Translate

domingo, 16 de junio de 2019

¿EN SERIO? NO, EN SERIE: CHERNOBYL, DOOM PATROL, BLACK MIRROR, BARRY

¡Hola a todos! Supongo que apenas habréis notado mi ausencia por aquí desde hace más de mes, pero bueno, me ha entrado el gusanillo de escribir y hay que aprovechar el tiempo libre. En esta nueva entrega de esta sección he variado un poco el algoritmo, y en vez de reseñar una serie en esta ocasión no voy a reseñar ni dos ni tres, sino cuatro. Dicho esto, comencemos.

Chernobyl (HBO)



Qué os voy a decir de esta miniserie que no se haya dicho ya, y seguro mil veces mejor escrito que lo que voy a poner. El producto televisivo mejor valorado de la historia en la plataforma cinéfila IMDB. Los que no la hayáis visto todavía habréis tenido que pasar unas semanas agotadoras en las redes sociales. Pero es que joder, todas las alabanzas que ha recibido son ciertas, e incluso se puede decir que se quedan cortas. 5 episodios hipnotizantes plagados de tensión constante, tragedias, catástrofes y realismo puro y duro, que a su vez funcionan perfectamente como estudio de la naturaleza humana y del orgullo, estupidez y política que provocaron ese infierno. Todos los actores están magníficos y la ambientación y estética no se quedan atrás. Pues eso. De lo mejor que he visto últimamente en televisión, una de las mejores miniseries de la historia. 


Doom Patrol (DC Universe)



Mientras tanto, el universo dceíta sigue avanzando a pasos agigantados gracias a propuestas frescas (y sin la mano de ningún ejecutivo de por medio), tanto en cine como en televisión, y tras la alegría comiquera que supuso la primera temporada de ´Titans´ nos llega esta pedazo de bizarrada en la que no damos crédito de tener a actores de renombre como Matt Bomer, Timothy Dalton, Brendan Fraser o Alan Tudyk sacando su faceta más excéntrica a la luz. 15 episodios divertidísimos en los que presenciamos desde portales interdimensionales dentro del ano de un burro hasta cucarachas gigantes provocando el caos, pasando por roturas de la cuarta pared y referencias frikis a tutiplén. Pero nada, mientras Warner tenga las riendas de DC parece que no podemos tener nada bueno del todo, y ahora esta locura está bajo el riesgo de ser cancelada. Para algo original y fresco que tenemos, dejadnos disfrutarlo. 



Black Mirror, Temporada 5 (Netflix)



No, no me ha parecido una decepción tan rotunda como a muchos de vosotros, aunque sí que es de lejos la peor de la serie. Pese a que el espíritu creativo de Brooker es inagotable, ninguno de los tres episodios de esta nueva tanda alcanzan la excelencia que sí tuvieron las anteriores, en mayor o menor medida, pero es que en algún momento tenía que ocurrir esto. Y aun así, se sigue manteniendo como una de las series más imprevisibles y estimulantes de la actualidad. ´Striking Vipers´ es sin dudarlo el mejor de estos nuevos episodios: una fascinante reflexión de la masculinidad retraída, así como una exploración de la sexualidad y el amor, sin olvidar el factor de crítica tecnológica como es en este caso al sector de los videojuegos. Luego viene ´Añicos´ que es correcto sin más, un thriller de manual con una trama bastante manida y una crítica social que está planteada de manera bastante vaga, pero que consigue salvarse de la quema por su buen manejo de la tensión y la convincente actuación de su protagonista. Y con ´Rachel, Jack and Ashley Too´ llegó la polémica, pero a mí me ha gustado mucho. Brooker explora nuevos senderos con una fusión de una aventura familiar al más puro estilo Amblin y una retorcida crítica a la fama que pone el toque blackmirroriano. Son muchas ideas convergiendo al mismo tiempo, pero cuando se anima, es una experiencia gratamente interesante. El riesgo de su propuesta y la variación de tonos tal vez ha causado esa gran división de opiniones. Aunque no esté a la altura de los mejores días de su serie, Brooker ha firmado la que es su temporada más optimista hasta la fecha, algo extraño tras lo visto con el paso de los episodios, pero he de admitir que ha salido totalmente airoso pese a los riesgos que ha tomado. Ya por eso habría que reivindicarla.


Barry (HBO)



Es que de verdad que lo de este canal es para rendirse a sus pies. Todo lo que sacan es excelente o como mínimo notable, y esta no iba a ser menos. Una comedia negra que desde ya es una de las series con las que más me he reído en los últimos años en la que Bill Hader se pone delante y detrás de las cámaras para presentarnos lo mejor de sí mismo, tanto dentro como fuera de la comedia, su habitual registro. Esta sátira al mundo del espectáculo/thriller criminal es pura lucidez que conforme avanzan los episodios se torna más oscura, pero sin perder nunca su ingenio cómico ni sus vibrantes escenas de acción, aunque tampoco esperéis esto último a raudales. Y no quiero contar nada más para el que no la haya visto. Maravilla. La segunda temporada estoy segurísimo que estará en lo mejor de este año en televisión, y no en una posición baja precisamente.  


Y esto ha sido todo, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis esta entrada si os ha gustado (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) y si habéis visto alguna de estas series, me contéis vuestra opinión sin ninguna vergüenza en los comentarios, y si no las habéis visto, ya sabéis, ¡dadle su respectiva oportunidad que para eso está la tele! Y después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme. ¡Nos leemos pronto!

miércoles, 1 de mayo de 2019

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: VENGADORES: ENDGAME (*****)



  • Título originalAvengers: Endgame
  • Año2019
  • Duración: 181 min.
  • País: Estados Unidos
  • DirecciónAnthony Russo,  Joe Russo
  • GuiónChristopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Jim Starlin. Personajes: Stan Lee, Jack Kirby)
  • MúsicaAlan Silvestri
  • FotografíaTrent Opaloch
  • RepartoRobert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Don Cheadle, Paul Rudd, Brie Larson, Karen Gillan, Josh Brolin, Benedict Cumberbatch, Chadwick Boseman, Tom Holland, Zoe Saldana,  Evangeline Lilly, Tessa Thompson, René Russo, Elizabeth Olsen, Anthony Mackie, Sebastian Stan, Tom Hiddleston, Danai Gurira,  Benedict Wong, Pom Klementieff, Dave Bautista, Letitia Wright, John Slattery, Tilda Swinton, Jon Favreau, Hayley Atwell, Natalie Portman, Marisa Tomei, Taika Waititi, Angela Bassett, Michelle Pfeiffer, Michael Douglas, William Hurt, Cobie Smulders,Sean Gunn, Winston Duke, Linda Cardellini, Maximiliano Hernández,  Frank Grillo, Hiroyuki Sanada, Tom Vaughan-Lawlor, James D'Arcy, Jacob Batalon, Vin Diesel, Bradley Cooper, Gwyneth Paltrow, Robert Redford, Chris Pratt, Samuel L. Jackson, Alexandra Rachael Rabe, Ross Marquand, Joe Russo, Emma Fuhrmann, Michael James Shaw, Terry Notary, Yvette Nicole Brown, Callan Mulvey, Taylor Patterson, Ken Jeong, Ty Simpkins, Stan Lee
  • ProductoraMarvel Studios
  • GéneroCiencia ficción. Fantástico. Acción | Superhéroes. Viajes en el tiempo. Cómic. Marvel Comics. Secuela
  • SinopsisDespués de los eventos devastadores de 'Avengers: Infinity War', el universo está en ruinas debido a las acciones de Thanos, el Titán Loco. Con la ayuda de los aliados que quedaron, los Vengadores deberán reunirse una vez más para intentar deshacer sus acciones y restaurar el orden en el universo de una vez por todas, sin importar cuáles son las consecuencias... Cuarta y última entrega de la saga ´Vengadores´. 

