Translate

miércoles, 23 de enero de 2019

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: GLASS (CRISTAL)


  • Título originalGlass
  • Año: 2019
  • Duración:129 min.
  • PaísEstados Unidos
  • DirecciónM. Night Shyamalan
  • GuiónM. Night Shyamalan
  • MúsicaWest Thordson
  • FotografíaMike Gioulakis
  • RepartoJames McAvoy,  Bruce Willis, Samuel L. Jackson,  Sarah Paulson,  Anya Taylor-Joy, Spencer Treat Clark,  Shayna Ryan,  Charlayne Woodard,  Luke Kirby,  Rob Yang, Brian Donahue,  Adam David Thompson,  Marisa Brown,  Kyli Zion,  Diana Silvers, M. Night Shyamalan,  Nina Wisner,  Serge Didenko,  Russell Posner,  Leslie Stefanson, Kimberly S. Fairbanks,  Rosemary Howard,  Johnny Hiram Jamison,  Marc H. Glick, Brick Mason,  Bostin Christopher,  Ukee Washington,  Brian Anthony Wilson, Tobias Segal,  Tom DiNardo,  Timothy Chivalette,  Tim Duquette
  • ProductoraBlumhouse Productions / Blinding Edge Pictures / Universal International Pictures (UI) / Buena Vista International / Perfect World Pictures. Distribuida por Universal International Pictures (UI)
  • GéneroIntriga. Thriller. Sobrenatural. Superhéroes. Secuela
  • SinopsisContinuando desde donde lo dejó ´Múltiple´, ´Glass´ sigue los pasos de David Dunn (Bruce Willis) en su búsqueda de la figura superhumana de ´La Bestia´. En la sombra, Elijah Price (Samuel L. Jackson) parece emerger como una figura clave que conoce los secretos de ambos. Secuela de ´El protegido´ y ´Múltiple´,también de M. Night Shyamalan.

En esta crítica hay spoilers de las predecesoras del film, ´Unbreakable´ y ´Split´, las cuales son esenciales para disfrutar plenamente de esta ´Glass´, por lo cual si no has visto estas dos cintas no te recomiendo la lectura de esta reseña. Avisado estás.



2000. Shyamalan nos sorprendió con su jugosa vuelta de tuerca al género de superhéroes con ´El Protegido´, donde se nos mostraba una historia de orígenes de un héroe realista, sin muchos artificios y con un libreto más cercano al thriller que al cine comiquero, que además poseía uno de los giros finales más inesperados de los últimos años, algo a lo que el hindú nos tiene acostumbrados. Aun así, esta cinta de superhéroes poco convencional resultó ser toda una carta de amor a los héroes de las novelas gráficas, sorprendente como pocas y con unos personajes desarrollados de una manera rara vez vista en el género. Bruce Willis como el héroe de la función y Samuel L. Jackson como el aficionado a los cómics de huesos frágiles llamado ´Señor Cristal´ estaban soberbios. Aun así, no tuvo el éxito que merecía y las críticas no fueron muy entusiastas, pero con el paso del tiempo se ha situado en el lugar que merecía. Era una cinta adelantada a su época. 



2016. El director indio no rompió con su idea del giro final tan característico en su filmografía en su ´Múltiple´, una película de suspense con toques de terror, muy bien rodada y con un James McAvoy en estado de gracia que fue capaz de construir numerosas identidades a través de un mismo personaje, y un papel que podría haber rozado la comedia o el exceso resultó ser toda una revelación. Pero el filme estaba a punto de mostrar los títulos de crédito y la esperada vuelta de tuerca no se había hecho presente para sus fanáticos, ya mal acostumbrados a los alocados volantazos de guión de su director. Aparecen los créditos finales, empiezan a sonar las míticas partituras que James Newton Howard hizo para aquel film del 2000 y todos los que ya disfrutaron con la historia de David y Elijah se quedaron con el culo torcido. Entraron a la sala para ver una cinta de ´psicópata loco´ y salieron de ella habiendo visto una secuela encubierta de ´Unbreakable´, habiendo asistido al nacimiento de un villano ´irrompible´ y por qué no, fantaseando así con que algún día estos tres personajes se uniesen en un crossover superheróico que meses más tarde se terminaría confirmando. Que callado se lo tenía. 



