Etiquetas

Translate

sábado, 2 de junio de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: HAN SOLO: UNA HISTORIA DE STAR WARS



  • Título original: Solo: A Star Wars Story
  • Año: 2018
  • Duración:135 min.
  • País: Estados Unidos
  • Dirección: Ron Howard
  • Guión: Lawrence Kasdan, Jonathan Kasdan (Personaje: George Lucas)
  • Música: John Powell
  • Fotografía: Bradford Young
  • Reparto: Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Woody Harrelson, Donald Glover, Thandie Newton,Paul Bettany, Phoebe Waller-Bridge, Warwick Davis, Clint Howard, Richard Dixon,Joonas Suotamo, Sarah-Stephanie, Deepak Anand, Slim Khezri, Ian Kenny,Douglas Robson, Omar Alboukharey, Sean Gislingham, Nathaniel Lonsdale
  • Productora: Lucasfilm / Walt Disney Pictures / Allison Shearmur Productions / Imagine Entertainment
  • Género: Ciencia ficción. Aventuras. Acción. Star Wars
  • Sinopsis: Precuela de la saga Star Wars, en la que se conocen los primeros pasos que dio el personaje de Han Solo, desde joven hasta convertirse en el contrabandista antihéroe que vimos en "Una nueva esperanza", antes de encontrarse con Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi en la cantina de Mos Eisley.

Sin duda, el camino de rosas que estaba teniendo Star Wars hace unos años con el Episodio VII ``El Despertar De La Fuerza´´se está disipando casi por completo: desde que ``Rogue One: Una Historia de Star Wars´´ inauguró la senda de la Star Wars Anthology (spin-offs de la saga) para traernos historias nuevas por senderos distintos (aunque dejó el listón bien alto) y ``Los Últimos Jedi´´ se proclamó como la más polémica de la saga galáctica (yo me incluyo entre los que la nombraron así), levantando pasiones y odios a partes iguales, leyendo tanto que era un insulto a la saga original como que era un soplo de aire fresco a la franquicia que ahora está bajo las riendas de Disney. Ahora nos llega no menos exenta de polémica la nueva historia espacial acerca de nuestro canalla favorito: ``Han Solo: Una Historia de Star Wars´´.



Cabe destacar que finalmente nos llega tras los numerosos problemas que ha tenido la cinta: tengamos en cuenta que Ron Howard no fue el director principal de la cinta, antes de él estaban al mando Phil Lord y Christopher Miller, directores de las alocadas Infiltrados En Clase, Infiltrados en la Universidad y La Lego Película. Estos tenían la mitad de su cinta rodada, pero las impresiones fueron paupérrimas al haberle dado estos un enfoque más ``improvisado y alocado´´ y esta pareja de directores fue fulminada del proyecto. Después, Howard, experimentado en esto de hacer cine, se incorporó al proyecto a solucionar el ``marrón´´ que se le venía encima: todo lo grabado anteriormente no había servido de nada y el joven Alden Ehrenreich le costaba horrores hacerse con el papel. En resumen, Ron Howard ha tenido que hacer milagros para sacar adelante esta nueva aventura, como por ejemplo empezar de cero una nueva producción y re-grabar más de un 70 por ciento de la película, elevando el presupuesto a 250 millones de dólares convirtiéndose en la cinta más cara de Star Wars. Todo hacía presagiar que esta nueva entrega iba a ser el primer gran fracaso de la nueva era galáctica a manos de Disney... Pero ¿es Han Solo el gran batacazo que esperaba la gente?



Aunque no fuese de las cintas más esperadas de este año, ``Han Solo: Una Historia de Star Wars´´ es un buen entretenimiento galáctico que, con las bajas expectativas que tenía con ella, me ha sorprendido gratamente. Y aunque siguen patentes esas ganas de haber presenciado esa película más socarrona y divertida que tenían entre manos Lord y Miller, Ron Howard ha conseguido obrar un buen blockbuster, y sobre todo, una buena película de Star Wars, algo que en el proceso de rodaje parecía imposible. El director, junto a los guionistas Lawrence y Jonathan Kasdan (cabe recalcar que el primero ha sido autor de guiones como los de ``El Imperio Contraataca´´ o ``El Retorno del Jedi´´, lo que demuestra que no es nuevo en este mundillo espacial) hacen una efectiva aventura de (casi) orígenes del eterno personaje encarnado por Harrison Ford, y claramente, traer de vuelta a ese canalla con el mismo carisma del veterano actor no iba a ser tarea fácil. Y Alden Ehrenreich, lejos de la escepticismo de los fans, nos trae a un efectivo Han Solo que no necesita ser Harrison Ford y lo ha encarnado como mejor ha podido. Y qué queréis que os diga, yo si veo a Han Solo en este actor (aunque yo fui el primero en estar en desacuerdo con esta elección). 



Aunque no es Han Solo el que más brilla, por mucho que sea su film, es el elenco de secundarios el que de verdad se roba el show: Donald Glover (que ya demostró sus buenas dotes como actor en la serie de FX ``Atlanta´´) como Lando Carlrissian es la mejor elección actoral que han hecho, este actor derrocha carisma por un tubo (algo también esencial en el personaje de Solo y cada vez que aparecen juntos la química entre él y Ehrenreich es grata de ver en pantalla, es más, a veces Glover se lo come) y junto al Beckett del genial Woody Harrelson y a la graciosísima droide L3-37 (los robots en Star Wars siempre han sido de las mayores bazas y esta no es una excepción) se reparten los mejores momentos del filme junto al protagonista. El villano encarnado por Paul Bettany y a Emilia Clarke como el primer amor de Han salen del paso, pero no están lo suficientemente desarrollados como para que nos interesemos por ellos, solo sirviendo para el transcurso de la acción de la película. 



Aunque junto a ``Rogue One´´ tengamos la misma impresión de que con estas cintas simplemente están exprimiendo la gallina de los huevos de oro, gracias a estos dos Spin-Offs ampliamos nuestro conocimiento sobre todo lo que empapa este universo galáctico, algo que nunca está de más si eres fan de La Guerra de Las Galaxias. En ``Han Solo´´ conocemos de donde viene su particular nombre (aunque carente de profundidad en varios momentos por ejemplo, en el por qué de que Han no tiene familia, eché en falta un pequeño tramo en el que se viese su infancia), cómo conoce a Chewbacca en uno de los momentos más lúcidos de la película, sus primeros pasos en el pilotaje, las pasión por las naves y gran parte de su pasado: cómo consigue el mítico Halcón Milenario y su relación con el excéntrico Lando. También podemos ver esa identidad y personalidad características de Solo en esta nueva Historia de Star Wars perfectamente dibujadas, se nota que Lawrence Kasdan maneja bien al personaje y junto a su hijo nos dan una frenética narrativa en la que casi no hay tiempo de descanso (a veces incluso demasiado frenética). 



En el apartado técnico, Ron Howard no malgasta ni un solo centavo del que se le ha dado y nos da un espectáculo de primera categoría, con escenas de acción muy llamativas e intensas y un diseño de producción impresionante. Una vez más, los paisajes galácticos lucen fantásticamente, como la asombrosa escena del corredor de Kessel o los diseños de algunos troopers. Y con todos los fallos que ha tenido la cinta, alguno tenía que tener. Pese a lo impecables que son las escenas de acción, en varias de ellas el riesgo es nulo. En diversas set- pieces sabes como van a terminar desde el comienzo de estas, quitándo la sensación de tensión al filme por momentos. Sin embargo, la cinta se guarda muchas sorpresas bajo la manga (y algunas de las que dan gusto, sobre todo una que os va a encantar a los fans más acérrimos a la saga) y esta sensación de previsibilidad solo se palpa en varias escenas. Siguiendo con lo técnico, la banda sonora de John Powell me pareció realmente curiosa, diría que tampoco está tan alejada de las partituras del eterno John Williams (de hecho las mejores escenas del filme van acompañadas con las reconocibles partituras de la saga y algunas que ha hecho el veterano compositor junto a Powell), demostrando que se puede hacer una cinta de Star Wars sin las mismas partituras ni el mismo compositor de siempre. La escena de acción que sucede en el tren está acompañada de una pieza que mezcla épica con ópera excelente.



A pesar de todas sus virtudes, gran parte de la efectividad del guión de los Kasdan llega por también lo que es su mayor fallo, lo rutinario de su libreto. Es un buen libreto y como ya he dicho antes, una buena aventura espacial, pero al ser Star Wars el nivel está demasiado alto y tristemente los fans exigen algo más, pero tras todo lo sucedido anteriormente (tal vez los fallos que tiene el film haya sido por las idas y venidas de los directores y el caos que ha tenido que suponer montar este film), es un gran logro lo que han conseguido con esta película y el equipo se puede sentir más que orgulloso porque han aportado su granito de arena a este querido universo de buena manera, de una forma diferente a lo visto anteriormente y demostrándonos que el universo Star Wars está más vivo que nunca. ¡Hay tantos derroteros por explorar que seguro que nos harán pasar más buenos momentos con la saga! Porque no nos podemos quedar estancados en las antiguas películas. Aquellas maravillosas películas no van a volver a ser recreadas en pantalla, tenemos que vivir el presente y tener la mente abierta a nuevas propuestas galácticas. Porque Disney nos está trayendo aventuras diferentes para todos los gustos: desde las ``space opera´´ de los antiguos episodios hasta el enfoque bélico o western de estos spin-offs y que sin duda están expandiendo de forma digna (de mejor o peor manera) el universo que creó George Lucas. 



Tras las bajas expectativas y la fría recepción (principal culpa de ello el vergonzoso boicot que está recibiendo la cinta), ``Han Solo: Una Historia de Star Wars´´ es una buena sorpresa para los fans de la saga y un efectivo entretenimiento que sin duda con sus guiños y escenas de acción deleitarán a los más aficionados a la saga. Pese a no dejar tanto poso y tanto entusiasmo después de verla como normalmente hace una cinta de ``La Guerra de Las Galaxias´´, Ron Howard ha conseguido sacar adelante una película que ya se veía como un fracaso mucho antes de su estreno. Así que corre a tu cine más cercano, píllate un bol gigante de palomitas, dale una oportunidad y disfruta, que para eso está el cine. 



Valoración Final: 7,5/10

Si habéis sido rápidos y ya la habéis visto, decirnos en los comentarios que os ha parecido ¡que no mordemos y nos encanta leer las opiniones de nuestros lectores! Si os ha gustado esta crítica, hacernos el favor de apoyarla compartiéndola con vuestros amigos en redes sociales y demás bestias, y siguiendo el blog, ¡subiremos contenido muy similar a este! Con todo esto, ¡un saludo y hasta pronto!

viernes, 25 de mayo de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: DEADPOOL 2



  • Titulo original: Deadpool 2
  • Año: 2018
  • Duración: 111 minutos
  • País: Estados Unidos
  • Director: David Leitch
  • Guionistas: Rhett Reese, Paul Wernick, Ryan Reynolds
  • Música: Tyler Bates 
  • Fotografía: Jonathan Sela
  • ProductoraMarvel Entertainment / 20th Century-Fox / Donners' Company / Kinberg Genre
  • Actores principales: Ryan Reynolds, Josh Brolin, Zazie Beetz, Morena Baccarin, Julian Dennison, T. J. Miller, Karan Soni, Stefan Kapicic, Brianna Hildebrand, Leslie Uggams, Rob Delaney, Lewis Tan, Bill Skarsgard, Terry Crews, Shioli Kutsuna, Jack Kesy, Eddie Marsan.
  • Género: Comedia, Fantástico, Acción, Secuela, Superhéroes, Cómic, Marvel Cómics.
  • Sinopsis: Wade Wilson (Ryan Reynolds), mejor conocido como Deadpool, su nombre de batalla e identidad antiheroica, está de regreso con Deadpool 2 y en esta ocasión su misión será salvar a un chico llamado Russell (Julian Dennison) de las manos de un poderoso rival llamado Cable (Josh Brolin). En aras de dar cumplimiento a su tarea el antihéroe formará un grupo al cual pondrá el nombre de X-Force. Secuela de la exitosa película (recaudó más de 780 millones de dólares en todo el mundo) parodia de los superhéroes mutantes del 2016, también protagonizada por Reynolds. 

Este mes de mayo, tras el shock que supuso la majestuosa y épica Infinity War, que desde el día de su estreno marcó un antes y un después en este género, nos llega a nuestras pantallas de mano de como bien señala el póster del filme, el estudio que mató a Lobezno, la segunda entrega de Deadpool: nuestro mercenario fanfarrón por excelencia y un personaje que no es nuevo en esto de revolucionar el género superheróico. Después de la amenaza universal que supuso Thanos, el antihéroe bocazas nos regresa los pies a la Tierra con una trama más sencilla y un divertimiento más ligero que como el propio Reynolds indica en el avance de la cinta: ``Cumple las expectativas y las supera.´´ 



Antes de nada, decir que es muy superior a la primera. Si la primera era un fantástico divertimiento desvergonzado lleno de tacos y acción sangrienta; esta lo duplica todo a la enésima potencia (en el buen sentido, en este caso el subir la cantidad es sinónimo de calidad), trayéndonos más momentos memorables (la escena de X-Force o la primera escena, con pullita a Lobezno incluída, son inolvidables), escenas de acción más sólidas que la anterior entrega (David Leitch sabe cómo dirigir buenas coreografías, y aquí se nota) y más variedad de personajes: las nuevas incorporaciones, Domino (tanto la actuación de Zazie Beetz como las escenas en las que hace gala de sus poderes son impresionantes) y Cable, encarnado por el imponente Josh Brolin, que para colmo viene de interpretar al malvado Thanos de ``Avengers: Infinity War´´ (que papeles más acertados se está cogiendo) se roban el show en muchos momentos a pesar de compartir plano con Deadpool. El chaval, llamado Firefist (Julian Dennison), que da pie a la historia principal hace un buen papel, pero nada excesivamente destacable. El efectivo elenco de secundarios vuelve a tener sus momentos de gloria, de los que destacan los viejos conocidos: Dopinder, el divertidísimo taxista encarnado por Karan Soni y la anciana cegata y malhablada interpretada por Leslie Uggams.



Las carcajadas están más que garantizadas. Las referencias, guiños y cameos a la propia Marvel (sobre todo a X-Men y a su querido Lobezno), DC Comics, películas varias o toda cultura pop de los últimos años están genuinamente metidas y la interacción con la cuarta pared, uno de los puntos fuertes de la cinta de Tim Miller, aquí vuelve a ser un total acierto y aunque no esté tan presente como en la primera cinta, sigue despegando totalmente su salvaje vis cómica, y  nos vuelve a confirmar que Ryan Reynolds está haciendo el papel de su carrera y uno de los mejores superhéroes jamás vistos en el cine. Los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick, aliados junto al carismático Reynolds, nos traen un libreto en el que no dejan títere con cabeza y hasta para sorpresa del espectador dotan de profundidad al antihéroe bufón en unas escenas dramáticas, que pese a que varias no sean acertadas emocionalmente, dan un curioso enfoque al personaje como un mercenario más humano, aunque desequilibren el tono de la película en varios momentos. 



Pero no nos dejemos engañar, aunque ``Deadpool 2 ´´ tenga un envoltorio más solemne y serio que su primera entrega, eso no es más que una fina capa: sigue siendo una agrupación de estupideces varias, sarcasmo y bromas al propio gremio cinéfilo. Y para colmo, no tienen miedo de reírse de ellos mismos y no paran de darnos gags para el recuerdo mofándose del cutre trabajo de los guionistas y hasta del mismo actor canadiense. Recomiendo y mucho, si no es obligatorio de por sí, quedarse durante los créditos, ya que para un servidor es una de las mejores escenas post-créditos que he visto jamás, llena de mala baba y de ese humor ácido del que es caracterizado Deadpool. Me temo que Reynolds por fin ha conseguido enmendar su larga deuda con el cine de superhéroes con esta segunda carta de amor (o de odio, según queráis verlo) a este género. 



Una de las cosas más esperadas de esta película eran las escenas de acción. Tenemos de director a David Leitch  (o cómo bien indican sus cachondos títulos de crédito: uno de los tíos que mató al perro de John Wick), especialista en coreografías de acción y claramente no decepciona. Tras Deadpool (2016), donde destacaba más el humor por encima de la acción, aquí las set-pieces se equiparan al nivel de los gags con unas coreografías espléndidas, con un espectacular manejo de la cámara (y muchos planos para el recuerdo), sangre a raudales con la que no se cortan un pelo (gracias a Dios que finalmente pudo ser calificada con la temida R) y unos efectos especiales que aunque sean un tanto cantones en algunos momentos al irse de madre con estos, no derrumban el resultado final de estos segmentos. Que demonios, si hasta el mismo Deadpool se ríe del abuso de CGI en algunas escenas en un ejemplo de honestidad en el que es inevitable partirse el culo... A pesar de sus problemas, la película goza de un segundo acto totalmente hilarante y donde residen las mayores causas (una de ellas el apabullante manejo de la acción en este tramo) para pagar el precio de la entrada. La cinematografía de Jonathan Sela nos proporciona planos exquisitos y ángulos muy llamativos y la banda sonora de Tyler Bates es efectiva, pero hay que resaltar la espléndida canción principal de Céline Dion: ``Ashes´´ y la molona lista de canciones que han escogido: desde el rap más callejero, al rock puro y duro con artistas como AC-DC, pasando por el dubstep y hasta un precioso cover de ``Take On Me´´ de A-Ha. 





Aunque ``Deadpool 2´´ tenía ese temor a perder el factor sorpresa de la primera entrega, cumple las expectativas y las supera en una secuela superior en todos los aspectos en la primera entrega. Otro soplo de aire fresco en el cine de superhéroes, totalmente recomendada para los que estén hartos de tanta grandilocuencia y epicidad en este género últimamente. Pese a a seguir siendo imperfecta, sin duda Ryan Reynolds y su tropa nos están dando un héroe para el recuerdo y nos deja con ganas de ver más de el mercenario y su nuevo equipo. De las películas más entretenidas de este año que sin duda se merece ver en gran pantalla. ¡El público pide secuela y sobre todo cinta de los X-Force! 



Valoración Final: 9,5/10

Si ya la habéis visto, decidnos en los comentarios que os ha parecido ``Deadpool 2´´ ¡que no mordemos y nos encanta leer las opiniones de nuestros lectores! Si os ha gustado esta crítica, hacernos el favor de apoyarla compartiéndola con vuestros amigos en redes sociales y demás bestias, y siguiendo el blog, donde subiremos contenido muy similar a este. Con todo esto, ¡un saludo y hasta pronto!

jueves, 3 de mayo de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: VENGADORES: INFINITY WAR



  • Titulo original: Avengers: Infinity War 
  • Año: 2018
  • Duración: 156 min
  • País: Estados Unidos
  • Director: Anthony Russo; Joe Russo
  • Guionista: Christopher Markus, Stephen McFeely
  • Música: Alan Silvestri 
  • Fotografía: Trent Opaloch
  • Reparto: Josh Brolin, Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Chris Pratt, Zoe Saldana, Benedict Cumberbatch, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Tom Holland, Elizabeth Olsen, Paul Bettany, Chadwick Boseman, Sebastian Stan, Dave Bautista, Bradley Cooper, Karen Gillan, Danai Gurira, Pom Klementief, Tom Hiddlestone, Letitia Wright, Anthony Mackie, Don Cheadle, Peter Dinklage, Vin Diesel, Benedict Wong, William Hurt.
  • Género: Ciencia-ficción, Fantástico, Acción. 
  • Productora: Marvel Studios
  • Sinopsis: El todopoderoso Thanos ha despertado con la promesa de arrasar con todo a su paso, portando el Guantelete del Infinito, que le confiere un poder incalculable. Los únicos capaces de pararle los pies son los Vengadores y el resto de superhéroes de la galaxia, que deberán estar dispuestos a sacrificarlo todo por un bien mayor. Capitán América e Ironman deberán limar sus diferencias, Black Panther apoyará con sus tropas desde Wakanda, Thor y los Guardianes de la Galaxia e incluso Spider-Man se unirán antes de que los planes de devastación y ruina pongan fin al universo. ¿Serán capaces de frenar el avance del titán del caos?

10 años. 19 películas conectadas entre sí. Todas han tenido su razón de ser, un motivo. Hasta las películas más fallidas (aunque en Marvel los fallos graves se cuentan con los dedos de la mano) han aportado su granito de arena a este proyecto. Un proyecto de proporciones épicas, preparado y cuidado al milímetro, dando pequeñas pistas y pinceladas aquí y allá, para desembocar en ``Infinity War´´ el comienzo del final de la fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel: una cinta de escala cósmica que es a su vez definida como el mayor crossover jamás visto en pantalla (alrededor de 20 personajes principales), dónde los hermanos Russo vuelven a darnos una espectacular lección de cine de superhéroes después de las dos impresionantes entregas anteriores del Capitán América y Marvel vuelve a dar en el clavo en una cinta que es un torbellino de sensaciones. Cómo ya me sucedió con ``Logan´´ y ``Guardianes de la Galaxia Vol. 2´´, el cine superheróico está avanzando y madurando, dando pie a propuestas que abarcan muchas más pretensiones que simple pirotecnia y entretenimiento, y ``Vengadores: Infinity War´´ es una propuesta cruda, divertida, frenética, que no te deja respirar ni un segundo y es de los mejores blockbusters (y de los más arriesgados) que he visto últimamente.




Desde que Thanos apareció al final de ``Los Vengadores´´ teníamos el presentimiento de que se acercaba algo muy oscuro. Algo que hasta para nuestros hasta ahora invencibles Vengadores iba a suponer un hueso muy duro de roer y que toda alianza iba a ser más que necesaria. Pero ni de lejos esperábamos algo tan negruzco para nuestros personajes: la película empieza cruel desde el primer minuto con una impactante secuencia que te deja K.O. y con un ritmo intenso que no va a parar hasta que no salgan los títulos de crédito, haciendo que las dos horas y media que dura se pasen en un suspiro. Hay un dicho para las películas en el que se dice que estas deben ser tan buenas como lo son su villano... entonces por este aspecto todo fantástico. Thanos es desde ya el mejor villano del MCU y el jamás visto en una cinta de superhéroes, no me precipito al decir que de los mejores de los últimos años, al nivel del Joker que interpretó Heath Ledger en el Batman de Christopher Nolan, y bastante cercano al mismísimo Darth Vader diría yo sin siquiera inmutarme. Un villano que impone, que tememos desde el minuto 1, que realmente supone un verdadero peligro para nuestros héroes pero con el que para sorpresa del espectador empatizamos. Josh Brolin pone furia a su personaje, sí, pero también le dota a este ser malvado y genocida una sensibilidad y un carácter que le dan razón de ser a sus actos y pensamientos. No es el típico villano genérico y su trabajo de CGI es espectacular con una movilidad y una gesticulación facial que son dignas de mención. Él es el verdadero protagonista de la película.



Uno de mis mayores temores con esta película era si con el reparto coral que esta pose, el montaje podría pecar de ser caótico y no dar suficiente cuota de pantalla a todos los personajes principales. Y aunque la intercalación de las subtramas a veces afecta a la agilidad de la película, la edición consigue en gran medida repartir suficientes minutos de pantalla a cada uno de nuestros héroes con gran interés, también se echan en falta más momentos épicos como hemos visto en otras películas de Marvel ya que sólo varios de ellos tienen su verdadero momento de gloria para ellos solos. Pero hasta en sus fallos la película resulta abrumadora: sus escenas de acción son apabullantes, con un manejo de los efectos visuales increíble, dónde todo se ve de fábula y que nos dejan saciados y a la vez con ganas de más Vengadores en acción. Fuera de la acción, todos tienen sus momentos trascendentales y todos juegan un papel muy importante en esta guerra del infinito, gracias a que no han tenido que pararse a evolucionar los personajes, ya que han tenido 18 películas para poder hacerlo con calma y de manera que este gran encuentro no resulte atropellado, resultando un claro ejemplo de cómo controlar las riendas de una franquicia. 



Y aunque todo el abultado reparto cumple con creces con su papeleta en esta batalla, reuniendo lo mejor de cada uno de ellos en esta ocasión, como si de un cóctel de películas de superhéroes se tratase. Pero merecen ser destacados Thor (Chris Hemsworth), el cuál me parecía uno de los Vengadores más sosos hasta ahora y gracias a la evolución que se le impregnó al personaje en Ragnarok (pero no tan bufón, tranquilos) aquí se luce tanto en términos de acción como de diálogos entre héroes, que comparte una fantástica química con los Guardianes de La Galaxia, que siguen en su salsa y su chulería como siempre, pero aportando también de forma sorpredente dramatismo en sus personajes, dando pie a varias de las mejores situaciones de la película. Iron Man (Robert Downey Jr.) y Doctor Extraño (Benedict Cumberbatch) también tienen sus momentos de gloria, dando batallas para el recuerdo y una guerra de egos divertidísima en la que también se hace ver Spiderman (Tom Holland) que nos vuelve a recordar que es el mejor héroe arácnido que hemos podido ver en pantalla hasta ahora. Ver cómo todos estos héroes interactúan y luchan entre ellos (atención al Capitán América, cómo se nota que los Russo le han pillado el tranquillo al personaje) es puro orgasmo friki.



``¿Ves eso, Rocket? Es el hype de los fans´´

Y si por algo destaca "Infinity War" por encima de todo es por el corazón que le pone. Pocas veces se ha humanizado de esta manera a unos superhéroes y a un antagonista. Y en esto gira gran parte de la trama. Todos sufren, todos tienen sus motivaciones. Hay momentos que parecen sacados de una tragedia teatral. Los hermanos Russo no han ido a lo fácil, y lo mejor de todo es que ha hecho posible lo que parecía casi imposible: la ardua tarea de crear el final de una era sin tirar nunca por lo seguro y con decisiones que no dejarán indiferente a nadie. Han conectado todos los hilos de las anteriores películas en un mecanismo en el que se nota que ha primado la dedicación, el esfuerzo y sobre todo, la pasión. Todos los que están involucrados en Marvel, sobre todo los Russo, sienten cariño por estos héroes y han querido plasmarlos en pantalla de la mejor manera posible. Desde el principio creyeron en ellos mismos aunque nadie lo hiciera, fantaseando con que algún día todo el universo que iban estando imaginando durante años se hiciese realidad, arriesgándose a meter una escena postcréditos confirmando la reunión de los Vengadores sin confiar todavía en el éxito de esta primera cinta del universo: "Iron Man" (Jon Favreau, 2008). Y después de todos estos 10 años en los que este universo ha estado evolucionando y acercándose a este sueño poco a poco, el momento ha llegado. El comienzo del final. Nada ha sido fácil y nada será igual que antes después de esta película. Así que corred al cine y disfrutadla. Llevamos años y años viendo a estos héroes evolucionar, algunos hemos pasado nuestra infancia (o segunda infancia) con ellos. Lo mínimo que podéis hacer es ir a verla corriendo al cine.




"Avengers: Infinity War" es la película que estábamos esperando. ¿Es perfecta? No. Tiene varios elementos reprochables como para considerarse la mejor cinta de Marvel o la mejor cinta de superhéroes de la historia, aunque cierto que está en posiciones bien altas en estos términos. Pone bien alto al género de superhéroes y cómo Thanos bien dice en una escena a sus adversarios: "Espero que os recuerden". Esta película es otra confirmación de que este universo cinematográfico que está haciendo Marvel va a ser recordado en el mundo del cine cómo un hito y un gran exponente de cine de entretenimiento de calidad, aparte de como uno de los eventos cinematográficos más ambiciosos de la historia del cine. Esperamos un cierre a la altura, aunque tristemente habrá que esperar un año para poder ver esta conclusión, que nos promete que lo mejor va a venir en el futuro, dejándonos los dientes largos hasta 2019. A ver de dónde se saca la infinita paciencia...



Valoración Final: 10/10

Espero que os haya gustado la tardosa entrada de hoy, y decirnos en los comentarios que os ha parecido ``Infinity War´´ ¡que no mordemos y nos encanta leer las opiniones de nuestros lectores! Si os ha gustado esta crítica, hacernos el favor de apoyarla compartiéndola con vuestros amigos en redes sociales y demás bestias, y siguiendo el blog, ¡subiremos contenido muy similar a este! Con todo esto, ¡un saludo y hasta pronto!

lunes, 2 de abril de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: READY PLAYER ONE



  • Título original: Ready Player One
  • Año: 2018
  • Duración: 140 minutos
  • País: Estados Unidos
  • Dirección: Steven Spielberg
  • Guión: Ernest Cline, Zak Penn
  • Música: Alan Silvestri
  • Fotografía: Janusz Kaminski
  • Reparto: Tye Sheridan, Olivia Cooke, Ben Mendelsohn, Mark Rylance, Simon Pegg, T.J. Miller, Hannah John-Kamen, Win Morisaki, Philip Zhao, Julia Nickson, Kae Alexander, Lena Waithe, Ralph Ineson
  • ProductoraWarner Bros. / Amblin Entertainment / De Line Pictures / Village Roadshow Pictures / Reliance Entertainment
  • Género: Ciencia Ficción. Acción. Aventuras. Distopía. Internet/ Informática
  • SinopsisAño 2045. Wade Watts es un adolescente al que le gusta evadirse del cada vez más sombrío mundo real a través de una popular utopía virtual a escala global llamada "Oasis". Un día, su excéntrico y multimillonario creador muere, pero antes ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Será el punto de partida para que Wade se enfrente a jugadores, poderosos enemigos corporativos y otros competidores despiadados, dispuestos a hacer lo que sea, tanto dentro de "Oasis" como del mundo real, para hacerse con el premio.




El pasado 29 de marzo llegó a nuestras pantallas la nueva cinta del archiconocido director Steven Spielberg, director de clásicos como ``Tiburón (Jaws)´´, la saga ``Indiana Jones´´ o ``E.T., el extraterrestre´´, titulada ``Ready Player One´´ basada en la novela de Ernest Cline del mismo nombre, principalmente conocida por sus numerosas referencias a la cultura pop. Después de tres años en el aire, ya está en nuestros cines, así que después de su visionado, me toca unirme a sus numerosas alabanzas, ya que estamos frente a un gran entretenimiento que no se olvida de ser una muy buena película y un espectáculo de primera. Desde que vemos la mítica marca de Amblin en sus créditos iniciales estamos expectantes por introducirnos en el rico mundo que Spielberg y companía nos proponen. 


LO BUENO:

Para empezar, en cuánto a lo visual no había visto nada igual desde hace mucho tiempo, un derroche de imaginación, mundos, ciudades... Todos ellos están muy cuidados y nos traen secuencias para el recuerdo, cómo la primera carrera, una pedazo de secuencia de acción que incorpora al Delorean (Regreso al Futuro), King Kong entre otros..., y además, el CGI, algo muy odiado en los directores tradicionales (aunque este no es el caso de Spielberg) está muy bien incorporado sin abusar de este, combinándolo muy bien con el cine tradicional al que el director nos tenía acostumbrados antiguamente, y se nota muy cuidado sin llegar a cansar a la vista o marear. ILM (Industrial Light and Magic) vuelve a dejarnos con la boca abierta con sus efectos visuales con un universo que es todo un tour de force imaginativo. El manejo de la cámara en Oasis es una pasada, un manejo rápido y frenético pero en el que vemos toda la secuencia sin problema y de manera espectacular, motivo más que suficiente para un visionado obligatorio en cines (nada de pirateo). También hay que tener en cuenta que el hombre tras esta película es un señor de 71 años, y nos trae una propuesta moderna y juvenil que ya quisieran otros menores que él, con un acabado visual impecable sin que este destruya su narrativa cayendo en el tedio por el abuso de CGI, algo digno de alabar ya que ``Ready Player One´´ está hecha diría que en más de su 70% por efectos especiales. 



No sólo se basa en lo guay de las referencias, que también, sino que tiene una historia (simple, ya lo sé) en la que estas referencias tienen una razón de ser, aparte de ser endiabladamente entretenida y nos lleva por diversos mundos (a cada cuál más vistoso y espectacular, y los cinéfilos amantes del terror, atentos a la segunda llave), y unos personajes efectivos que aunque no lleguen a ser planos, pecan de ser muy sencillos. Pero esto fortalece a su dinámica narrativa debido a que no hay parones llamativos en la trama, y a pesar de sus inconvenientes, resultan entrañables y con los que nos identificamos fácilmente, y que me gustaría volver a ver en otra película (aunque cuidado con las secuelas...): gracias al buen hacer de su reparto protagonista (en el que destacan los jóvenes Tye Sheridan y Olivia Cooke y los siempre efectivos Ben Mendelsohn y Mark Rylance, que nunca fallan) y la emoción que imprimen Spielberg y los guionistas Ernest Cline y Zak Penn a las escenas, haciendo que nos cautivemos con lo que sucede en pantalla por mucho que sus personajes tengan limitaciones.
 El mundo real y el Oasis están muy bien combinados, por que no salen más de lo necesario, dando el justo protagonismo a las dos tramas. Ninguna de ellas queda eclipsada por la otra y ambas mantienen el tipo en cuánto a interés se refiere.


Además, el sueño húmedo de cualquier aficionado al cine es ver a seres emblemáticos  como Chucky Mazinger Z  reunidos en una misma película, ¿verdad? Pues Steven Spielberg lo hace realidad de forma pasmosa, y avisados estáis, no vais a ver nada igual de creativo en una sala de cine, por lo menos este año. Y oye, que para los no tan antiguos hay también un porrón de referencias a videojuegos y películas de actualidad, pero la palma se la llevan las referencias retro, que nos dan muchos momentazos para el recuerdo. La campaña de marketing tampoco ha sido menos:






Tiene la magia y la clásica diversión del Spielberg de antaño, ese que nos trajo E.T. o los Goonies entre otras, nos cuenta una historia del futuro con los 80´s y 90´s como efectivo telón de fondo, teniendo un ritmo que nunca para y que no da lugar al aburrimiento, donde sus 2 horas y 20 de metraje pasan voladas. Pero lo realmente esencial es que tiene ese sentimiento de la aventura para que el espectador se deje sumergir con gusto en esta desenfrenada montaña rusa que es ``Ready Player One´´ y que no simplemente sea una pasarela de referencias para el espectador. Es un blockbuster hecho con cariño a la cultura pop, un canto al frikismo que tiene corazón y, lo más importante y aunque obvio, un mensaje muy relevante en estos tiempos en los que la tecnología está en todas partes y los videojuegos están al nivel visual y narrativo de una película.



Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en una sala de cine, que me olvidaba de juzgar la película y simplemente me dejaba llevar asombrado por lo que Spielberg y compañía nos querían contar. En estos tiempos en los que creemos que todo está inventado, él nos presenta una propuesta fresca e innovadora, a partir de algo tan simple como la nostalgia. Desde Avatar que no me quedaba tan pasmado viendo la pantalla ante el espectáculo visual de una película. 

El soundtrack queda que ni pintado para la película, y acompañando a ciertas secuencias hasta el nivel de ponerte los pelos de punta, y aunque echemos de menos a John Williams, músico consolidado en la filmografía del rey Midas, Alan Silvestri nos trae unas muy correctas partituras, algunas que no tienen nada que envidiar a las del compositor de la saga Star Wars. Además, los temas ochenteros y noventeros hacen la película incluso más llevadera aún y no vas a parar de mover el pie si eres de aquella maravillosa época, llenando tu cuerpo enteramente de adrenalina.



LO NEUTRO:

Qué está enfocada a un público que, por narices, tiene que entender de la cultura pop de los videojuegos y del cine, y aunque los que no sean conocedores de la cultura pop van a disfrutarla igual, no lo van a hacer tanto cómo alguien conocedor de esta.

Lo comentado anteriormente sobre la escasa profundidad de los personajes.



En resumen, ``Ready Player One´´ es un peliculón, la película ``easter egg´´ definitiva y con el Spielberg más divertido, espectacular y entrañable de los últimos años. Sí, puede que me pueda la nostalgia de ver ciertas referencias, o el hecho de ver una película cómo las de antaño... pero eso es lo bueno: es cine hecho desde el corazón, no únicamente por el dinero de las masas, en él que Spielberg ha puesto su corazón y alma porque esta película es un homenaje a su propio cine, al que le ha hecho grande, además de a los elementos de los que él mismo se declara amante. Porque el director demuestra que es un friki de primera categoría, en una película que es puro disfrute geek que no suelta el acelerador hasta el final y que nos devuelve al Steven Spielberg de antes, ese que todavía permanece dispuesto a no levantarse de su trono que lo consagra como uno de los mejores directores de la historia. Alejarse del mundo real durante poco más de dos horas, evadid vuestros problemas y disfrutad como si fueseis niños de 12 años. Es más, ¿A quién no puede gustarle ver un Delorean correr de nuevo? Ay, Spielberg, no por nada te llaman rey Midas...



PD: ¡EL PUTO CHUCKY!

Nota final: 9,5 sobre 10



Si ya la habéis visto, decirnos en los comentarios que os ha parecido ¡que no mordemos y nos encanta leer las opiniones de nuestros lectores! Si os ha gustado esta crítica, hacernos el favor de apoyarla compartiéndola con vuestros amigos en redes sociales y demás bestias, y siguiendo el blog, donde subiremos contenido muy similar a este. Con todo esto, ¡un saludo y hasta pronto!

martes, 27 de marzo de 2018

HOME VIDEO CRITICS: EL SACRIFICIO DE UN CIERVO SAGRADO



  • Título original: The Killing of a Sacred Deer
  • Año: 2017
  • Duración: 121 minutos
  • Dirección: Yorgos Lanthimos
  • Guión: Yorgos Lanthimos, Efthymis Filippou
  • Fotografía: Thimios Bakatatakis
  • Reparto: Colin Farrell, Nicole Kidman, Barry Keoghan, Raffey Cassidy, Sunny Suljic, Alicia Silverstone, Bill Camp
  • Productora: Coproducción Reino Unido-Irlanda-Estados Unidos; Element Pictures / Film4 / New Sparta Films. Distribuida por A24
  • Género: Thriller. Drama. Thriller psicológico. Sobrenatural
  • Sinopsis: Steven es un eminente cirujano casado con Anna, una respetada oftalmóloga. Viven felices junto a sus dos hijos, Kim y Bob. Cuando Steven entabla amistad con Martin, un chico de dieciséis años huérfano de padre, a quien decide proteger, los acontecimientos dan un giro siniestro. Steven tendrá que escoger entre cometer un impactante sacrificio o arriesgarse a perderlo todo.


Rescatamos del baúl de las secciones abandonadas a Home Video Critics, donde reseñamos películas recientemente sacadas en formato DVD, Blu-Ray o en VOD.

Alejado de lo que critico normalmente en el blog, hoy es el turno de la inclasificable nueva cinta del director griego Yorgos Lanthimos, alguien que será desconocido para los que no sean seguidores del cine de autor (aunque hay gratas sorpresas, normalmente soy detractor de este tipo de cine, pero también depende de mis gustos y de mi perspectiva de la palabra ``gafapasta´´): El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado, una película no apta para todo tipo de público y muy difícil de digerir. Yo, pese a haber pasado muchísimas experiencias cinematográficas, muy diferentes entre sí unas de otras, sigo sin saber explicar razonablemente que demonios he visto en pantalla. 



Lanthimos (autor de cintas como Canino o Langosta, también con Colin Farrell), ya conocido por tener el sello atípico y extravagante en su filmografía, nos proporciona una película que nos provoca un nudo en la garganta constante durante las angustiosas dos horas de metraje que dura. La primera escena ya es toda una declaración de intenciones para saber si esta película es para ti o no: una operación a corazón abierto en un primer plano apabullante acompañada de una intrigante partitura de violines a todo volumen. Ya con esa escena nos damos cuenta de que estamos a punto de ser diseccionados como público y que al terminar de ver esta película no vamos a salir nada indiferentes.



Este malestar continuo se debe a una terrorífica atmósfera creada por el excelente trabajo de fotografía que convierte a la cámara en un espectador más de la historia. Pero un espectador muy ausente de lo que está sucediendo: ya que toda la cinta se compone de planos rígidos, alejados de los personajes, donde los únicos movimientos de cámara son un simple zoom hacia adelante o hacia atrás y algunos travellings hacia los personajes. Sin duda, aporta sin mucho despliegue técnico una estética fresca al filme, acorde con la frialdad que el director griego nos quiere mostrar.

Este gélido sacrificio es debido también a las notables actuaciones de su elenco, uno de los pilares de la película, todos ellos en unos robotizados papeles. Todos tienen la función de sonar excesivamente formales, pausados e incluso inexpresivos en varios momentos, ya que pretenden transmitir una impostada tranquilidad que va rompiéndose conforme van sucediendo los acontecimientos. Sorprende que la efectiva pareja protagonista (Farrell y Kidman) se hayan querido incluir en este tipo de obras, destacando al joven y misterioso Barry Keoghan, que sin muchas florituras logra atraernos en su terrorífico papel de adolescente no tan ingenuo como parece. La incómoda formalidad de los personajes que ha construido Lanthimos crisparán los nervios a más de uno, acompañado por un guión de ritmo lento pero muy adecuado que consigue la complicada función de entretener e intrigar todo el transcurso de la cinta, con un crecimiento de la tensión constante y con diversas metáforas y alusiones a la mitología griega saliendo más o menos airoso, con diálogos dignos de cualquier obra teatral, algunos rozando el brillante límite entre el absurdo y la lucidez narrativa. 


Y es que ``El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado´´ es un torbellino de sensaciones. Todos sus alicientes (también resaltar la curiosa banda sonora, siendo esta la principal causante de la tensión que nos causa el filme, aunque en varios momentos me resultó atronadora) nos hacen sentir una experiencia muy gratificante: pasando de la frialdad/ extrañeza a la impotencia y desesperación, pasando por la agresividad y el temor que sentiríamos todos en esa terrible situación, resultando una efectiva tesis del comportamiento del ser humano en situaciones límite, como por ejemplo, la del miedo a la pérdida, pero a su vez resulta una fascinante (y negrísima) sátira sobre la sociedad que nos rodea y su principal objetivo es la típica familia edulcorada y forzada a más no poder, abordando muchos temas cotidianos y tabú (como la pubertad en los jóvenes, tratada también con total frialdad) en un juego en el que no queda títere con cabeza. Pero tristemente, este torbellino da tantas vueltas que finalmente se marea y acaba vomitando: ya que las mayores sensaciones que sentimos a lo largo de la película son las de la incomodidad y el desconcierto. 



El surrealismo y la tragedia greca que empapan el filme parecen ser una mera excusa para dejar agujeros en la historia, y encima de los grandes. Tenemos que pasar por alto demasiadas cosas que el director nos muestra en pantalla como si todos los espectadores fuésemos conocedores de la tragedia en la que está inspirada (el mito de la caverna de Platón) y amantes del teatro trágico y surrealista, dándole un contexto interesante a la historia pero el cuál resulta atropellado dejando preguntas ya no sin respuesta, si no totalmente de lado. Si es cierto que al leer el relato en el se inspiró Lanthimos después del previo visionado del filme si que encaja todo, y me parece genial que en estos últimos años en los que predomina el cine ligero en el que se nos dan todas las malditas respuestas masticadas por fin se de un golpe en la mesa, que hacen mucha falta, dando pie a numerosos debates después de su visionado.

Difícil de explicar sin caer en spoilers, al terminar el visionado he sentido que visto una sorprendente pero pretenciosa propuesta que aunque logra impactar durante casi toda la totalidad de su metraje, esto no logra contrarrestar la falta de lógica y coherencia argumental que nos intentan esconder bajo una tragedia sobrenatural, dejándonos con una intriga que estábamos sintiendo a lo largo los 120 minutos que dura y que finalmente no ha sido saciada del todo. Aun así, los espectadores con mente abierta y amantes del cine de autor (un cine en que normalmente pasan estas cosas, dando pie a numerosas interpretaciones) la pueden disfrutar y mucho, pero también la pueden odiar terriblemente. No hay punto medio. Lanthimos ha hecho la película que él quería, haciendo un aplastante terror psicológico tomando como referencia los mitos de su país y creo que los que de verdad van a saber apreciar esta arriesgada cinta van a ser los filólogos y aficionados al teatro.




El cine es un arte y lo primero que debería hacer una película es causar debate y dejar poso en el espectador, y este filme lo consigue con creces. Pero lamentablemente ``El Sacrificio De Un Ciervo Sagrado´´ tenía todos los ingredientes para ser un peliculón, y se queda a medio camino por culpa de un guión que se toma muchas licencias y que no dota a su historia de veracidad en sus hechos. Aunque considero a Lanthimos un director muy interesante y prometedor, con propuestas raras pero reales, con mensajes muy sutiles, este ciervo ha sido venerado, como dice su título, pero me temo que ha sido en vano. Este animal resulta ser un pobre corderito a punto de entrar al matadero y ser sacrificado por sus vacías intenciones de grandeza, centrado en lo estético y lo más puramente teatral de sus personajes y pasando completamente de lo psicológicamente complejo de su historia. 

Nota Final: 6,5- Interesante/Notable


viernes, 16 de marzo de 2018

CRÍTICAS EN CÁPSULAS I: YO, TONYA, LA FORMA DEL AGUA, EL RITUAL Y THOR RAGNAROK

¡Hola a todos, lectores y plateados! En la entrada de hoy inauguramos una nueva sección titulada Críticas En Cápsulas, donde haremos unas breves reseñas de diversas películas de gran variedad de géneros. Estrenamos está sección con cuatro cintas de actualidad que se encuentran tanto en salas de cine como en plataformas VOD como Netflix. ¡Comencemos!


Yo, Tonya (Craig Gillespie, 2017)

Apabullante biopic de la patinadora profesional Tonya Harding y de su turbio viaje al éxito a cualquier precio. A nivel interpretativo la cinta está a un gran nivel: Margot Robbie está rebosante de carisma como la protagonista de la función (lástima que compitiese en el año de los Oscars más reñido de los últimos tiempos en cuánto a categoría de interpretación femenina se refiere) y está arropada de forma excelente por un efectivo elenco de secundarios, destacando a la sí oscarizada Allison Janey caracterizando a la despreciable madre de la patinadora y al no menos importante Sebastian Stan que pone todo su empeño en su actuación como la pareja de Robbie en el filme. Aunque se sustente de una premisa y una historia real horrible, todo en ella resulta creíble y para sorpresa del espectador, gratamente divertido, gracias en cierto modo a un gran pulso en la narración por parte de su guión y afiladísimos diálogos, casi más que las cuchillas que emplea Tonya para su patinaje. El montaje también ayuda, y mucho: dota a la película de un nervio y un dinamismo visual explosivos que nos recuerda instantáneamente a la narración del mejor Scorsese (Margot Robbie ya rodó con él en la igualmente dinámica El Lobo De Wall Street) Craig Gillespie nos proporciona un gran biopic sin endulzar el personaje de Harding y a su vez una puntiaguda crítica al en ocasiones grave sensacionalismo de los medios. Tonya hace otro triple salto axel, pero esta vez en la gran pantalla. 



La Forma Del Agua (Guillermo Del Toro, 2017)

Pese a parecer una historia típica cuánto menos, Guillermo Del Toro proporciona a este tópico con patas (exceptuando al anfibio, claro está) una magia típica en sus películas para traernos una hermosa y oscura a partes iguales fábula sobre el amor y el ser diferentes. El director mejicano reúne lo mejor del cine de antaño de los años 50, la época en la que está basada el filme, con los filmes modernos y para colmo termina saliendo airoso. Película que sabe a buen cine, hecha con tal amor al séptimo arte que es imposible no caer rendida a sus pies. Su puesta en escena e ingenio visual convierte a la cámara en un anfibio dentro del agua, como si estuviese nadando al lado de los actores y de sus entornos y dota a la película de un estilo estético entrañable. Sally Hawkins como la solitaria Elisa y Michael Shannon como el temible villano de la cinta (un papel que el actor ha hecho miles de veces y siempre borda) son las actuaciones más destacables de la cinta, los dos están excelentes en sus respectivos papeles. Doug Jones nos ofrece una sólida actuación como el hombre anfibio aunque su trabajo se reside mayoritariamente en el inmenso trabajo de maquillaje, y los demás secundarios están muy bien integrados en sus personajes. También se dejan entrever varias críticas a las minorías sociales de aquel entonces y del horrible comportamiento que recibían estas, ya que en cierto modo la cinta es una historia que reivindica a la gente marginal. Sin perversidades ni excesiva delicadeza, en el nuevo trabajo de Del Toro, vemos una versión depurada de sí mismo, sin dejar de lado sus ideales ni sus ``marcas de la casa´´ por decirlo así y haciendo un maravilloso canto de amor al cine como a el mismo le viene en gana.



El Ritual (David Bruckner, 2017)

Aclamada película de terror inglés, que si bien carece de originalidad y de la agilidad del mejor cine de terror, resulta un viaje a los infiernos muy entretenido y con varios destellos curiosos por el desarrollo de la cinta. Con una efectiva (y gélida) ambientación, unas actuaciones más que creíbles de todo su pequeño reparto (destacando a Rafe Spall, intérprete del episodio de Black Mirror: Blanca Navidad) y una potente narración que no decae en sus 94 minutos de metraje, el director David Bruckner nos da de comer algo que ya hemos catado miles de veces, pero contada con tal pulso y efectividad dentro de su intriga y terror que termina siendo una obra sólida pese a ser poco sorprendente. Aunque apoyada en su gran mayoría en sustos rutinarios y algunos giros argumentales, presenta varios ingredientes de thriller que no le sientan nada mal a su ritmo y premisa, aparte de poseer un espléndido trabajo de efectos visuales, unos personajes muy bien construidos y una tensión bien estructurada. ¿El problema? Que el al ser tan tópica y carente de sorpresas el hype le pasa factura. Los fans del terror  esperábamos que por fin vamos a encontrar una buena cinta que haga justicia al cine de horror en estos tiempos de decadencia para estos filmes (por lo menos yo debido a lo que se deja ver en el avance), y nos encontramos con una película básica, un buen ejercicio de género pero que no es para nada como nos lo han pintado los críticos y estancado en algo ya visto no pocas veces.


Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017)

Admitámoslo, esta nueva vuelta a las andadas de Thor no es nada fiel al personaje, es más, se burla de él y de todo lo que le rodea, algo que a los fans más acérrimos no ha sentado nada bien. Pero ¿acaso a Thor le encaja ese tono lúgubre que vimos en Thor: El Mundo Oscuro? Tampoco. Taika Waititi ha hecho suyo al héroe del trueno y ha hecho una desternillante tercera entrega del dios asgardiano en la que vemos a un reparto entregado a la causa del que sobresale un espectacular Chris Hemsworth que, cansado de toda la seriedad de sus cintas anteriores en solitario, saca su vis cómica y nos ofrece de ella sin cesar hasta el fin del filme. También llenan de vitalidad la pantalla Cate Blanchett como la malvada Hela, otra demostración del alto nivel que tiene Marvel en estas últimas películas en el apartado de villanos, además de Mark Ruffalo como Hulk y Tom Hiddleston como Loki, que como el resto del reparto, también han venido a pasárselo bien y eso se nota en el carisma de su personajes. Waititi (autor de comedias tan desternillantes como Lo Que Hacemos En Las Sombras) saca el lado más bufón de cada uno de ellos y eso en varios momentos lastra la cinta: esta última entrega del dios del trueno está carente de épica en varias escenas que si lo necesitaban, esta se ve únicamente en las apabullantes secuencias de acción y en algún momento aislado, pero me apena ver que estamos hablando de una película de Thor en la que se muestra el momento más trágico de su vida y no se haya tenido en cuenta ese punto. No digo que tuviese que haber sido el sumun de la oscuridad, pero un balance de seriedad, épica y comedia a la película le hubiese venido de perlas, y aunque el director neozelandés haya hecho un gran trabajo y la mejor entrega de Thor hasta la fecha (aunque no era un trabajo muy difícil), el exceso de comedia (algunos momentos rozan la vergüenza ajena y se notan que han sido improvisados sobre la marcha) revitaliza e ironiza al superhéroe soso que ha sido Thor en solitario pero a su vez la película pierde mucho huyendo de la mitología del personaje y del dramatismo del que carece la película. Llena de colores y de una gran fuerza visual, ``Thor: Ragnarok´´ es un muy buen trabajo de Marvel que no tiene miedo en caer en la autoparodia, y que consigue ser resultona en cuánto a guión y acción y divertida en casi todo su metraje, pero detrás del humor hay una gran desproporción en el supuesto apocalipsis de Asgard.


¡Y hasta aquí la entrada de hoy! Espero que os haya gustado esta nueva sección, y en este caso apoyéis las reseñas (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y me contéis vuestra opinión sobre cualquiera de estas cuatro películas sin ningún tipo de vergüenza. Y recordar que si no las habéis visto ¡debéis darle vuestro respectivo voto de confianza! Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos leeremos!