Translate

sábado, 23 de septiembre de 2017

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO (EDICIÓN VERSUS): KINGSMAN, EL CÍRCULO DE ORO



-Título original: Kingsman: The Golden Circle
-Año: 2017
-Duración: 141 minutos
-País: Reino Unido
-Director: Matthew Vaughn
-Guión: Jane Goldman, Matthew Vaughn
-Música: Henry Jackman, Matthew Margeson 
-Fotografía: George Richmond
-Reparto: Taron Egerton, Colin Firth, Julianne Moore, Mark Strong, Halle Berry, Pedro Pascal,Channing Tatum, Jeff Bridges, Elton John, Bruce Greenwood, Emily Watson,Edward Holcroft, Hanna Alström, Sophie Cookson
-Productora: Twentieth Century Fox Film Corporation / Marv Films / TSG Entertainment
-Género: Thriller. Acción. Secuela. Espionaje. Cómic
-Sinopsis: Cuando el cuartel general de la agencia secreta es destruido, se descubre una organización de espionaje aliada en EE.UU. llamada Statesman, cuyo origen se remonta a la fecha en que ambas fueron fundadas. En una nueva aventura que pone a prueba la fuerza y el ingenio de sus agentes, ambas organizaciones secretas de élite aúnan sus esfuerzos para intentar derrotar a su enemigo común y salvar al mundo... algo que está convirtiéndose en una especie de hábito para Eggsy. 

Para los que no sepan lo que es un versus es una nueva sección del blog que esta dentro de otra (a lo Nolan) y que consiste en que nosotros, los dos integrantes del blog (o invitados), damos dos diferentes puntos de vista de una misma pelicula, la cual nos ha dividido, y en este caso la película elegida ha sido: Kingsman: El Circulo de Oro.

(Idea sacada de Dentro Del Monolito, un muy buen blog, haced el favor de pasarse)

(Crítica de MR. T) 

¿Os acordáis de Kingsman: Servicio Secreto? Espero que sí. Una de las películas más recorfortantes y entretenidas de los últimos años (aunque esta reseña no tiene spoilers, si no la habéis visto todavía, dejar esta crítica inmediatamente e ir a verla) no se olvida tan fácilmente. Tenía alma, era única dentro de su propio género. Funcionaba idealmente como parodia y a su vez como homenaje al cine de espías. Extraño, pero cierto. Llegados a este punto, ¿logrará su secuela: El Circulo Dorado, la gloria que alcanzó la primera?

Siento daros esta mala noticia, pero NO.

Una pena, porque este Círculo Dorado empieza en la cima, con una espectacular escena de persecución que quita la respiración (y cómo ya es costumbre en su director, perfectamente rodada), que hace que nos frotemos las manos inflando nuestras expectativas todavía más.




También tenía las de ganar con su espectacular elenco, ya que la principal novedad de esta nueva entrega de los Kingsman eran los Statesman, una especie de alianza de espías muy similar a de los protagonistas, pero americanizada. Las nuevas incorporaciones al reparto (Halle Berry, Channing Tatum, Pedro Pascal, el mejor de los "nuevos" y Jeff Bridges) no aparecen más de siete minutos (algunos hasta menos) de duración cada uno, y hace que nos quedemos con ganas de ver mucho más de ellos, ya que en esta solo son una mera ayuda para los Kingsman para sacarlos de apuros, pero esperaba mucho más de todos ellos.  




Hablando del principal punto a destacar de la primera parte, la acción, aquí las escenas de enfrentamientos están espléndidas, al nivel de la primera. Pero hablando de la aclamada escena de la iglesia de "Kingsman: Servicio Secreto" ninguna secuencia de esta entrega llega al nivel de esa brutal escena. También tiene que ver con esto una pega de la película, el ritmo. La película dura 140 minutos, y se nota. Aquí la baza de la acción aquí se limita a cinco escenas que son muy satisfactorias pero que saben a muy poco. Mientras en la primera parte cada escena terminaba con un conflicto físico (ya sean peleas o fuesen escenas espléndidas de parkour) aquí vemos bastantes escenas (y muy lentas algunas) que no llegan a nada y algunas que rozan la verguenza ajena, culpa también del excesivo metraje para una trama que se podía haber explicado en dos horas perfectamente. 