Voy a empezar esta crítica comentando lo difícil que es criticar esta película sin spoilers, ya que cualquier cosa que diga u insinúe de su trama puede serlo. Así que no me matéis si veis la crítica un poco escueta en algunos apartados, porque esta película contiene tantas cosas en sus orgásmicas tres horas de duración que no quiero arruinaros nada de la experiencia a los que aún no la habéis podido ver. Dicho esto, comencemos.

Hace 1 año se estrenó la que sería la película más ambiciosa de todo el MCU hasta ahora (´Infinity War´), la cual por fin trataría una trama que llevaba abierta desde los comienzos de este universo como es La Guerra por las Gemas del Infinito comenzada por Thanos. Y es que cuando la vimos todos nos quedamos de piedra por el manejo que tuvieron los hermanos con una infinidad de personajes importantes. Tras el estado de shock en el que acabaron los marvelitas tras dicho filme, parecía prácticamente imposible superar o volver a alcanzar aquella intensidad y emoción constante de la epopeya superheróica de los hermanos Russo. Pero el dúo de directores nunca para de ponerse retos. Y es que en este juego final nos trae un espectáculo que nadie ni por asomo puede siquiera imaginarse. Conforme van pasando los minutos de los 181 que dura esta cuarta y (aparentemente) última película de los Vengadores nos llevan en una montaña rusa que a pesar de no tener un ritmo tan frenético como su antecesora, nunca para y nos hace sentir multitud de emociones. Que es una maravilla, vaya.



Empecemos con la dirección de los Russo. Esta se adapta perfectamente a la escena que trata en pantalla, pasando de unos planos más propios de lo minimalista en lo dramático (muy alejados del cine mainstream) a otros segmentos que parecen cuadros o incluso viñetas trasladadas a la gran pantalla, buscando siempre el mayor grado de espectacularidad posible. Una dirección muy sorprendente (como ya pudimos ver o intuir en el resto de sus películas para la factoría) para el tipo de cine que tratan. Por poner un ejemplo tenemos el plano final, alejado de toda épica o espectacularidad, que me ha resultado de lo más atípico que vais a ver en el terreno superhéroes. Un cierre simple, pero cargado de una belleza que os va a hacer llorar o en caso de revisionado (yo lo estoy deseando) os volverá a tocar la fibra. Mucho. 

Y aunque soy pésimo reseñando bandas sonoras, el mítico Alan Silvestri vuelve a deleitarnos con una BSO que pone los pelos de punta. Si bien traernos una banda sonora al nivel de su pasado trabajo en la tercera entrega de la saga era una tarea díficil, nos sorprende con temas compuestos para diversos personajes y situaciones que ponen los pelos de punta. Y bueno, escuchar el tema de los Vengadores una vez más nunca falla, piel de gallina y ojos vidriosos. 



Y ahora sigamos con lo que ha sido lo más juzgado y a la vez lo más alabado del film: la estructura de la película, que a mí me ha parecido de lo más compensada, teniendo repartidos los tiempos y tramas de forma excelente. Con una primera hora (la cual no entiendo porque es tan criticada por algunas personas) que nos presenta un mundo devastado tras el chasquido, centrándose más en el desarrollo de los personajes con los que hemos pasado por tanto a lo largo de estos 11 años de universo. Con un ritmo pausado (que no aburrido, ojo, no paran de suceder cosas) necesario, este tramo inicial, el cual es muy intenso dramáticamente y no exento de sorpresas, sienta con calma todas las cartas que se irán jugando sin cesar en las frenéticas dos horas siguientes que no harán sentir multitud de emociones, que van desde la risa (con momentos muy graciosos, a pesar de que haya gente a la que el humor pueda hacérsele bola) hasta el llanto (preparad pañuelos porque hay momentos muy pero que muy emotivos), pasando por la nostalgia.



Y después de esta calma, llega la divertidísima segunda hora, plagada de (por momentos tragi)comedia pero sin abandonar nunca el drama. Una completa sorpresa, en serio, por muchas teorías u spoilers que veáis, no vais a creer lo que vais a ver en pantalla. Una sucesión de homenajes y momentazos que os va a hacer levantaros del asiento y aplaudir sin parar. No cuento más, un nerdgasmo simplemente excepcional. 



Y el colofón que supone la última hora es algo que llega a niveles de grandes sagas como ´El Señor de los Anillos´ y ´Star Wars´. Así de grande es. Este tramo final es una completa locura para el fan de Marvel. Si en el anterior tramo he dicho que vais a aplaudir, aquí os van a sangrar las manos de hacerlo. Épico es la única palabra que se me ocurre para describir este tramo. El anterior ya me pareció un fanservice continuo, pero es que lo de este clímax final directamente es una sobredosis. Y cuando termina este cúmulo de épica tenemos aún una emocional despedida que cierra a la perfección todas las tramas mientras es capaz de sacar lagrimones al espectador asistente. Si el final del anterior filme nos enterró emocionalmente aquí recibimos dos tazas de aquello.

Ya que hemos entrado en el terreno personajes, me parece que la película cierra de forma excelente arcos que llevaban abiertos desde comienzos del universo y hace justicia a personajes que merecían una despedida a su altura. Todos tienen sus momentos por igual, las nuevas incorporaciones y secundarios tienen tiempo de sobra para lucirse mientras que los veteranos de este universo son los que gozan de más minutos de gloria. Y es que aquí las actuaciones están más acertadas que nunca, sin necesidad de que ningún miembro del reparto eclipse a otro teniendo un cast tan enorme como este. Después de tres horas, llegamos al final con una conexión increíble con cada héroe, gracias sobre todo a que aquí vemos a nuestros héroes más humanos que en ninguna otra película de la factoría. A partir de ese momento, pueden aparecer apenas unos segundos como ya hacían en ´Infinity War´, pues no necesitan más para provocar la máxima emoción en el público. Menciones especiales a un Robert Downey Jr. sublime encarnando al Tony Stark más humano posible, a Chris Evans y Karen Gillan ofreciéndonos sus mejores actuaciones en los respectivos papeles de Steve Rogers y Nebula y al regreso de la dupla Hawkeye/Black Widow compuesta por Jeremy Renner y Scarlett Johansson que nos ofrece algunos de los mejores momentos de la cinta. Aunque también son dignos de mención dos de los diversos alivios cómicos de la trama (Chris Hemsworth con un Thor desmitificado por completo y a su vez modo Ragnarok total mientras que Paul Rudd ofrece lo mejor de sí mismo con su Ant-Man) y a un Thanos más contenido ya que mientras que ´Infinity War´ era su película, este juego final es sobre los héroes en su totalidad. Aun así, el personaje de Josh Brolin sigue siendo una grave amenaza para nuestros héroes. No en vano es uno de los mejores villanos de la historia del cine. 



