Translate

lunes, 2 de abril de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: READY PLAYER ONE



  • Título original: Ready Player One
  • Año: 2018
  • Duración: 140 minutos
  • País: Estados Unidos
  • Dirección: Steven Spielberg
  • Guión: Ernest Cline, Zak Penn
  • Música: Alan Silvestri
  • Fotografía: Janusz Kaminski
  • Reparto: Tye Sheridan, Olivia Cooke, Ben Mendelsohn, Mark Rylance, Simon Pegg, T.J. Miller, Hannah John-Kamen, Win Morisaki, Philip Zhao, Julia Nickson, Kae Alexander, Lena Waithe, Ralph Ineson
  • ProductoraWarner Bros. / Amblin Entertainment / De Line Pictures / Village Roadshow Pictures / Reliance Entertainment
  • Género: Ciencia Ficción. Acción. Aventuras. Distopía. Internet/ Informática
  • SinopsisAño 2045. Wade Watts es un adolescente al que le gusta evadirse del cada vez más sombrío mundo real a través de una popular utopía virtual a escala global llamada "Oasis". Un día, su excéntrico y multimillonario creador muere, pero antes ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Será el punto de partida para que Wade se enfrente a jugadores, poderosos enemigos corporativos y otros competidores despiadados, dispuestos a hacer lo que sea, tanto dentro de "Oasis" como del mundo real, para hacerse con el premio.




El pasado 29 de marzo llegó a nuestras pantallas la nueva cinta del archiconocido director Steven Spielberg, director de clásicos como ``Tiburón (Jaws)´´, la saga ``Indiana Jones´´ o ``E.T., el extraterrestre´´, titulada ``Ready Player One´´ basada en la novela de Ernest Cline del mismo nombre, principalmente conocida por sus numerosas referencias a la cultura pop. Después de tres años en el aire, ya está en nuestros cines, así que después de su visionado, me toca unirme a sus numerosas alabanzas, ya que estamos frente a un gran entretenimiento que no se olvida de ser una muy buena película y un espectáculo de primera. Desde que vemos la mítica marca de Amblin en sus créditos iniciales estamos expectantes por introducirnos en el rico mundo que Spielberg y companía nos proponen. 


LO BUENO:

Para empezar, en cuánto a lo visual no había visto nada igual desde hace mucho tiempo, un derroche de imaginación, mundos, ciudades... Todos ellos están muy cuidados y nos traen secuencias para el recuerdo, cómo la primera carrera, una pedazo de secuencia de acción que incorpora al Delorean (Regreso al Futuro), King Kong entre otros..., y además, el CGI, algo muy odiado en los directores tradicionales (aunque este no es el caso de Spielberg) está muy bien incorporado sin abusar de este, combinándolo muy bien con el cine tradicional al que el director nos tenía acostumbrados antiguamente, y se nota muy cuidado sin llegar a cansar a la vista o marear. ILM (Industrial Light and Magic) vuelve a dejarnos con la boca abierta con sus efectos visuales con un universo que es todo un tour de force imaginativo. El manejo de la cámara en Oasis es una pasada, un manejo rápido y frenético pero en el que vemos toda la secuencia sin problema y de manera espectacular, motivo más que suficiente para un visionado obligatorio en cines (nada de pirateo). También hay que tener en cuenta que el hombre tras esta película es un señor de 71 años, y nos trae una propuesta moderna y juvenil que ya quisieran otros menores que él, con un acabado visual impecable sin que este destruya su narrativa cayendo en el tedio por el abuso de CGI, algo digno de alabar ya que ``Ready Player One´´ está hecha diría que en más de su 70% por efectos especiales. 



No sólo se basa en lo guay de las referencias, que también, sino que tiene una historia (simple, ya lo sé) en la que estas referencias tienen una razón de ser, aparte de ser endiabladamente entretenida y nos lleva por diversos mundos (a cada cuál más vistoso y espectacular, y los cinéfilos amantes del terror, atentos a la segunda llave), y unos personajes efectivos que aunque no lleguen a ser planos, pecan de ser muy sencillos. Pero esto fortalece a su dinámica narrativa debido a que no hay parones llamativos en la trama, y a pesar de sus inconvenientes, resultan entrañables y con los que nos identificamos fácilmente, y que me gustaría volver a ver en otra película (aunque cuidado con las secuelas...): gracias al buen hacer de su reparto protagonista (en el que destacan los jóvenes Tye Sheridan y Olivia Cooke y los siempre efectivos Ben Mendelsohn y Mark Rylance, que nunca fallan) y la emoción que imprimen Spielberg y los guionistas Ernest Cline y Zak Penn a las escenas, haciendo que nos cautivemos con lo que sucede en pantalla por mucho que sus personajes tengan limitaciones.
 El mundo real y el Oasis están muy bien combinados, por que no salen más de lo necesario, dando el justo protagonismo a las dos tramas. Ninguna de ellas queda eclipsada por la otra y ambas mantienen el tipo en cuánto a interés se refiere.