Creo que hay que tener en cuenta que es una simple película de espías para entretener, y pasan demasiado tiempo para no contarnos mucho, además de que tampoco se esfuerzan en dar profundidad a las nuevas incorporaciones y seguir dando matices al elenco principal. Aquí el guión tiene varios problemas, y uno de ellos no es la pérdida de frescura, ya que eso ya lo teníamos en mente desde el anuncio de esta segunda entrega. Como bastante secuelas han hecho, esta vuelve a citar el dicho ``cuánto más, mejor´´ el problema es aquí todo lo sentimos como ya visto en la primera, por mucho que quieran subir la cantidad de todos sus ingredientes. 



En ``El Círculo Dorado´´ la comedia es una gran protagonista, con muchos gags divertidísimos, una especie de ``cameo alargado´´ del cantante Elton John parodiándose a sí mismo que es brutal, hasta una ácida crítica al presidente Donald Trump a través de un presidente bastante malvado. El fallo viene cuándo el balance ``parodia/homenaje´´ de ``Servicio Secreto´´ aquí es eclipsado, transformando a la cinta por momentos en una especie de spoof movie de espías por lo pasado de rosca que es lo que estamos viendo, en el mal sentido. En la película de 2014 esto era un punto positivo, ya que era una propuesta extravagante y muy gamberra, aquí quieren elevar todo lo visto anteriormente al máximo nivel, como ya he dicho. Hasta el plan de la malvada villana Poppy (genialmente interpretada por Julianne Moore, eso sí) nos hace recordar en cuestión de segundos al del tirano Richmond Valentine, y que la sombra de Samuel L.Jackson es muy alargada.



 Hablando ya de las interpretaciones, Taron Egerton vuelve a estar radiante como Eggsy, pero echamos mucho de menos al callejero socarrón y chulito que nos dió la primera entrega, transformándolo aquí en un refinado espía que no tiene la misma chispa que su anterior ``yo´´, pero el actor consigue levantar el peso de su personaje. También da gusto verlo junto a Colin Firth, que hace otra vez un gran trabajo como un Harry Hart amnésico, y Mark Strong, que en la primera entrega hacía un papel relevante como Merlín, aquí es transformado en una simple aparición de 15/20 minutos, una gran pena ya que sentimos que está desaprovechado tanto el personaje como su carisma en pantalla. Para desaprovechados, hablemos de Channing Tatum y su pandilla de Statesman, y que este primero se limita a decir unas cuántas frases y no sale más en los siguientes minutos de metraje, una simple excusa para llenar más el cartel de caras conocidas. Hay más caras conocidas, como Halle Berry y Jeff Bridges, también con pocos minutos de metraje y sentimos que su calidad actoral tampoco está explotada del todo. De la sangre nueva solo resalta Pedro Pascal con un sorprendente papel como Whiskey, que si bien sale más que sus compañeros, tampoco hace mucho acto de presencia, y sentimos que también le falta todavía chicha por sacar a su personaje (y sobre todo a su lazo, y qué lazo) Como la villana, Julianne Moore ya he dicho que está estupenda, pero a su personaje lo vemos como algo muy genérico, sin una motivación con mucho sentido. Por último, decir que me apena que otro personaje recurrente en la primera Kingsman como Roxy, no tiene ni un diálogo y no sale ni medio minuto en pantalla. 



Lo que sí es del cien por cien destacable, es la dirección y la fotografía. Matthew Vaughn y su tropa técnica se ha superado una vez más, en cada película evolucionan en este aspecto y para bien. Las escenas de acción son espectaculares hasta el punto que quitan el aliento. Ninguna llega a la altura de la susodicha escena de la iglesia, pero nos deleitan otra vez con grandes planos secuencia y adrenalínicos segmentos maravillosamente grabados y coreografiados a ritmo de temazos (Elton John también hace acto de sus greatest hits en un clímax final muy divertido). Siguiendo con Matthew Vaughn, esta vez su alianza de nuevo con Jane Goldman en el guión no funciona del todo. Nos presentan a los nuevos personajes y siguen fluyendo los matices de los antiguos, pero de manera bastante forzada en ocasiones, y con escenas que no saben cuándo terminar, llegando algunas al tedio y como ya he dicho anteriormente, debido en cierta parte a los excesos que nos presenta la película, además de varios sin sentidos. Se habla por ahí que habían hecho un montaje de 3 horas y 40 minutos de duración, y ya no sabemos si el problema es el ritmo del guión o los recortes que han hecho en la sala de montaje para el corte final, pero lo que he visto en pantalla me parece bastante regulero, con subidas y bajadas, que solo suben en las escenas de adrenalina. A pesar de ser bastante entretenida, es la peor de su director de lejos.


Como aférrimo fan de la primera entrega y de su director, puedo decir que esta nueva Kingsman es decepcionante, además de una oportunidad perdida. Da lo que promete, pero a medio gas. El resultado resulta ser una bizarrada en exceso que satura por momentos y entretiene en muchos otros, aunque el conjunto resulta bastante regular.

Mi nota es un 6.5/10 (duele escribir esto)


(Crítica de Baby Driver)

A ambos nos encantó la primera del 2014, cuando la vimos en el cine, y después de ese visionado siguieron muchos más, convirtiendo a Kingsman en una de nuestras películas favoritas. Por lo que las expectativas por la secuela eran como mínimo altas, y los tráilers pintaban muy bien, entonces, ¿que ME ha parecido a mi esta secuela?

Pues bien, para empezar, me ha parecido una bastante digna secuela de la de 2014, conservando los elementos que hacían de esta tan fresca y renovándolos para quitar esa sensación de Dejá vu que tanto se da en varias secuelas.



Aquí el clásico más y mejor está en su máximo exponente así que si vamos con esa idea vais a disfrutar como enanos de esta secuela, con escenas de acción que aceleran el pulso por lo vibrantemente grabadas que están y lo frescas que se ven en coreografías y efectos: un espectáculo.

Kingsman ha creado un mundo en él que todo, por muy ridículo que sea, es posible sin que desentone (como ese cameo de Elton John tan disparatado) y en él que la locura y el uso de tópicos absurdísimos para dominar el mundo están servidos (a destacar esa critica a nuestro odiado presidente, Donald Trump) y con ideas muy arriesgadas de ver en un blockbuster para tanto público (esas jaulas con yonkis encerrados o el gag del GPS son puntazos que no se ven en el cine continuamente). Ha creado un estilo que lo diferencia de otros blockbusters.



La acción tengo que hablarla a parte, tiene un uso de la cámara genial (a pesar de haber pasado por post-producción) y no se abusa de los efectos más de lo necesario, con escenas ya antológicas como el climax final (entero, con la pelea contra no voy a decir quien en plano secuencia), ese inicio que hace que ya nos vibre el cuerpo, o la escena de la nieve; que aunque innecesaria para el desarrollo de la historia, nos hace ver a Whisky y a su lazo en acción (y el homenaje a la escena del bar también muy destacable). No hace falta destacar que la sangre vuela por todas partes, ¿no? Brutalmente divertida.

La dirección de Vaughn. Él dirige la acción cómo nadie en estos tiempos, siempre con frescura, vitalidad, enérgica y en él que siempre vemos que ocurre en pantalla. El montaje es muy ingenioso intercalando escenas ya sea por una forma, color u objeto.


El humor. En esta secuela se ha dejado bastante de lado la seriedad para darnos una ametralladora de gags que funcionan estupendamente con ese humor tan ácido y vulgar propio de Vaughn. Con gags como el ya citado GPS, los ancianos de la residencia o la cena en casa de los suegros de la princesa (cuya relación está muy bien llevada, por cierto). El incremento de humor le viene genial para que la duración se haga más amena en los momentos más "pausados".

Los personajes. Todos y cada uno de ellos tienen un jugo impresionante y todos cumplen sobradamente en su actuación, aunque haya personajes de Stateman que no se desarrollen del todo o bien para desarrollarlos en una futura entrega o por falta de tiempo en la pelicula. Channing Tatum está desaprovechadísimo y Halle Berry cumple sin más, Jeff Bridges aparece estelarmente y su aparición es simpática, aunque el mejor personaje de la película es... Elton John haciendo de... Elton John.



Es muy divertido como en este universo de los Kingsman aparecen famosos haciendo de si mismos y, sinceramente, funciona y es un punto de vista interesante a la hora de introducir famosos en siguientes entregas. Además, el climax final al ritmo de su Saturday es simplemente un disfrute sonoro y visual que se agradece y mucho. MUCHO.

Eggsy sigue en su salsa, con mucho carisma y manteniendo la pelicula él solo y su relación con Harry sigue siendo un acierto, pero a esta se le añade Mark Strong, al cuál se le desarolla más con más minutos de pantalla y, oye, se agradece (tiene un momento épico cantando que casi te hace saltar las lágrimas, en serio).
Y, sin olvidarme, Julianne Moore como la villana es sádicamente encatadora y el recurso de la picadora la hace aún más terrorífica, sin dejar la sonrisa (su última escena es hilarante). Su paraiso de los 50 es simplemente genial.



El ritmo. Se mantiene durante toda la pelicula y nunca se hace aburrida, siendo salvajemente entretenida pero...

Los gadgets: Han aumentado el festín de gadgets y eso es genial, algunos se repiten de la primera pero nuevos gadgets como el lazo láser, el maletín o las "granadas de mano" son simplemente maravillosos. Una pena que el mechero no aparezca casi.
Tiene homenajes a la primera muy buenos y que se agradecen si eres seguidor de la saga, lo que no significa que si no has visto la anterior no puedas ver esta, pero si es mejor haber vista la anterior antes.

La banda sonora. La selección de canciones es magistral y en según que momentos queda genial, acompañando a la acción genialmente y que la hace aún más disfrutable. En este aspecto ha superado incluso a la primera.

Los efectos especiales están muy bien incluidos y son muy notables, dando lugar a escenas incluso más espectaculares que en la anterior (sin superar ninguna a la escena de la iglesia, claro está). Los perros robots me encantaron sinceramente, y la chica robot también me gustó (podría haber aparecido algo más, siendo la dobladora de esta en inglés la mujer del director).
Las localizaciones muy conseguidas también.

Es ambiciosa, mucho. Mucho más que la primera parte. Más grande, y, gracias a Dios, le sale de perlas.

Lo malo:

Tiene bajones de ritmo que lastran bastantes partes de la pelicula y que hacen que el disfrute no sea tan grande en comparación con la primera. Esto no es culpa del guión dado que todas las escenas son necesarias en la historia pero que no continuan con el dinamismo de otras.

La acción no es continua, sino que se dedican a desarrollar la trama o personajes, cosa interesante pero que no es tan divertido como ver a los Kingsman repartiendo. Es un poco más pausada que la primera (que no aburrida).

Nos deja con ganas de ver mucho más de los Kingsman repartiendo que, en la primera, nos dejaba saciados. Aunque con ese FINAL me sació bastante, solo por eso vale pagar la entrada.



Muchos personajes desaprovechados, como ya fuera Michael Caine en la primera, aquí se da con el ex-candidato a Kingsman, que es un mero secuaz sin relevancia en la trama; o Roxy, que a pesar de no importarme mucho tenía mucho más potencial.

Es muy excesiva. Y esto no es malo, para lo que sabemos a lo que vamos es genial, pero hay momentos que son más propios de Torrente que de una pelicula de Hollywood (ese momento Elton John peleando es demasiado, a la par que divertido).



En resumen, Kingsman 2 es una película muy divertida en la que gastar tu tiempo y tus palomitas si buscas un buen rato de acción y risas, sin tener una expectativas demasiado altas porque podría decepcionarte demasiado. Una de las películas del año que cumple con creces su cometido: entretener y comprar una tercera entrega... Aunque con el agridulce sabor de boca de no haberme gustado tanto como lo esperaba. Pero aún así es una muy digna secuela y una genial película de acción y comedia.


PD: En caso de que saliera, me gustaría ver el montaje original de 3 y 40 minutos, que aunque exagerado, me gustaría verlo para opinar. Y creo que esta segunda entrega en un segundo visionado podría mejorar como con la anterior, que mejoraba visionado tras visionado. Tengo ganas de más de estos espías británicos y americanos. Espero que sea pronto...

Mi nota es un...
8'5/9 de 10: No me decido, tengo sentimientos encontrados, tiene fallitos pero en lo general se disfruta sobradamente... MUCHO.





Y hasta aquí la (larguísima) entrada de hoy, recuerda que esta es nuestra opinión, a lo mejor la has disfrutado más o menos que nosotros. Si ya has tenido la oportunidad de verla, dinos tu opinión en los comentarios, a ver cuál de las dos críticas es la que más encaja contigo. Si no quieres comentar, al menos si te ha gustado podrías hacernos un favor y compartir esto con tus amigos o seguir el blog y convertirte en un plateado, para enterarte de lo próximo que subamos, muy similar a esta entrada, seguro que te gusta. Con un click nos puedes hacer muy felices ¡Nos vemos!

sábado, 16 de septiembre de 2017

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: IT (2017), TÚ TAMBIÉN FLOTARÁS CON LA MEJOR PELÍCULA DE TERROR DEL AÑO


Título original: It
Duración: 135 minutos
Director: Andrés Muschietti
Guión: Chase Palmer, Gary Dauberman, Cary Fukunaga
Música: Benjamin Wallfisch
Fotografía: Chung-Hoon Chung
Reparto: Bill Skarsgard, Jaeden Lieberher, Sophia Lillis, Finn Wolfhard, Wyatt Oleff, Jeremy Ray Taylor, Jack Dylan Grazer, Chosen Jacobs, Nicholas Hamilton.

Género: Terror. Amistad. Aventuras. Años 80. Sobrenatural. Payasos.  Infancia. Remake. 

Sinopsis: Cuando empiezan a desparecer niños en el pueblo de Derry (Maine), un pandilla de amigos lidia con sus mayores miedos al enfrentarse a un malvado payaso llamado Pennywise, cuya historia de asesinatos y violencia data de siglos. Adaptación cinematográfica de la conocida novela de Stephen King "It" (Eso)


Tras un verano lleno de películas interesantes (algunas con mayor o menor fortuna), nos llega a las pantallas una de las películas más esperadas del año para un gran número de gente: IT (Eso).



Cabe destacar que no he leído la obra original de King ni he visto su anterior adaptación de los 90: por lo que voy a analizarla como película en sí y no cómo adaptación o remake.

Solo empezar diciendo que me apasionan las películas o series ambientadas en la década de los 80 (ya sean Stranger Things o una de mis películas favoritas: Super 8) y con ese toque Spielberg que normalmente tienen este tipo de películas.

Y esta no iba a ser menos, pero tiene una atmósfera mucho más oscura que las anteriormente mencionadas. No tiene pelos en la lengua a la hora de mostrar escenas desagradables que envuelven a niños, cosa que veo muy valiente (como ya se demuestra al principio) pero que para alguna gente puede ser innecesariamente truculento.

La actuación de todos los participantes es sobresaliente (a destacar Jaeden Lieberher y Sophia Lillis (la cual hace un gran trabajo con su personaje y hace que nos enamoremos de ella, y tan solo tiene 15 años), Finn Wolfhard nos da toneladas de buenas carcajadas y los demás correctos sin más, por su falta de matices. El grupo de niños se siente real y nos cautiva desde el principio, gracias a que se nota que tienen buena química entre ellos. 

Lo de Pennywise ya es caso aparte, hace un magnífico trabajo, haciendo que nos haga reír y un segundo más tarde nos atemorize, manejando genial sus tics y, un detalle muy curioso, tiene los ojos mirando cada uno hacia un lado, lo que le da un toque aún más perturbador. Sus monólogos con los niños en cada una de sus apariciones son oro puro. Lo malo sería que se apoya demasiado en el CGI (aunque necesario) en determinados momentos, lo que no deja deslumbrar tanto a Skarsgard.



Las dos horas y cuarto se me pasaron volando. Es la película de miedo en la que mejor me lo he pasado. Es un festival de los horrores, la pasarela de criaturas, muertos y sustos se mantiene durante toda la película, sin dejarnos dar un respiro. A destacar momentos memorables como el inicio con Georgie (muy arriesgado, eso si), el proyector en el garaje (con una tensión casi asfixiante que desemboca en el mejor susto de la película) y todo el tramo de las alcantarillas. 




Sabe muy bien como mezclar el tono oscuro y violento de Pennywise con el colorido y dulce de los niños. Es un contraste muy interesante que nunca se nota extraño sino que se nota natural.

El humor. Aunque pueda pecar de vulgar, funciona y ayuda a tragar mejor la tensión y... a fin de cuentas, son críos. ¿Quién a esa edad no usaba ese tipo de humor? 

 Tiene planos y propuestas visuales muy interesantes para generar tensión y sustos, de manera eficaz y original. (Muy bueno el recurso del globo para generar tensión) La estética y fotografía se notan que están muy mimadas, cosa que se agradece en una película de este tipo.



Da miedo. No miedo del de no dormir luego por la noche, pero te proporciona bastantes buenos sustos y a veces una tensión casi continua. 

El uso de la música. Introducir canciones de los 80 en una película de terror es arriesgado, sí, pero funciona genialmente y aporta ese toque de nostalgia que le viene de perlas a la película.


Los miedos de cada uno: Hacen que identifiques más con los personajes y, hay algunos, que incluso dan más miedo que el mismísimo payaso por lo reales que son.




La subtrama de Henry Bowers. Está muy bien incorporada al resto de tramas y se unen de manera orgánica gracias a un impactante momento (ese Pennywise en la tele, ordenándolo, con ese toque cómico y a la vez perturbador).

Como he mencionado anteriormente, tiene momentos que difícilmente se van a ir de tu retina, o peor de tu mente. Hacía tiempo que una película de terror no me impactaba tanto ni hacía que se me grabase momentos en mi mente: como toda buena película de terror tiene que hacer. Sobre todo un momento en el que el temido Pennywise abre la boca, donde el asco y la fascinación se juntan en esa escena.

El maquillaje: Que no el CGI, que sin ser malo y estar bien usado en varias escenas, destacan más el maquillaje del propio Pennywise o de la diversa galería de monstruos, a cada cual más original y repugnante. Ejemplos de esto: el leproso o la dama del cuadro.

Ahora empecemos con lo malo.

No he visto nada realmente malo en la película, pero si tuviera que decir algo es que el CGI canta demasiado en muchas ocasiones, y que el tramo final pudiera abusar demasiado de estos.


Que a los que les guste el terror más ``psicológico´´ les pueda decepcionar al tilde este terror de barato por abusar un tanto de los jumpscares.




La falta de respuestas (sobre todo del origen del payaso) que en la ya esperada secuela podrían resolverse.


La falta de matices en ciertos personajes: nos explican los miedos de todos los personajes, pero algunos de ellos se quedan en estereotipos solamente (como el chico negro o el gordito). 




En resumen, es una gran película de aventuras, comedia y, sobre todo, terror. Aunque no seas seguidor del terror, te animo a que la veas, porque seguro que no va a defraudarte: el terror es algo más secundario, por decirlo de alguna forma. 



Arriesgada y muy entretenida, tú también flotarás con IT, una de las mejores películas del año, la mejor de terror del año hasta el momento y una de las mejores cintas de terror de los últimos años. IT es el no parar de sustos, diversión, gore y tensión que tanto esperábamos. Un gran cóctel, genial para este fin de verano. 

Por ESO mi nota es un...

9'8/10 (Podría darle más, pero esos fallitos tan quisquillosos que he sacado a mala leche me han impedido darle más, aunque al salir del cine la euforia pedía un 10)



PD: Tengo ganas de revisionarla, a lo mejor un segundo visionado incluso la mejora. 




Y esto ha sido todo por hoy, recuerda que si te ha gustado esta crítica, tu deber es compartirla con tus amigos para así nos vea más gente, además de suscribirte a nuestro blog para así enterarte antes que nadie de lo que subimos, que no va a estar nada mal (o eso espero) Ya sabes que con un solo click nos puedes hacer muy felices ;) ¡Nos leeremos pronto! 



miércoles, 13 de septiembre de 2017

CHAMPIONS LEAGUE, BARCELONA-JUVENTUS: MESSI SÓLO HAY (Y HABRÁ) UNO

Alineaciones:
FC BARCELONA: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Dembélé. 

JUVENTUS: Buffon; De Sciglio, Barzagli, Benatia, Alex Sandro; Bentancur, Pjanic, Matuidi, Douglas Costa; Dybala; Higuaín.
¿A quién no le gusta un Barça-Juventus? Pase lo que pase, siempre es un enfrentamiento digno de ver. Y lo que sucedió ayer en el Camp Nou no iba a ser menos. 

Y es que el pasado martes nos volvieron a demostrar que Leo Messi es lo más grande que ha visto alguien en un campo de fútbol. 



Después de que Valverde ya hubiese conseguido cuadrar su alineación después de la marcha de Neymar, a pesar de que nadie cubría su puesto en el Barcelona. Dembelé estaba en el costado derecho y Suárez y Messi se unían como siempre. Su posición de extremo izquierdo estaba vacía.  

Allegri llevó a las gradas catalanas una plantilla bastante renovada, con bastantes ausencias (como la de Chiellini) pero estaban bastante confiados en esa plantilla, ya que los italianos tienen una idea de juego bastante clara y con una defensa imparable. Por lo cuál pintaba un partido bastante gris para los catalanes. 

Pero no. Al empezar el partido, veíamos a los de Turín preparados para matar, con un Buffon (Al que Messi no había conseguido todavía marcarle un tanto) que hasta ahora parecía intocable, al igual que su defensa. Pero pasada la mitad de la primera parte, veíamos a un Barcelona en un sin cesar de ocasiones, a pesar de que los defensas italianos estaban haciendo un encuentro correcto. A pesar de la defensa, el principal problema de los catalanes era Buffon. A lo largo de todo el partido, se hizo bastantes paradas de mucho mérito que hace seguir pensando que no hay portero cómo él. 



Pero cuándo se rozaba el final de esta primera parte, Leo Messi no permitía que nadie fuese una barrera para él, y rabiosamente, pegó un zurdazo espectacular que hizo que el rosarino consiguiese otro logro personal, marcar al temido guardameta turinés. 




Messi vs. Dybala
Los italianos también intentaron atravesar el campo culé a través de un par de buenas jugadas, destacando a Dybala, que fue el que más calentó las manos de Ter Stiegen y no paró de intentar traspasar la portería de los azulgranas a lo largo de los 90 minutos de encuentro. La defensa culé también estuvo muy bien, intervinieron de manera muy notable, resaltando a Nelson Semedo, del que al principio de temporada no esperábamos nada de él y fue uno de los mejores del partido. Hablando de los nuevos fichajes, Ousmane Dembelé, que parecía una cifra muy exagerada (y lo sigue siendo), aporta buenas cosas al Barça y se compenetra bastante bien por sus compañeros. 





Poco más tarde del comienzo de la segunda parte, todos sabemos que cuándo el "D10S" Leo Messi coge el balón, pasa algo bueno. Esta vez fue muy bueno. Después de que Messi recibiera una cartulina amarilla, se volvió a enrabietar. El argentino intentó meter de nuevo, pero después de un despeje, llegó a las botas de Rakitic, que marcó el segundo tanto (56') A partir de este instante, todos los sueños de los italianos se fueron al traste. 



Su defensa bajó el nivel y los culés conseguían atravesar fácilmente su terreno, al contrario que la de los barceloneses. En la segunda parte mantuvieron el tipo tanto ellos como su portero y consiguieron solucionar las pocas intervenciones que tendrían los italianos en los próximos 45 minutos. Dybala, Pjanic y De Scigilio lo siguieron intentando, con malos resultados, ya fuese por Ter Stegen, la muy buena defensa o por la mala calibración de sus tiros. Leo Messi tampoco dejó de intentarlo, casi consigue el doblete si no hubiese sido por que su espectacular remate fue directamente al poste. Más suerte tuvo poco mas tarde, después de que hubiese una tarjeta amarilla a Barzagli y los italianos intentasen mejorar un poco el encuentro con la salida de Bentancur por Bernardeschi. El rosarino esta vez no perdonó y marcó otro golazo (69') que terminó de avisar a Buffon y su equipo que cómo él no hay ninguno. 


Después entró Sergi Roberto a cambio de Dembelé, que ya había hecho un notable trabajo. También se estrenó  en la Champions League cómo culé Paulinho, a cambio de Rakitic, del que no puedo decir mucho ya que tuvo pocas intervenciones. Lo mismo puedo decir de André Gomes (por Andrés Iniesta, al que vitorearon con razón) que jugó unos siete minutos. El último cambio italiano fue Caligara, a 2 minutos del final y que recibió una amarilla nada más salir. 



Cuándo el partido finaliza, nos damos cuenta de que el fuego italiano que es la Juventus hoy ha estado apagado, y que una vez más Messi nos da una lección de quién es el mejor en un festín de goles en el que siempre estaba presente y con una plantilla culé muy eficaz. 

Ernesto Valverde se puede enorgullecer de que tiene equipo suficiente como para que los rivales lo teman. Que lo agradezcan sobre todo a su 10.



Disfruta aquí de los mejores momentos del partido en Youtube.

¿Te ha gustado esta entrada? Pues compártela con tus amigos y así seremos más, no olvides seguirnos en el blog, ya que así te enterarás de lo próximo que subiremos, que no estará nada mal. Y dicho esto, sólo me queda despedirme ¡Nos vemos!