Y es que no quiero ponerme moñas, pero yo recuerdo ver la primera Iron Man, la que lo empezó todo, en el cine en 2008. Con el paso de los años yo he crecido y madurado con estas historias, con sus películas y sus personajes. Y puede que este sea solo el fin de una era, pero aquí decimos adiós a una parte de nosotros que nunca se irá, por lo menos, de la mente de un servidor. Porque este universo, lo quieras o no ya es parte de la memoria popular, ha hecho historia, y con el paso de los años esta maravillosa saga se colocará en el mismo lugar que franquicias como ´Star Wars´. 22 películas, algunas mejores y otras peores, pero todas eran Marvel. Y a lo mejor no estoy siendo objetivo, sí, es cierto que se toman decisiones que no van a ser para todos los paladares (sobre todo relacionadas con la evolución de ciertos personajes) o que su guión puede tener diversos agujeros o conveniencias. Pero Endgame es un acontecimiento irrepetible, de una envergadura y ambición que dudo que vuelva a verse en este universo, la culminación de horas y horas de disfrute en menor o mayor medida en la que cierran una etapa para dar paso a otra no menos prometedora. A partir de aquí nada será igual y tendremos que ir con la mente abierta a lo nuevo que nos traigan, sin comparar con lo antiguo. Poner la mente en blanco, sin expectativas, como cuando fuimos a ver aquella ´Iron Man´ hace ya 11 años. Porque yo no me pienso bajar de este tren, seguiré creciendo con este estudio aunque el tiempo y los personajes pasen. 



Ahora mismo solo puedo decir: gracias por todo, Marvel. Un gran cierre y también una magnífica película incomparable con el resto de filmes de este universo, que se consagra como una de las mejores adaptaciones comiqueras de todos los tiempos (por no decir la mejor) y uno de los mayores eventos cinematográficos de la historia. Una propuesta diferente muy alejada de sus predecesoras, que pone la guinda final a esta etapa de su cuidadísimo universo (que no de la fase tres). En resumen, no vamos a ver un evento tan épico, emotivo y divertido en cine en mucho tiempo. Sencillamente una obra maestra del género.



Fuera del filme, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre el film sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no lo habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad. Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme. ¡Nos leemos pronto!

martes, 23 de abril de 2019

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: ¡SHAZAM! (****1/2)



  • Título originalShazam!
  • Año2019
  • Duración:132 min.
  • País: Estados Unidos
  • DirecciónDavid F. Sandberg
  • Guión: Henry Gayden, C.C. Beck, Bill Parker (Historia: Henry Gayden, Darren Lemke)
  • MúsicaBenjamin Wallfisch
  • FotografíaMaxime Alexandre
  • RepartoZachary Levi,  Asher Angel,  Jack Dylan Grazer,  Mark Strong,  Grace Fulton, David J. MacNeil,  Michelle Borth,  Djimon Hounsou,  Adam Brody,  Ross Butler, Natalia Safran,  Marta Milans,  D.J. Cotrona,  Ian Chen,  Cassandra Ebner, Cooper Andrews,  Faithe Herman,  Caroline Korycki,  David Kohlsmith,  Ava Preston, Lovina Yavari,  Andi Osho,  Cyndy Day,  Angelica Lisk-Hann,  Stephannie Hawkins, Evan Marsh,  Lotta Losten,  Carson MacCormac
  • ProductoraWarner Bros. / DC Entertainment / DC Comics / New Line Cinema
  • GéneroFantástico. Comedia. Ciencia ficción. Acción. Superhéroes. Cómic
  • SinopsisTodos llevamos un superhéroe dentro, solo se necesita un poco de magia para sacarlo a la luz. Cuando Billy Batson (Angel), un chaval de acogida de 14 años que ha crecido en las calles, grita la palabra 'SHAZAM!', se convierte en el Superhéroe adulto Shazam (Levi), por cortesía de un antiguo mago. Dentro de un cuerpo musculoso y divino, Shazam esconde un corazón de niño. Pero lo mejor es que en esta versión de adulto consigue realizar todo lo que le gustaría hacer a cualquier adolescente con superpoderes: ¡Divertirse con ellos! ¿Volar? ¿Tener visión de rayos X? ¿Disparar un rayo con las manos? ¿Saltarse el examen de sociales? Shazam va a poner a prueba los límites de sus habilidades con la inconsciencia propia de un niño. Pero necesitará dominar rápidamente esos poderes para luchar contra las letales fuerzas del mal que controla el Dr. Thaddeus Sivana (Strong). 

Sí. Sé lo que varios de vosotros estáis pensado. Otra crítica de una cinta basada en un cómic. Y pese a que muchos de vosotros tal vez sintáis una fatiga en el cine de superhéroes actual, con estrenos del género dominando constantemente la cartelera, más aun este mes de abril en el que tenemos esta Shazam que hoy nos ocupa y la esperadísima (sobre todo por un servidor) conclusión de la saga Vengadores (´Endgame´). Este desinterés se iba palpando desde hace unos cuantos años en el Universo Cinematográfico de DC, el cual desde su creación en 2013 ha intentado cogerle carrerilla a Marvel, factoría que lleva casi 11 años haciendo filmes, apresurando la construcción de su amplio mundo y dando lugar a diversas decepciones como ´Escuadrón Suicida´ o ´La Liga de La Justicia´. Pero no estamos aquí para hablar otra vez de lo mal planteado que está el DCEU desde su inicio, eso es cosa aparte y que poco a poco el público está olvidando gracias a las alegrías comiqueras que nos ha dado estos últimos años como son ´Wonder Woman´, ´Aquaman´ y esta nueva propuesta de David F. Sandberg dispuesta a aportar su granito de arena para hacerle subir puestos en el imaginario colectivo a base de gamberrismo juvenil, toques de aventura rollo Amblin y mucho heroicismo. 



Alejándose del tono oscuro impuesto por Snyder que ya se estaba asociando a todo lo que la franquicia sacase, esta historia de orígenes que funciona como si de una mezcla de la ´Big´ protagonizada por Tom Hanks y el Superman de Richard Donner se tratase, su director (cuyos anteriores trabajos han sido en el género de terror, como ya sucedió con James Wan en la anterior cinta de la factoría) demuestra que el material que tiene entre manos es puro cómic y sobre todo, con un regusto ochentero (y navideño, además) que le viene de perlas. Todo el atuendo de su infantil héroe resulta tan ´retro´ que perfectamente podría haber aparecido en la serie televisiva de Batman de los 60's, por no hablar de lo mucho que nos remiten las relaciones de amistad entre los carismáticos niños y las aventuras que estos viven a clásicos como ´Los Gonnies´. esta sensación de curiosidad, aventura y amistad que invade constantemente en los chavales, mezclada con el drama de que los grandes dones no son gratuitos e implican una gran responsabilidad, es atrapada a la perfección en el guion de Henry Gayden, el cual también está plagado de referencias a la cultura pop y en su gran mayoría al mismo universo dceíta. Mención especial a los acompañantes del villano encarnado por Mark Strong en la ficción (nada más y nada menos que los siete pecados capitales) en los que Sandberg pone gran mimo visualmente y nos muestra la excelente mano que tiene con las escenas terroríficas, resultando incluso unos monstruos dignos de salir en una cinta del Joe Dante de antaño. El autor de ´Annabelle: Creation´ no renuncia a lo que mejor se le da y le aporta a su ´¡Shazam!´ aquellos maravillosos toques de terror que contenía el cine infantil de los 70's-80's, con filmes como ´Gremlins´.



Ya puestos a hablar del malo de la historia, Strong está más que notable encarnando al Doctor Shivanna, que sin resultar un personaje excesivamente memorable se las apaña para suponer una amenaza contundente para nuestro héroe con además una motivación de peso (lo más importante en un antagonista), pero ahora pasemos a hablar de la otra cara de la moneda, la que está obligada a cargar con la cinta a sus hombros. Y es que el tándem Asher Angel/Zachary Levi está fantástico encarnado al protagonista, a la parte joven y heróica respectivamente. mientras que Angel tiene menos minutos en pantalla pero nos ofrece una actuación gamberra y entrañable, cuando Levi saca su vis cómica a la luz el film no hace más que subir. No teme a caer en la comedia más absurda y simple, entrando de lleno en ese adolescente con sus buenos y sus malos momentos, lo que lo hace aún más divertido cuando esa montaña de músculos sigue siendo un niño y reacciona como tal. Después de verlo en pantalla me resulta imposible ver a otro intérprete encarnando a su personaje. Él es Shazam y cuando tanto él como Billy hacen dupla con el fantástico Jack Dylan Grazer forman una química explosiva. Nunca se siente que dejen de ser solo dos niños jugando a ser héroes, cada secuencia de ellos intentando descubrir los poderes que puede tener y sus posteriores pruebas son como cuando éramos pequeños y abríamos nuestro regalo de navidad, intentando averiguar como utilizarlo para usarlo de inmediato. Es inevitable no empatizar o estallar de la risa con ellos y aunque no lo parezca, los otros miembros del reparto también tienen los suficientes momentos de gloria como para resultar carismáticos y efectivos en sus papeles.



Y como no, lo último que me toca reseñar (siempre lo dejo para el final en este género) es la acción. Esta resulta trepidante, colorida y dirigida con mucho estilo: las escenas heróicas se van esparciendo de forma orgánica por sus dos horas de duración y no resultan excesivas en cuanto a CGI se refiere. En resumen, otro punto más a favor de este acierto rotundo de DC. Es una alegría enorme para mí ver que por fin la factoría tiene un rumbo claro al respecto y espero que continúen por este sendero de dar el tono adecuado a cada superhéroe, además de tomarse los proyectos con calma y dándoles el tiempo necesario, lo que les está dando tan buenos frutos últimamente.



Vamos, que esta ´¡Shazam!´ ha provocado el efecto causa de su héroe en mí, pero a la inversa. Me convirtió en un niño que durante poco más de dos horas no paraba de sonreír de oreja a oreja ante la sutil nostalgia que rebosa su propuesta, las conmovedoras secuencias de amistad, los divertidísimos gags y los alucinantes poderes que poseía el protagonista de lo que estaba presenciando en pantalla, el cual hereda el camino que ya le abrieron la Mujer Maravilla y Aquaman dentro de este universo dando brillo al panorama, reemplazando la oscuridad y transcendencia de los diversos superhéroes de la franquicia por frescura y mucha diversión. No es que invente la rueda, pero se echaba en falta algo tan irreverente y desacomplejado por estos lares. Ah, y necesito urgentemente una secuela.



Fuera del filme, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre el film sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no lo habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad. Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme. ¡Nos leemos pronto!

domingo, 31 de marzo de 2019

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: CAPITANA MARVEL



  • Título originalCaptain Marvel
  • Año2019
  • Duración125 min.
  • PaísEstados Unidos
  • DirecciónAnna Boden, Ryan Fleck
  • GuiónAnna Boden, Ryan Fleck, Geneva Robertson-Dworet (Cómic: Gene Colan, Roy Thomas. Historia: Nicole Perlman, Meg LeFauve, Anna Boden, Ryan Fleck, Geneva Robertson-Dworet)
  • MúsicaPinar Toprak
  • FotografíaBen Davis
  • RepartoBrie Larson,  Samuel L. Jackson,  Jude Law,  Ben Mendelsohn,  Gemma Chan, Annette Bening,  Lee Pace,  Mckenna Grace,  Clark Gregg,  Djimon Hounsou, Kenneth Mitchell,  Lashana Lynch,  Rune Temte,  Damon O'Daniel,  Colin Ford, Algenis Perez Soto,  Robert Kazinsky,  Chuku Modu,  Matthew Maher, Stephen A. Chang,  Pete Ploszek,  Mark Daugherty,  Vik Sahay,  London Fuller, Diana Toshiko,  Matthew Bellows,  Richard Zeringue,  Barry Curtis,  Nelson Franklin, Patrick Brennan,  Patrick Gallagher,  Connor Ryan,  Duane Henry,  Ana Ayora, Stanley Wong,  Don Cheadle,  Scarlett Johansson,  Mark Ruffalo,  Chris Evans, Stan Lee
  • ProductoraMarvel Studios
  • GéneroFantástico. Acción. Aventuras. Ciencia ficción. Superhéroes. Cómic
  • SinopsisLa historia sigue a Carol Danvers mientras se convierte en uno de los héroes más poderosos del universo, cuando la Tierra se encuentra atrapada en medio de una guerra galáctica entre dos razas alienígenas. Situada en los años 90, ´Capitana Marvel´ es una historia nueva de un período de tiempo nunca antes visto en la historia del Universo Cinematográfico de Marvel.

Pocas películas de la factoría Marvel han soportado tanto el peso de las expectativas como este filme. En primer lugar, esta es la primera película de la compañía sobre una superheroína en solitario, la cual tenía que contentar y enamorar a unos fans poco familiarizados con su historia y a su vez demostrar que era algo más que un aperitivo mientras saciamos la larga espera de ´Vengadores: Endgame´, además de crear un referente superheróico femenino potente en el DCEU. Pero eso no es todo: esta es la primera cinta marvelita que es dirigida por una mujer (Anna Boden) pese a que la acompaña su pareja profesional (Ryan Fleck). El dúo, debutante en el cine y curtido en el teatro, tenía que afrontar un proyecto de grandes proporciones mientras que debía romper con las odiosas e inevitables comparaciones con su exitosa competencia en DC Comics ´Wonder Woman´. Con todo eso sobre los hombros y la oscarizada Brie Larson de cabeza de cartel, Carol Danvers llegó hace unas escasas semanas a los cines. Pero la pregunta es: ¿ha salido airosa de todo lo mencionado anteriormente?



Lejos de ser ninguna maravilla, tengo que decir que sí: ´Capitana Marvel´ consigue sacar buen material (aunque tal vez por momentos uno más insípido de lo esperado) de lo que es una pieza clave en el ambicioso arco argumental del Universo Cinematográfico de Marvel mientras deja lugar a un discurso feminista y una heroína con el suficiente carisma y personalidad como para levantar esta historia de orígenes a la que también le tengo que reprochar lo tópico de su trama. Aunque no estamos para quejarnos, películas comiqueras hay a montones y casi todo está inventado en la gran pantalla, así que era inevitable que los orígenes de esta kree nos recordaran a otras cintas de superhéroes. Larson carga con el peso de la película son asombrosa facilidad, y si bien es cierto que en ciertos tramos se la nota contenida vemos reflejada a Carol en ella gracias la emoción que le insufla al personaje. Pero otra de las bazas con las que juega el filme no podía otra que no fuese Nick Furia. Samuel L. Jackson retoma su enigmático personaje de la forma más cómica posible sin que eso reste efectividad a su personaje, aquí rebosante de carisma. ¿En serio alguien esperaba algo negativo de parte de Furia? Y tampoco puedo decir nada malo de su compañero de viaje (el gato Goose) ni del elenco de secundarios, donde destacan Ben Mendelsohn, que desde ´Star Wars: Rogue One´ y ´Ready Player One´ está acostumbrado a ser un mandamás, Lashana Lynch encarnando de forma efectiva a la compañera de nuestra protagonista, Clark Gregg en una sucesión de apariciones anecdóticas en las que da gusto ver a su personaje rejuvenecido y Jude Law, el cual está en piloto automático pero que cumple en su plano papel.



Y os preguntaréis, ¿hay un villano en esta película que de verdad se sienta como una amenaza para nuestra poderosa Capitana? Siento deciros que no. Pero justo esto es lo que hace que disfrutemos plenamente viendo como se desmelena en las batallas, demostrando así que es uno de los seres más poderosos del Universo Marvel (¿el que más?). Esto se deja ver desde el inicio del filme y poco a poco vemos como el poderío de este va aumentando, desembocando en un tercer acto en el que esta desata todo su poder. La cinta nos deja un enorme hype de cara a ´Endgame´, sobre todo a la futura posibilidad de verla pelear codo con codo con el no menos poderoso dios del trueno Thor o de repartir estopa a Thanos, al cual se le presenta un panorama muy jodido. 



¿Ahora mismo todo parecen virtudes, no? Pues la cinta presenta diversos fallos que la sitúan por debajo del nivel al que nos tenía acostumbrados la factoría. El primero de ellos y el más importante es que el guión en varios momentos presenta lo que ya Deadpool se reprochó así mismo en su propia secuela: la escritura perezosa, algo en lo que han caído también otros films marvelitas. Algunos personajes (como por ejemplo el de la hija del personaje de Lynch) parecen creados casi para decir conveniencias de la trama y así el ritmo de esta fluya. El otro defecto que se le puede reprochar al filme es lo poco que se profundiza el conflicto kree-skrull, el cual tiene un gran potencial que no termina de eclosionar, aunque supongo que se ahondará en él en una futura secuela. Pero que vamos, que esto se contrarresta con la estética noventera que impregna tanto la banda sonora (con temas de Nirvana o No Doubt, por ejemplo) como la ambientación que me pudo por completo. 



En resumen, con ´Capitana Marvel´ no estamos ni de lejos presenciando una de las mejores cintas de Marvel, pero resulta una más que notable antesala para el culmen de la saga Vengadores gracias a una trama simple pero efectiva que sirve a la perfección como vehículo para su poderosa protagonista. Entretenida, con la seriedad justa, además de con unos maravillosos años noventa como telón de fondo y un efectivo (que no efectista) mensaje reivindicativo. Todo correcto.

Valoración Final: 7,5/10



Fuera del filme, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre el film sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no lo habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos leemos pronto!

domingo, 10 de febrero de 2019

CRÍTICAS EN CÁPSULAS IV: EL VICIO DEL PODER, LA FAVORITA, GREEN BOOK, VELVET BUZZSAW, EL REINO

¡Hola a todos y bienvenidos a todos una vez más a Críticas en Cápsulas! En esta cuarta entrega de la sección os traemos cinco cintas de géneros muy variados y opiniones en su mayoría bastante positivas de mi parte. Dicho esto, comencemos con las reseñas en miniatura:

El Vicio del Poder, de Adam McKay



Brutal retrato político sin una pizca de piedad hacia el entorno y los personajes que trata. Vemos como actúa su frío protagonista, la manipulación a la que se sometieron los ciudadanos norteamericanos, los entresijos de la Casa Blanca y las mentiras que contaba el señor Dick Cheney. Christian Bale nos vuelve a deleitar con un recital interpretativo en el que nos sorprende más allá de su impactante cambio físico, y el cual está muy bien arropado por sus convincentes compañeros de reparto (donde destacan caras conocidas como Amy Adams, Steve Carell o Sam Rockwell). La historia es narrada con mano de hierro, cabalgando a medio camino entre la comedia desvergonzada y el biopic de investigación, y también a un ritmo dinámico gracias a su espectacular montaje, el cual resulta una maravillosa mezcla de realidad, documentos reales y algunas locuras narrativas que no sé como explicar. Ha conseguido varios galardones en temporada de premios y seguirá logrando.

Green Book, de Peter Farrelly



Es una de estas historias que ya me sé, pero que siguen funcionando de maravilla. Muy entrañable historia de amistad donde el conocido director de comedia Peter Farrelly se pone serio, con un dúo protagonista soberbio, con un Mahershala Ali espléndido que es carne de premios y un sorprendente Viggo Mortensen que ofrece su faceta más entrañable y a su vez la más ruda, además de una puesta en escena muy cuidada y un mensaje final precioso. Es ese tipo de cine que una vez termina te pones a pensar: ¿por qué el mundo no puede ser así de hermoso? Una road movie canónica que a pesar de las polémicas de su director seguro que también rascará sus galardones en la gala de los Óscar. Sin duda, los merece. 

La Favorita, de Yorgos Lanthimos



La nueva obra de este excéntrico director griego es mi favorita (valga la redundancia) de esta carrera de premios cinematográficos, al igual que mi preferida de lo que llevo visto de la filmografía de su autor. Una sinopsis que promete una comedia dramática de época es en realidad un caballo de troya del propio director hacia el público, que sigue manteniendo sus alocados juegos de cámara (aquí llega un paso más allá, donde juguetea con el ojo de pez), sus incómodas líneas de diálogo, su ácido e incomprendido humor negro y los caricaturescos personajes característicos de su cine. Y eso para los fans de Lanthimos no es inesperado. El trío de actrices compuesto por Emma Stone, Olivia Colman y Rachel Weisz se merece todas las alabanzas posibles, con el cual podemos pasar junto a ellas de la risa al llanto en cuestión de segundos, y haciendo una corta parada por el terror. Si después de todos los galardones no se llevan la famosa estatuilla dorada me voy a cabrear mucho, porque su labor es titánica en lo que para mí es una joya en bruto que no todo el mundo disfrutará por igual. 

Velvet Buzzsaw, de Dan Gilroy



El adelanto de esta nueva propuesta de Netflix prometía toda una fórmula ganadora: el regreso del dúo formado por Gilroy y el famoso Jake Gyllenhaal que tan bien funcionó en la sensacional ´Nightcrawler´ en una nueva crítica social en clave cinematográfica, esta vez sobre arremetiendo contra el frívolo mundo del arte contemporáneo. ¡Y además con tintes de slasher! ¿Qué podría salir mal? Pues con el resultado ya visto, hay más cosas fallidas de lo esperado. Aunque el señor Gyllenhaal nos vuelva a traer un recital actoral encarnando al excéntrico protagonista y el elenco de secundarios esté muy resultón, la cinta no es tan transgresora como prometía, resultando una sátira que funciona a ratos, al igual con sus destellos de cine de terror y truculencia. No obstante, Gilroy nos trae aquí una propuesta muy interesante a la que merece la pena echarle un vistazo, aunque no deje el poso ni tenga la locura (tanto visual como narrativamente hablando) que esta propuesta exigía. Este reverso chungo de ´Zoolander´ resulta bastante entretenido pero a su vez muy desaprovechado. Una pena.

El Reino, de Rodrigo Sorogoyen



Aquí nos ocupa otro excelente retrato de la política actual (en este caso acerca de la situación española) donde Sorogoyen, el cual lleva años arrasando en temporada de premios cinematográficos en España y que este año está nominado al Óscar a mejor cortometraje por su ´Madre´, nos trajo una película muy oportuna y que será recordada mientras dure este sistema político que nos ocupa hoy día. El director madrileño es uno de los mejores directores patrios de los últimos años, y si me apuráis uno de los mejores autores del thriller reciente. Esto es nuevamente confirmado con este filme, el cual no te suelta ni un solo segundo, con un ritmo ágil y un brío visual impecable (con planos secuencia desde atrás del protagonista y propuestas creativas con la cámara excelentes), además de sus vibrantes actuaciones donde todos y cada uno de los miembros del reparto están soberbios (aunque Antonio de la Torre se lleva la corona, está desatado) y una música en un tono agobiante y acelerado como el propio protagonista. Es increíble como se han llevado un relato sobre política a su terreno, al del thriller, sin perder ni un ápice de verosimilitud. Da mucho que pensar sobre la sociedad de hoy en día pero sin olvidarse de mantener a su público pegado al asiento durante las dos horas que dura la cinta. Decir que sus galardones son merecidos es quedarse corto. 

Y esto ha sido todo, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis esta entrada si os ha gustado (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) y si habéis visto alguna de estas cinco películas, me contéis vuestra opinión sin ninguna vergüenza en los comentarios, y si no las habéis visto, ya sabéis, ¡dadle su respectiva oportunidad que para eso está el cine! Y después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme. ¡Nos leemos pronto!

miércoles, 23 de enero de 2019

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: GLASS (CRISTAL)


  • Título originalGlass
  • Año: 2019
  • Duración:129 min.
  • PaísEstados Unidos
  • DirecciónM. Night Shyamalan
  • GuiónM. Night Shyamalan
  • MúsicaWest Thordson
  • FotografíaMike Gioulakis
  • RepartoJames McAvoy,  Bruce Willis, Samuel L. Jackson,  Sarah Paulson,  Anya Taylor-Joy, Spencer Treat Clark,  Shayna Ryan,  Charlayne Woodard,  Luke Kirby,  Rob Yang, Brian Donahue,  Adam David Thompson,  Marisa Brown,  Kyli Zion,  Diana Silvers, M. Night Shyamalan,  Nina Wisner,  Serge Didenko,  Russell Posner,  Leslie Stefanson, Kimberly S. Fairbanks,  Rosemary Howard,  Johnny Hiram Jamison,  Marc H. Glick, Brick Mason,  Bostin Christopher,  Ukee Washington,  Brian Anthony Wilson, Tobias Segal,  Tom DiNardo,  Timothy Chivalette,  Tim Duquette
  • ProductoraBlumhouse Productions / Blinding Edge Pictures / Universal International Pictures (UI) / Buena Vista International / Perfect World Pictures. Distribuida por Universal International Pictures (UI)
  • GéneroIntriga. Thriller. Sobrenatural. Superhéroes. Secuela
  • SinopsisContinuando desde donde lo dejó ´Múltiple´, ´Glass´ sigue los pasos de David Dunn (Bruce Willis) en su búsqueda de la figura superhumana de ´La Bestia´. En la sombra, Elijah Price (Samuel L. Jackson) parece emerger como una figura clave que conoce los secretos de ambos. Secuela de ´El protegido´ y ´Múltiple´,también de M. Night Shyamalan.

En esta crítica hay spoilers de las predecesoras del film, ´Unbreakable´ y ´Split´, las cuales son esenciales para disfrutar plenamente de esta ´Glass´, por lo cual si no has visto estas dos cintas no te recomiendo la lectura de esta reseña. Avisado estás.



2000. Shyamalan nos sorprendió con su jugosa vuelta de tuerca al género de superhéroes con ´El Protegido´, donde se nos mostraba una historia de orígenes de un héroe realista, sin muchos artificios y con un libreto más cercano al thriller que al cine comiquero, que además poseía uno de los giros finales más inesperados de los últimos años, algo a lo que el hindú nos tiene acostumbrados. Aun así, esta cinta de superhéroes poco convencional resultó ser toda una carta de amor a los héroes de las novelas gráficas, sorprendente como pocas y con unos personajes desarrollados de una manera rara vez vista en el género. Bruce Willis como el héroe de la función y Samuel L. Jackson como el aficionado a los cómics de huesos frágiles llamado ´Señor Cristal´ estaban soberbios. Aun así, no tuvo el éxito que merecía y las críticas no fueron muy entusiastas, pero con el paso del tiempo se ha situado en el lugar que merecía. Era una cinta adelantada a su época. 



2016. El director indio no rompió con su idea del giro final tan característico en su filmografía en su ´Múltiple´, una película de suspense con toques de terror, muy bien rodada y con un James McAvoy en estado de gracia que fue capaz de construir numerosas identidades a través de un mismo personaje, y un papel que podría haber rozado la comedia o el exceso resultó ser toda una revelación. Pero el filme estaba a punto de mostrar los títulos de crédito y la esperada vuelta de tuerca no se había hecho presente para sus fanáticos, ya mal acostumbrados a los alocados volantazos de guión de su director. Aparecen los créditos finales, empiezan a sonar las míticas partituras que James Newton Howard hizo para aquel film del 2000 y todos los que ya disfrutaron con la historia de David y Elijah se quedaron con el culo torcido. Entraron a la sala para ver una cinta de ´psicópata loco´ y salieron de ella habiendo visto una secuela encubierta de ´Unbreakable´, habiendo asistido al nacimiento de un villano ´irrompible´ y por qué no, fantaseando así con que algún día estos tres personajes se uniesen en un crossover superheróico que meses más tarde se terminaría confirmando. Que callado se lo tenía. 



2019. El esperado reencuentro entre el Señor Cristal y David Dunn por fin se ha hecho realidad, con James McAvoy y su Horda como nueva incorporación al universo superheróico. Me dispuse a entrar en la sala con muchas ganas y algo de miedo debido a la tremenda división de opiniones, habiendo leído críticas muy negativas y otras que la tildaban de ´obra maestra´ a partes iguales, algo que para su director no es nada nuevo. Pero de inmediato ese miedo se disipó de golpe, aparecían los títulos de crédito y ya estaba absorto con la propuesta, la cual comienza con una secuencia heróica del personaje de Willis. Pero no nos engañemos, ´Glass´ tampoco es una cinta de superhéroes convecional, es un nuevo soplo de aire fresco al género sin necesidad de efectos especiales, solamente un elenco de 10, una potencia visual apabullante y un libreto con nuevas y cuantiosas reflexiones sobre el cómic y lo que es ´ser héroe´, además de numerosas vueltas de tuerca controvertidas bajo la manga. La cinta termina, la cual por cierto se me ha pasado volando, las luces de la sala se encienden y yo no puedo hacer nada más que aplaudir y emocionarme. Lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a demostrar su desmesurado amor hacia el cómic, a su manera. Y todos sabemos que esa manera de hacer las cosas no le gusta a todo el mundo, y como pasó en su día con ´Unbreakable´, está produciendo rechazo a un sector del público, pero con el paso del tiempo estoy casi seguro que esta obra magna será valorada como merece. Pero dudo que eso suceda pronto.

Y es que para mí Shyamalan sigue en plena forma: ha mezclado el tono pausado (que no aburrido), la sutileza narrativa, las reflexiones sobre el mundo del cómic y las diversas referencias geek de ´El Protegido´ con la tensión y las metáforas sobre la fe y el dolor características de ´Múltiple´ en una fusión de mundos que aun así tiene personalidad propia y de la que sale completamente airoso. Y lo hace con mucha clase, desafiando las expectativas, tal vez no dando al público lo que espera de una secuela de estas dos cintas previamente mencionadas, más pendiente al estudio de personajes que al espectáculo (el cual también tiene cabida en el film) y a un final sorpresa que como ya he dicho es marca de la casa. 



Comienzo con el elenco de actores. Qué tres actores los que ocupan el cartel. Bruce Willis siempre está más que correcto cuando trabaja con el director hindú y nos ofrece una actuación en la que parece que al personaje de David Dunn no le han pasado los años, manteniendo los elementos que lo identificaban con lo que pudimos ver en ´El Protegido´. Samuel L. Jackson está de fábula, llegando al mismo nivel de su interpretación en la cinta del 2000, proporcionándonos así el regreso de Mr. Glass que todos esperábamos e incluso superando nuestras expectactivas. Cómo no admirar a Elijah Price, un hombre que es todo fragilidad, vulnerabilidad, y cuyo superpoder es la inteligencia, el cual va evolucionando y poco a poco va haciendo el filme suyo. Pero la guinda ya la pone el señor McAvoy, que si ya me puso los pelos de punta con su performance en ´Split´, donde nos ofrecía todo un recital interpretativo, aquí se marca todo un festival de interpretación, tanto física como verbal. No por nada es el cabeza de cartel, encarna las diversas y variopintas personalidades de su Kevin como si fuese tarea fácil: el cambio de voces, los gestos, la variación de gesticulaciones y muecas para según qué componente de la Horda interprete e incluso salta de un idioma a otro en apenas segundos. Puede cambiar de personaje en cuestión de segundos y que tú lo sepas a la perfección. Él es la verdadera Bestia de la función. Kevin Wendell Crumb entre esta cinta y su film en solitario se corona como uno de los mejores personajes cinematográficos de los últimos años. Regocijaos ante él.



Los secundarios están más que bien, y qué gusto da volver a ver a Anya Taylor Joy, Spencer Treat Clark y Charlayne Woodard en sus respectivos papeles ya vistos anteriormente en la ficción. Mención especial a Sarah Paulson, la cual ofrece una notable actuación encarnando a la psicóloga que hace cuestionar la naturaleza de estos tres individuos en el psiquiátrico Allentown State (Hospital de Pennsylvania), el cual me ha parecido una suerte de Arkham Asylum, donde en las viñetas Batman también sufría debates internos con su psique. ¿Casualidad? Todo puede ser, el filme no está exento de referencias, homenajes y comentarios sobre el género de superhéroes y los cómics. 

Y es que, ya puestos a hablar del hombre murciélago, Shyamalan, junto a Christopher Nolan, han sido los únicos directores que han cogido a un héroe y lo han adaptado a su imagen y semejanza, aportándole ciertos toques de realismo y crudeza. Y eso es justo lo que Nolan logró con su trilogía de ´The Dark Knight´ y Shyamalan ha logrado con esta saga, aunque mejor que el director británico en este aspecto. Los supuestos superhéroes que aquí vemos son unos héroes con inquietudes y psicológicamente profundos que la cámara sigue para que veamos la lucha con su identidad, obligados a cuestionarse, a enfrentarse a su mayor miedo: que no sean quienes creen que son, que toda su vida se base en una mentira. Y por momentos al espectador también se le pasa por la cabeza que así sea finalmente. De verdad que el hindú está hecho un lumbreras.



Además, el director y su equipo también demuestran mucha convicción en lo visual, ofreciéndonos planos dignos de enmarcar, una paleta de colores muy variada y mucho jugueteo con la cámara, como es el empleo de la primera persona en algún que otro segmento o los planos anclados a los personajes. Escenas como la batalla inicial de la Bestia con David o la tertulia de los tres protagonistas en el psiquiátrico son todo un caramelo visual. Si ya en ´Unbreakable´ se ofrecía una puesta en escena y un apartado visual magnífico, lo de esta secuela es otro nivel. No ha perdido ni un ápice de su personalidad tras la cámara y sigue sabiendo crear imágenes que se graben en nuestra retina. Pasando al apartado musical, West Dylan Thordson lo tenía muy complicado para alcanzar el nivel de la excelente banda sonora de James Newton Howard hecha el comienzo de esta trilogía, y claramente no ha llegado a esos niveles, pero nos ofrece algunas partituras bastante destacables y acompañan de forma efectiva las diversas escenas de la propuesta. Pese a eso, se echa mucho de menos el tema principal de David Dunn en la cinta, aunque creo que Shyamalan ha optado por una nostalgia más sutil y nos ofrece escenas eliminadas o flashbacks de las dos anteriores cintas que van a ir directas al corazón de los nostálgicos. 

Ahora comencemos a hablar sobre el punto fuerte del cine de su director: el guión. El libreto de esta ´Glass´ es sublime, encaja los ´cristales rotos´ de sus anteriores filmes en un puzzle de vidrio que remata la magistral trilogía. Tras un comienzo espectacular que se podría considerar un clímax adelantado y todo un orgasmo para el fanático de las dos anteriores, la trama se desenvuelve en un terreno más psicológico y contemplativo sin dejar de lado la tensión y el entretenimiento del film donde vemos el desarrollo de sus trastornados personajes y la evolución de estos tras el paso de los años. Y cuando todas las cartas parecen mostradas en el tablero y ya te empiezas a ver venir los tiros, la película te lanza una patada voladora directa al asiento, seguida de un contundente ´¿acaso no recuerdas que esto es una película de Shyamalan?´ y el clímax final empieza. Una secuencia de acción apabullante da de sí lo que es un bombardeo de giros inesperados y emociones a partes iguales con el me ha costado decidirme entre quedarme boquiabierto o llorar a moco tendido con lo que estaba viendo en pantalla.



´Glass´ es toda una fábula para el fan del cómic y de Shyamalan, una inclasificable oda de amor del cine a los cómics pero con un material original como ya lo fue en su día en su día ´El Protegido´, además de un canto a la superación para todos aquellos que renacen de la tragedia como ya vimos en ´Múltiple´ y una conclusión que hace justicia a lo visto anteriormente y se niega a ser un cierre evidente. Juega contigo y según la ves caes en su juego, te fracciona, e incluso te hace pensar que tal vez en algún lugar remoto del mundo haya un superhombre afrontado grandes retos, dejando mucho lugar a la reflexión y al poso. El blockbuster de superhéroes también me resulta fascinante, pero cómo echaba de menos que una cinta de capa y mallas me plantease tantos dilemas y produjese tantas emociones en mí a lo largo de unas escasas horas de duración sin dejar de lado su propósito, como ya lo hicieron ´Logan´ o la ya mencionada anteriormente ´Unbreakable´ infravaloradas por la crítica en su tiempo y actualmente situadas en su merecido sitio. De las primeras alegrías cinematográficas del año. Si habéis visto y disfrutado las dos anteriores ni se os ocurra perdérosla. 

Frase para el recuerdo: ´Esta es una historia de orígenes´. 

VALORACIÓN FINAL: 9,5/10



Fuera del filme, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre esta Glass sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos leemos pronto!

domingo, 20 de enero de 2019

¿EN SERIO? NO, EN SERIE: SEX EDUCATION



  • Título original: Sex Education
  • Año2019
  • Duración45 min.
  • PaísReino Unido
  • DirecciónLaurie Nunn,  Kate Herron,  Ben Taylor
  • GuiónBisha K. Ali, Sophie Goodhart, Laura Hunter, Laura Neal, Laurie Nunn, Freddy Syborn
  • MúsicaMatt Biffa, Ciara Elwis, Jake Bourton, Joss Colin, Neil Collymore, Simon Gershon, Jon Salmon-Joyce, Robert Searl, Doug Sinclair, Gareth Rhys Jones, Jonathan Smith
  • Fotografía: Steve Ackroyd, Calum Ross, David Webb, David Key, Ilana Garrard, Tom Walden, Cai Thompson, Will Cook, Annabelle Bevan, Axi Butterworth, Charlie Ruth Chadwick, Sophie Louise Cowdrey
  • RepartoAsa Butterfield,  Gillian Anderson,  Emma Mackey,  Ncuti Gatwa,  Chaneil Kular, Alistair Petrie,  Connor Swindells,  Cerys Watkins,  Kedar Williams-Stirling, Aimee Lou Wood,  Mimi Keene,  Tanya Reynolds,  Patricia Allison,  Simone Ashley, Chris Jenks,  Max Boast,  Kadeem Ramsay,  Daniel Adegboyega,  Edward Bluemel, Femi Elufowojo,  Lily Newmark,  Rakhee Thakrar,  Milly Thomas,  Adam Young
  • Productora: Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Eleven Film. Distribuida por Netflix
  • Género: Comedia. Comedia dramática
  • Sinopsis: Otis, un adolescente inseguro tiene respuesta para cualquier duda sobre sexo gracias a que su madre es una sexóloga experta. Esto causa que una compañera de clase lo anime a abrir una ´clínica´ sexual en el instituto. 

Tarde de sábado, aburrido, esperando a que algo interesante venga a mi mente. Mi hermano se acerca y me cuenta que han sacado una nueva comedia en Netflix con muy buenas críticas, de título ´Sex Education´, y pese a que a que las comedias británicas siempre me dejan buen sabor de boca, no le tenía mucha fe a su propuesta, con miedo a ver otra serie tontorrona sobre sexo con los típicos chistes de penes y vaginas de toda la vida. Por la insistencia de mi hermano, decidí darle una oportunidad a su primer episodio, sobre todo porque su protagonista, Asa Butterfield, me parecía un actor muy a tener en cuenta. Y aquí estoy una semana más tarde, con la boca cerrada y con un gran vacío en mi interior debido a que el atracón de episodios había llegado a su fin. No me puedo sacar de la cabeza (no estoy hablando de la de abajo) en lo que es la primera sorpresa televisiva del año, algo que ya me pasó el año pasado con ´The End of The F***ing World´, otra propuesta británica de la plataforma de streaming. Netflix lo ha vuelto a hacer: la premisa que seguía ha logrado engancharme contra toda expectativa, los personajes resultaron ser el doble de interesantes de lo que pensaba, aún siguiendo ciertas fórmulas que rara vez son de mi agrado. 



Es fresca, es divertida, es atrevida, es irreverente, es original y sobre todo, es entretenida. Resulta un soplo de aire fresco ya no solo para la televisión actual, sino también para las series adolescentes en general, con unos personajes muy bien perfilados y desarrollados, alejándose totalmente de los estereotipos adolescentes para darnos unos personajes tan dispares como entrañables. Es difícil no sentirse identificado, y si se es adolescente es imposible. Aquí las experiencias sexuales tanto de adultos como de jóvenes se ven reflejadas sin tapujos, algo buenísimo. Es admirable el retrato que se hace de los adolescentes, siempre obsesionados con el sexo por efectos cómicos, pero tratados con mucho respeto también por la cabeza pensante tras la serie, Laurie Nunn.



Entrando más a fondo en el apartado de los personajes de la ficción, su protagonista, Otis, me parece un personaje muy interesante. Asa Butterfield nos proporciona una entrañable y divertidísima actuación encarnando a este extraño adolescente que es una suerte de sexólogo para sus compañeros de instituto, pero que para sorpresa del espectador tiene miedo de descubrir su sexualidad. Especialmente impresionantes son también Maeve y Eric, interpretados a la perfección por unos soberbios Emma Mackey y Ncuti Gatwa (atención al capítulo de su cumpleaños), dos carismáticos personajes para el recuerdo de la comedia televisiva, a los que les imponen un molde cliché en un principio con el que poco a poco van desarrollando sus personalidades y profundizando en sus sentimientos y pensamientos. Además, la historia nos permite conocer al resto de los personajes, no solo sigue la línea de estos personajes principales, sino que también podemos ver a la madre de Otis en su paralelo propio (encarnada por una Gillian Anderson en estado de gracia), al hijo del director del instituto, a una chica que quiere tener con ansias relaciones sexuales, entre otros personajes sumamente interesantes tratados con un humor refrescante y que pueden resultar agradables, cada uno en su propia medida.



El guión y la estructura de la serie nos presenta cosas clásicas y ya vistas hasta la saciedad, como lo es la clásica historia de un instituto con personajes que buscan su identidad y están en proceso de encajar con su entorno. Pero en esta ocasión se hila en mayor profundidad la psicología y las emociones de sus personajes, sacando para cada uno de ellos un estilo único. Pero es la escritura de la propuesta lo que hará que el público caiga rendido a sus pies: tiene ese gusto ácido e irreverente que te envuelve de inmediato, con personajes llamativos, una premisa que involucra un tema que aún está en medio camino de dejar de ser tabú, y lo mejor de todo, es que no te dispara una crítica dura o una reflexión forzada a la cara. Pero esto no significa que la serie muestre reparos a la hora de hablar de aborto, homofobia, y otros temas de rabiosa actualidad que son tratados con una sutileza y una naturalidad que no hacen más que extender la larga lista de virtudes que posee esta conmovedora propuesta. 



´Sex Education´ es una propuesta vulgar y entrañable a partes iguales que ha logrado quedarse en el corazón de un servidor, cosa que pocas veces me había pasado estos últimos años con una serie. Esto ha sido gracias a un reparto fantástico, una historia llena de humor negro e irreverente y mucha furia, además de hacer reflexionar tanto a adultos como a jóvenes gracias a sus diversas capas de lectura e inculcar unos excelentes valores para los espectadores más jóvenes. Recién estrenada en la plataforma, va a ser una tortura esperar siglos para que los ejecutivos de Netflix anuncien una temporada y más siglos aún para que la lancen, pero sin duda valdrá la pena la espera. Para los adolescentes que estén descubriendo su sexualidad u estén confusos debería ser de visionado obligatorio, una celebración sexual que nos invita a conocernos a nosotros mismos y a no avergonzamos de hacerlo. Una grata sorpresa que aporta su granito de arena para que el sexo se normalice de una vez por todas. 

Valoración Final: 9,5/10



Fuera de la serie, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre esta ´Sex Education´ sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos leemos pronto!