Además, el sueño húmedo de cualquier aficionado al cine es ver a seres emblemáticos  como Chucky Mazinger Z  reunidos en una misma película, ¿verdad? Pues Steven Spielberg lo hace realidad de forma pasmosa, y avisados estáis, no vais a ver nada igual de creativo en una sala de cine, por lo menos este año. Y oye, que para los no tan antiguos hay también un porrón de referencias a videojuegos y películas de actualidad, pero la palma se la llevan las referencias retro, que nos dan muchos momentazos para el recuerdo. La campaña de marketing tampoco ha sido menos:






Tiene la magia y la clásica diversión del Spielberg de antaño, ese que nos trajo E.T. o los Goonies entre otras, nos cuenta una historia del futuro con los 80´s y 90´s como efectivo telón de fondo, teniendo un ritmo que nunca para y que no da lugar al aburrimiento, donde sus 2 horas y 20 de metraje pasan voladas. Pero lo realmente esencial es que tiene ese sentimiento de la aventura para que el espectador se deje sumergir con gusto en esta desenfrenada montaña rusa que es ``Ready Player One´´ y que no simplemente sea una pasarela de referencias para el espectador. Es un blockbuster hecho con cariño a la cultura pop, un canto al frikismo que tiene corazón y, lo más importante y aunque obvio, un mensaje muy relevante en estos tiempos en los que la tecnología está en todas partes y los videojuegos están al nivel visual y narrativo de una película.



Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en una sala de cine, que me olvidaba de juzgar la película y simplemente me dejaba llevar asombrado por lo que Spielberg y compañía nos querían contar. En estos tiempos en los que creemos que todo está inventado, él nos presenta una propuesta fresca e innovadora, a partir de algo tan simple como la nostalgia. Desde Avatar que no me quedaba tan pasmado viendo la pantalla ante el espectáculo visual de una película. 

El soundtrack queda que ni pintado para la película, y acompañando a ciertas secuencias hasta el nivel de ponerte los pelos de punta, y aunque echemos de menos a John Williams, músico consolidado en la filmografía del rey Midas, Alan Silvestri nos trae unas muy correctas partituras, algunas que no tienen nada que envidiar a las del compositor de la saga Star Wars. Además, los temas ochenteros y noventeros hacen la película incluso más llevadera aún y no vas a parar de mover el pie si eres de aquella maravillosa época, llenando tu cuerpo enteramente de adrenalina.



LO NEUTRO:

Qué está enfocada a un público que, por narices, tiene que entender de la cultura pop de los videojuegos y del cine, y aunque los que no sean conocedores de la cultura pop van a disfrutarla igual, no lo van a hacer tanto cómo alguien conocedor de esta.

Lo comentado anteriormente sobre la escasa profundidad de los personajes.



En resumen, ``Ready Player One´´ es un peliculón, la película ``easter egg´´ definitiva y con el Spielberg más divertido, espectacular y entrañable de los últimos años. Sí, puede que me pueda la nostalgia de ver ciertas referencias, o el hecho de ver una película cómo las de antaño... pero eso es lo bueno: es cine hecho desde el corazón, no únicamente por el dinero de las masas, en él que Spielberg ha puesto su corazón y alma porque esta película es un homenaje a su propio cine, al que le ha hecho grande, además de a los elementos de los que él mismo se declara amante. Porque el director demuestra que es un friki de primera categoría, en una película que es puro disfrute geek que no suelta el acelerador hasta el final y que nos devuelve al Steven Spielberg de antes, ese que todavía permanece dispuesto a no levantarse de su trono que lo consagra como uno de los mejores directores de la historia. Alejarse del mundo real durante poco más de dos horas, evadid vuestros problemas y disfrutad como si fueseis niños de 12 años. Es más, ¿A quién no puede gustarle ver un Delorean correr de nuevo? Ay, Spielberg, no por nada te llaman rey Midas...



PD: ¡EL PUTO CHUCKY!

Nota final: 9,5 sobre 10



Si ya la habéis visto, decirnos en los comentarios que os ha parecido ¡que no mordemos y nos encanta leer las opiniones de nuestros lectores! Si os ha gustado esta crítica, hacernos el favor de apoyarla compartiéndola con vuestros amigos en redes sociales y demás bestias, y siguiendo el blog, donde subiremos contenido muy similar a este. Con todo esto, ¡un saludo y hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario