y fotografía. El repertorio musical está constituido por canciones clásicas italianas y canciones ochenteras como Love my Way de Psychedelic Furs, canción que aparece en una de las escenas más memorables de la cinta, como el segmento del baile en la fiesta, donde Elio empieza ya a mostrar una atracción por Oliver. Las piezas musicales más destacables las garantiza el músico Sufjan Stevens, con Mystery of love y Visions of Gideon, capaces de emocionar y conmover al espectador y las cuales están en bucle en mi lista de reproducción desde su visionado.



Eso sí, la cinta puede parecer algo desesperante para un público que vaya esperando un romance desde el comienzo, o el que esté acostumbrado a un cine más rápido, ya que la cinta se toma su tiempo en arrancar. Pero ese es uno de los encantos de la propuesta, como se va cociendo el romance poco a poco, como la química y la tensión va aumentando entre ellos, la calma con la que se desarrolla todo, mostrando la cotidianeidad de las situaciones mediante el empleo de planos largos, un proceso lento y medido, pero nunca aburrido, ya que la historia que estás viendo supone una experiencia totalmente hipnótica. Para mí la duración no es ningún inconveniente y si hubiese durado dos horas más no me habría importado lo más mínimo, que gustazo da ver a esta pareja en pantalla. 



Si bien el romance entre ellos es un amor puro y convencional como cualquier otro, no hay conflicto alguno por tratarse de una relación homosexual, que en plenos años 80 no estaba tan bien vista como ahora. La diferencia de edad tampoco es un problema ni obstáculo alguno. Call me by your name no es una película más sobre la homosexualidad, que si bien quita barreras y prejuicios sobre ello, va más allá; es una historia de amor universal, y sobre todo del primer amor, cuyos sentimientos no dejan de ser los mismos dependiendo de la orientación sexual. Es más, no se pronuncia la palabra ``gay´´ en ningún minuto de la película, ni falta que hace. Ellos simplemente se dejan llevar y declaran su amor, sin sufrimiento de por medio. Disfrutan de ese intenso deseo carnal y pasional, aun sabiendo que el verano no es eterno y tocará volver a la realidad. Cualquier persona que se haya enamorado puede sentirse identificada, haya sido correspondida o no en el amor. Además contiene uno de los tramos finales más emotivos y desgarradores que se haya podido ver en el cine de los últimos años, cuyo plano final es capaz de despertar un cúmulo de sentimientos encontrados. Un final que sin duda alguna siempre recordaré, todavía se me ponen los pelos de punta cada vez que me acuerdo de él. 



El filme de Guadagnino desprende belleza y calidez por los cuatro costados, es de esas películas que deseas ver una y otra vez, que aun sabiéndote la historia, cala tan hondo en ti que se disfrutará con cada nuevo visionado. Las sensaciones que deja después de verla no son fáciles de transmitir, si bien es una mezcla entre ternura y tristeza, dejando ese mensaje optimista, de que a pesar de todo, hay que aprovechar cada momento agradable y vivirlo con intensidad,  sin temor a ser tú mismo, porque quién sabe si volverá a repetirse. Tal vez no se haya llevado todos los premios que se merecía, pero se ha ganado el corazón de muchas personas, incluido el de que está escribiendo esta crítica. Como ya me pasó con ``La La Land´´ (otra cinta galardonada en temporada de premios) el año pasado, aquí siento magia, siento pasión y siento que el director y su equipo han conseguido crear una película con todo el empeño del mundo, y con su corazón y alma puestos en el proyecto. Eso es lo que tiene la supuesta magia del cine, poner nuestros sentimientos a flor de piel. Es ni más ni menos que una de las mejores cintas románticas de los últimos años (y muy necesaria en estos tiempos que corren), si todavía no has tenido la oportunidad de verla, necesitas hacerlo, cintas tan especiales como esta no se ven a menudo. Eso sí, no recomendada para gente con la mente cerrada a este tipo de temas. 



Valoración Final: 10/10



¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Espero que os haya gustado, la apoyéis (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre esta Call me by your name sin ningún tipo de vergüenza, y si no la habéis visto, ya sabéis... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos vemos!