2019. El esperado reencuentro entre el Señor Cristal y David Dunn por fin se ha hecho realidad, con James McAvoy y su Horda como nueva incorporación al universo superheróico. Me dispuse a entrar en la sala con muchas ganas y algo de miedo debido a la tremenda división de opiniones, habiendo leído críticas muy negativas y otras que la tildaban de ´obra maestra´ a partes iguales, algo que para su director no es nada nuevo. Pero de inmediato ese miedo se disipó de golpe, aparecían los títulos de crédito y ya estaba absorto con la propuesta, la cual comienza con una secuencia heróica del personaje de Willis. Pero no nos engañemos, ´Glass´ tampoco es una cinta de superhéroes convecional, es un nuevo soplo de aire fresco al género sin necesidad de efectos especiales, solamente un elenco de 10, una potencia visual apabullante y un libreto con nuevas y cuantiosas reflexiones sobre el cómic y lo que es ´ser héroe´, además de numerosas vueltas de tuerca controvertidas bajo la manga. La cinta termina, la cual por cierto se me ha pasado volando, las luces de la sala se encienden y yo no puedo hacer nada más que aplaudir y emocionarme. Lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a demostrar su desmesurado amor hacia el cómic, a su manera. Y todos sabemos que esa manera de hacer las cosas no le gusta a todo el mundo, y como pasó en su día con ´Unbreakable´, está produciendo rechazo a un sector del público, pero con el paso del tiempo estoy casi seguro que esta obra magna será valorada como merece. Pero dudo que eso suceda pronto.

Y es que para mí Shyamalan sigue en plena forma: ha mezclado el tono pausado (que no aburrido), la sutileza narrativa, las reflexiones sobre el mundo del cómic y las diversas referencias geek de ´El Protegido´ con la tensión y las metáforas sobre la fe y el dolor características de ´Múltiple´ en una fusión de mundos que aun así tiene personalidad propia y de la que sale completamente airoso. Y lo hace con mucha clase, desafiando las expectativas, tal vez no dando al público lo que espera de una secuela de estas dos cintas previamente mencionadas, más pendiente al estudio de personajes que al espectáculo (el cual también tiene cabida en el film) y a un final sorpresa que como ya he dicho es marca de la casa. 



Comienzo con el elenco de actores. Qué tres actores los que ocupan el cartel. Bruce Willis siempre está más que correcto cuando trabaja con el director hindú y nos ofrece una actuación en la que parece que al personaje de David Dunn no le han pasado los años, manteniendo los elementos que lo identificaban con lo que pudimos ver en ´El Protegido´. Samuel L. Jackson está de fábula, llegando al mismo nivel de su interpretación en la cinta del 2000, proporcionándonos así el regreso de Mr. Glass que todos esperábamos e incluso superando nuestras expectactivas. Cómo no admirar a Elijah Price, un hombre que es todo fragilidad, vulnerabilidad, y cuyo superpoder es la inteligencia, el cual va evolucionando y poco a poco va haciendo el filme suyo. Pero la guinda ya la pone el señor McAvoy, que si ya me puso los pelos de punta con su performance en ´Split´, donde nos ofrecía todo un recital interpretativo, aquí se marca todo un festival de interpretación, tanto física como verbal. No por nada es el cabeza de cartel, encarna las diversas y variopintas personalidades de su Kevin como si fuese tarea fácil: el cambio de voces, los gestos, la variación de gesticulaciones y muecas para según qué componente de la Horda interprete e incluso salta de un idioma a otro en apenas segundos. Puede cambiar de personaje en cuestión de segundos y que tú lo sepas a la perfección. Él es la verdadera Bestia de la función. Kevin Wendell Crumb entre esta cinta y su film en solitario se corona como uno de los mejores personajes cinematográficos de los últimos años. Regocijaos ante él.



Los secundarios están más que bien, y qué gusto da volver a ver a Anya Taylor Joy, Spencer Treat Clark y Charlayne Woodard en sus respectivos papeles ya vistos anteriormente en la ficción. Mención especial a Sarah Paulson, la cual ofrece una notable actuación encarnando a la psicóloga que hace cuestionar la naturaleza de estos tres individuos en el psiquiátrico Allentown State (Hospital de Pennsylvania), el cual me ha parecido una suerte de Arkham Asylum, donde en las viñetas Batman también sufría debates internos con su psique. ¿Casualidad? Todo puede ser, el filme no está exento de referencias, homenajes y comentarios sobre el género de superhéroes y los cómics. 

Y es que, ya puestos a hablar del hombre murciélago, Shyamalan, junto a Christopher Nolan, han sido los únicos directores que han cogido a un héroe y lo han adaptado a su imagen y semejanza, aportándole ciertos toques de realismo y crudeza. Y eso es justo lo que Nolan logró con su trilogía de ´The Dark Knight´ y Shyamalan ha logrado con esta saga, aunque mejor que el director británico en este aspecto. Los supuestos superhéroes que aquí vemos son unos héroes con inquietudes y psicológicamente profundos que la cámara sigue para que veamos la lucha con su identidad, obligados a cuestionarse, a enfrentarse a su mayor miedo: que no sean quienes creen que son, que toda su vida se base en una mentira. Y por momentos al espectador también se le pasa por la cabeza que así sea finalmente. De verdad que el hindú está hecho un lumbreras.



Además, el director y su equipo también demuestran mucha convicción en lo visual, ofreciéndonos planos dignos de enmarcar, una paleta de colores muy variada y mucho jugueteo con la cámara, como es el empleo de la primera persona en algún que otro segmento o los planos anclados a los personajes. Escenas como la batalla inicial de la Bestia con David o la tertulia de los tres protagonistas en el psiquiátrico son todo un caramelo visual. Si ya en ´Unbreakable´ se ofrecía una puesta en escena y un apartado visual magnífico, lo de esta secuela es otro nivel. No ha perdido ni un ápice de su personalidad tras la cámara y sigue sabiendo crear imágenes que se graben en nuestra retina. Pasando al apartado musical, West Dylan Thordson lo tenía muy complicado para alcanzar el nivel de la excelente banda sonora de James Newton Howard hecha el comienzo de esta trilogía, y claramente no ha llegado a esos niveles, pero nos ofrece algunas partituras bastante destacables y acompañan de forma efectiva las diversas escenas de la propuesta. Pese a eso, se echa mucho de menos el tema principal de David Dunn en la cinta, aunque creo que Shyamalan ha optado por una nostalgia más sutil y nos ofrece escenas eliminadas o flashbacks de las dos anteriores cintas que van a ir directas al corazón de los nostálgicos. 

Ahora comencemos a hablar sobre el punto fuerte del cine de su director: el guión. El libreto de esta ´Glass´ es sublime, encaja los ´cristales rotos´ de sus anteriores filmes en un puzzle de vidrio que remata la magistral trilogía. Tras un comienzo espectacular que se podría considerar un clímax adelantado y todo un orgasmo para el fanático de las dos anteriores, la trama se desenvuelve en un terreno más psicológico y contemplativo sin dejar de lado la tensión y el entretenimiento del film donde vemos el desarrollo de sus trastornados personajes y la evolución de estos tras el paso de los años. Y cuando todas las cartas parecen mostradas en el tablero y ya te empiezas a ver venir los tiros, la película te lanza una patada voladora directa al asiento, seguida de un contundente ´¿acaso no recuerdas que esto es una película de Shyamalan?´ y el clímax final empieza. Una secuencia de acción apabullante da de sí lo que es un bombardeo de giros inesperados y emociones a partes iguales con el me ha costado decidirme entre quedarme boquiabierto o llorar a moco tendido con lo que estaba viendo en pantalla.



´Glass´ es toda una fábula para el fan del cómic y de Shyamalan, una inclasificable oda de amor del cine a los cómics pero con un material original como ya lo fue en su día en su día ´El Protegido´, además de un canto a la superación para todos aquellos que renacen de la tragedia como ya vimos en ´Múltiple´ y una conclusión que hace justicia a lo visto anteriormente y se niega a ser un cierre evidente. Juega contigo y según la ves caes en su juego, te fracciona, e incluso te hace pensar que tal vez en algún lugar remoto del mundo haya un superhombre afrontado grandes retos, dejando mucho lugar a la reflexión y al poso. El blockbuster de superhéroes también me resulta fascinante, pero cómo echaba de menos que una cinta de capa y mallas me plantease tantos dilemas y produjese tantas emociones en mí a lo largo de unas escasas horas de duración sin dejar de lado su propósito, como ya lo hicieron ´Logan´ o la ya mencionada anteriormente ´Unbreakable´ infravaloradas por la crítica en su tiempo y actualmente situadas en su merecido sitio. De las primeras alegrías cinematográficas del año. Si habéis visto y disfrutado las dos anteriores ni se os ocurra perdérosla. 

Frase para el recuerdo: ´Esta es una historia de orígenes´. 

VALORACIÓN FINAL: 9,5/10



Fuera del filme, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre esta Glass sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos leemos pronto!

domingo, 20 de enero de 2019

¿EN SERIO? NO, EN SERIE: SEX EDUCATION



  • Título original: Sex Education
  • Año2019
  • Duración45 min.
  • PaísReino Unido
  • DirecciónLaurie Nunn,  Kate Herron,  Ben Taylor
  • GuiónBisha K. Ali, Sophie Goodhart, Laura Hunter, Laura Neal, Laurie Nunn, Freddy Syborn
  • MúsicaMatt Biffa, Ciara Elwis, Jake Bourton, Joss Colin, Neil Collymore, Simon Gershon, Jon Salmon-Joyce, Robert Searl, Doug Sinclair, Gareth Rhys Jones, Jonathan Smith
  • Fotografía: Steve Ackroyd, Calum Ross, David Webb, David Key, Ilana Garrard, Tom Walden, Cai Thompson, Will Cook, Annabelle Bevan, Axi Butterworth, Charlie Ruth Chadwick, Sophie Louise Cowdrey
  • RepartoAsa Butterfield,  Gillian Anderson,  Emma Mackey,  Ncuti Gatwa,  Chaneil Kular, Alistair Petrie,  Connor Swindells,  Cerys Watkins,  Kedar Williams-Stirling, Aimee Lou Wood,  Mimi Keene,  Tanya Reynolds,  Patricia Allison,  Simone Ashley, Chris Jenks,  Max Boast,  Kadeem Ramsay,  Daniel Adegboyega,  Edward Bluemel, Femi Elufowojo,  Lily Newmark,  Rakhee Thakrar,  Milly Thomas,  Adam Young
  • Productora: Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Eleven Film. Distribuida por Netflix
  • Género: Comedia. Comedia dramática
  • Sinopsis: Otis, un adolescente inseguro tiene respuesta para cualquier duda sobre sexo gracias a que su madre es una sexóloga experta. Esto causa que una compañera de clase lo anime a abrir una ´clínica´ sexual en el instituto. 

Tarde de sábado, aburrido, esperando a que algo interesante venga a mi mente. Mi hermano se acerca y me cuenta que han sacado una nueva comedia en Netflix con muy buenas críticas, de título ´Sex Education´, y pese a que a que las comedias británicas siempre me dejan buen sabor de boca, no le tenía mucha fe a su propuesta, con miedo a ver otra serie tontorrona sobre sexo con los típicos chistes de penes y vaginas de toda la vida. Por la insistencia de mi hermano, decidí darle una oportunidad a su primer episodio, sobre todo porque su protagonista, Asa Butterfield, me parecía un actor muy a tener en cuenta. Y aquí estoy una semana más tarde, con la boca cerrada y con un gran vacío en mi interior debido a que el atracón de episodios había llegado a su fin. No me puedo sacar de la cabeza (no estoy hablando de la de abajo) en lo que es la primera sorpresa televisiva del año, algo que ya me pasó el año pasado con ´The End of The F***ing World´, otra propuesta británica de la plataforma de streaming. Netflix lo ha vuelto a hacer: la premisa que seguía ha logrado engancharme contra toda expectativa, los personajes resultaron ser el doble de interesantes de lo que pensaba, aún siguiendo ciertas fórmulas que rara vez son de mi agrado. 



Es fresca, es divertida, es atrevida, es irreverente, es original y sobre todo, es entretenida. Resulta un soplo de aire fresco ya no solo para la televisión actual, sino también para las series adolescentes en general, con unos personajes muy bien perfilados y desarrollados, alejándose totalmente de los estereotipos adolescentes para darnos unos personajes tan dispares como entrañables. Es difícil no sentirse identificado, y si se es adolescente es imposible. Aquí las experiencias sexuales tanto de adultos como de jóvenes se ven reflejadas sin tapujos, algo buenísimo. Es admirable el retrato que se hace de los adolescentes, siempre obsesionados con el sexo por efectos cómicos, pero tratados con mucho respeto también por la cabeza pensante tras la serie, Laurie Nunn.



Entrando más a fondo en el apartado de los personajes de la ficción, su protagonista, Otis, me parece un personaje muy interesante. Asa Butterfield nos proporciona una entrañable y divertidísima actuación encarnando a este extraño adolescente que es una suerte de sexólogo para sus compañeros de instituto, pero que para sorpresa del espectador tiene miedo de descubrir su sexualidad. Especialmente impresionantes son también Maeve y Eric, interpretados a la perfección por unos soberbios Emma Mackey y Ncuti Gatwa (atención al capítulo de su cumpleaños), dos carismáticos personajes para el recuerdo de la comedia televisiva, a los que les imponen un molde cliché en un principio con el que poco a poco van desarrollando sus personalidades y profundizando en sus sentimientos y pensamientos. Además, la historia nos permite conocer al resto de los personajes, no solo sigue la línea de estos personajes principales, sino que también podemos ver a la madre de Otis en su paralelo propio (encarnada por una Gillian Anderson en estado de gracia), al hijo del director del instituto, a una chica que quiere tener con ansias relaciones sexuales, entre otros personajes sumamente interesantes tratados con un humor refrescante y que pueden resultar agradables, cada uno en su propia medida.



El guión y la estructura de la serie nos presenta cosas clásicas y ya vistas hasta la saciedad, como lo es la clásica historia de un instituto con personajes que buscan su identidad y están en proceso de encajar con su entorno. Pero en esta ocasión se hila en mayor profundidad la psicología y las emociones de sus personajes, sacando para cada uno de ellos un estilo único. Pero es la escritura de la propuesta lo que hará que el público caiga rendido a sus pies: tiene ese gusto ácido e irreverente que te envuelve de inmediato, con personajes llamativos, una premisa que involucra un tema que aún está en medio camino de dejar de ser tabú, y lo mejor de todo, es que no te dispara una crítica dura o una reflexión forzada a la cara. Pero esto no significa que la serie muestre reparos a la hora de hablar de aborto, homofobia, y otros temas de rabiosa actualidad que son tratados con una sutileza y una naturalidad que no hacen más que extender la larga lista de virtudes que posee esta conmovedora propuesta. 



´Sex Education´ es una propuesta vulgar y entrañable a partes iguales que ha logrado quedarse en el corazón de un servidor, cosa que pocas veces me había pasado estos últimos años con una serie. Esto ha sido gracias a un reparto fantástico, una historia llena de humor negro e irreverente y mucha furia, además de hacer reflexionar tanto a adultos como a jóvenes gracias a sus diversas capas de lectura e inculcar unos excelentes valores para los espectadores más jóvenes. Recién estrenada en la plataforma, va a ser una tortura esperar siglos para que los ejecutivos de Netflix anuncien una temporada y más siglos aún para que la lancen, pero sin duda valdrá la pena la espera. Para los adolescentes que estén descubriendo su sexualidad u estén confusos debería ser de visionado obligatorio, una celebración sexual que nos invita a conocernos a nosotros mismos y a no avergonzamos de hacerlo. Una grata sorpresa que aporta su granito de arena para que el sexo se normalice de una vez por todas. 

Valoración Final: 9,5/10



Fuera de la serie, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) como siempre y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre esta ´Sex Education´ sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, dadle su respectiva oportunidad... Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡Nos leemos pronto!

miércoles, 2 de enero de 2019

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2018

Todavía afectados por la fiesta de año nuevo, toca rememorar el gran año que 2018 ha supuesto para el cine, con películas que nos han marcado y sin duda quedarán para la posterioridad, e incluso desmontando el mito de ´secuelas nunca fueron buenas´. Son nuestras favoritas, muchas de ellas comerciales y otras no tanto, y nos encantará que despellejéis nuestro criterio porque es una lista totalmente subjetiva. No olvidéis que también os animamos a que nos comentéis vuestras películas favoritas de este pasado año, aquí nadie juzga a nadie. Antes de que alguien lo diga, sí, nos basamos en la fecha de estreno aquí en España, por lo que algunas fueron estrenadas internacionalmente en 2017. Dicho esto, empecemos con esta extensa lista y espero que coincidamos en alguna. Vamos al lío.

26. La Balada de Buster Scruggs, de Joel Coen y Ethan Coen



Los hermanos Coen nos trajeron vía Netflix un encantador western a modo de antología tan irregular como fascinante. Caras conocidas como Liam Neeson, James Franco, Tom Waits o Brendan Gleeson se dejan ver por estas interesantes historietas que no tienen ningún desperdicio, y donde los Coen demuestran una vez más su buena mano con el drama y a su vez con una comedia negra que por momentos recuerda a la obra magna de sus directores, ´Fargo´. Los fanáticos del western, y sobre todo de su pareja de directores, están de enhorabuena. 

25. Bodied, de Joseph Kahn



Producida por Eminem, esta secuela espiritual de ´8 Millas´ llegada directamente a la plataforma de vídeo Youtube es un bombazo para los tiempos que corren. Un suero para la corrección política, de vencer el miedo, de quedarnos callados por el mero hecho de poder ofender a alguien, todo esto contado a modo comedia satírica con muchas batallas de rap de por medio (y muy buenas, por cierto), y que da que pensar gracias a los complejos conflictos morales que plantea el filme. Además, su magnífico clímax final es de los momentos más intensos que he podido ver este año. Una pena su ninguneo por salas, que no ha permitido que la gente disfrute de esta más que recomendable película. 

24. Isla de Perros, de Wes Anderson



El variopinto director vuelve a la animación tras ´Fantástico Mr. Fox´ con una fábula egologista y animalista llena de comedia y color, con una animación stop-motion espléndida y un reparto coral (compuesto por las voces de Scarlett Johansson, Bill Murray y Liam Neeson, entre muchos otros) de sobresaliente. La imaginación de su director para contar una historia visualmente y narrativamente parece no tener límites. Un servidor salió con ganas de morder al público y contagiarlo para que viera este divertidísimo filme, que sin duda da que pensar. 

23. Tres Anuncios en las Afueras, de Martin McDonagh



El autor de comedias negrísimas como ´Siete Psicópatas´ logra aquí su obra más madura hasta la fecha. Las comparaciones con los Coen, anteriormente mencionados, parecen inevitables: por su protagonista, su banda sonora (Carter Burwell) y por su árida localización (la América Profunda). Pero no nos dejemos engañar, esta película es puro McDonagh; tiene el humor, el lenguaje soez, la incorrección política, su violencia sanguinaria y las crisis existenciales características del director. Y todo sin quitar unos personajes deleznables que en cierto fondo tienen sentimientos en el fondo de su corazón, interpretados magistralmente por su sensacional reparto, donde destacan Frances McDormand (protagonista todoterreno desgarrada por la muerte de su hija), Sam Rockwell (secundario de oro que se roba el show con su repulsivo personaje) y un efectivo Woody Harrelson. Todos estos factores ayudan a la causa de que estos Anuncios a las Afueras de Ebbing, Missouri terminen dando de sí una película memorable. 

22. Aniquilación, de Alex Garland



El director de ´Ex Machina´, su aclamado debut tras las cámaras, también se unió este año a Netflix tras los problemas de producción y distribución que causó este filme en Paramount Pictures, con miedo a que fuese un batacazo en taquilla. Bien, pues no me hubiese extrañado ni un pelo su fracaso si se llega a estrenar en salas. Su propuesta es más rara que un perro verde, y Garland le proporciona a su historia un ritmo más bien pausado para que se cuezan bien todos los elementos del guión. Pero los que de verdad hemos disfrutado de este peliculón de ciencia ficción nos hubiese encantado degustar en cines su fantástico apartado visual y sonoro, con unos efectos especiales que quitan el aliento y una banda sonora que te sumerge aún más en su extraña atmósfera. Su reparto femenino compuesto por Tessa Thompson, Natalie Portman o Jennifer Jason Leigh entre otras no hace más que engrandecer la lista de virtudes de este intenso filme. 

21. Malos Tiempos en el Royale, de Drew Goddard



¿Tarantino, eres tú? No, es Drew Goddard, aquel alocado hombre que nos trajo una de las maravillas del terror actual, ´La Cabaña del Bosque´, esta vez al mando de una historia de personajes que emula tan bien al gran Quentin que si me dicen que está filmada por el famoso director me lo creo. Una trama llena de sorpresas, violencia y mucha comedia negra, arropada por su carismático elenco de intérpretes, con Jeff Briges encarnando a un sacerdote, Jon Hamm, Dakota Johnson y un Chris Hemsworth (ya visto en la anterior cinta de Goddard) magnífico como líder de una secta hippie. Un thriller que hará las delicias de los aficionados al thriller y al cine tarantiniano. 

20. Roma, de Alfonso Cuarón



El gigante de las plataformas de streaming por excelencia, Netflix, agrandó su listado de películas originales particular con esta espléndida nueva cinta del multi-premiado director mexicano, y el que es tal vez su filme más personal. Una oda a la vida, a la infancia, a las mujeres, y sobre todo a un montón de sensaciones, indescriptibles sobre el teclado en el que estoy redactando, pero que seguro que todos hemos vivido aunque sea una vez a lo largo de nuestra vida. El film tiene una potencia y lenguaje visual solo digna de un maestro como lo es el también director de ´Hijos de los Hombres´ (y eso que aquí no trabaja con su frecuente colaborador en la fotografía de sus filmes, el gran ´Chivo´ Lubezki) y unas actuaciones merecedoras de todas las alabanzas posibles, destacando a Yalitza Aparicio, el alma del filme y para sorpresa de un servidor, actriz debutante en el cine. Un portento audiovisual lleno de sentimiento, naturalidad y sobre todo, cotidianidad. Magnífica. 

19. Deadpool 2, de David Leitch



El director de la película de acción de culto ´John Wick´ se montó al carro de la secuela de nuestro antihéroe bocazas, trayéndonos un despliegue de acción y humor con un Ryan Reynolds nuevamente en estado de gracia. Bastante superior a su predecesora, con una trama mucho más compleja e inteligente, un apartado visual mucho más cuidado y unas escenas de acción espectaculares gracias a la mano de su director, con Josh Brolin encarnando al genial cyborg Cable y una Zazie Beetz a la que se la nota muy cómoda en su socarrón papel de Domino, como nuevas incorporaciones. 

18. La Forma del Agua, de Guillermo del Toro



Pese a parecer una historia típica cuánto menos, Guillermo Del Toro proporciona a este tópico con patas (exceptuando al anfibio, claro está) una magia típica en sus películas para traernos una hermosa y oscura a partes iguales fábula sobre el amor y el ser diferentes. El director mejicano reúne lo mejor del cine de antaño de los años 50, la época en la que está basada el filme, con los filmes modernos y para colmo termina saliendo airoso. Su puesta en escena e ingenio visual convierte a la cámara en un anfibio dentro del agua, como si estuviese nadando al lado su fantástico elenco de actores y de sus entornos, dotando a la película de un estilo estético entrañable. Sally Hawkins como la solitaria Elisa y Michael Shannon como el temible villano de la cinta (un papel que el actor ha hecho miles de veces y siempre borda) son las actuaciones más destacables de la cinta, los dos están excelentes en sus respectivos papeles. Sin perversidades ni excesiva delicadeza, en el nuevo trabajo de Del Toro, vemos una versión depurada de sí mismo, sin dejar de lado sus ideales ni sus ´marcas de la casa´ por decirlo así y haciendo un maravilloso canto de amor al cine como a el mismo le viene en gana. Película que sabe a buen cine, hecha con tal amor al séptimo arte que es imposible no caer rendida a sus pies. 

17. El Reverendo, de Paul Schrader



El que ya fuera guionista de ´Taxi Driver´, este año nos trajo un desgarrador relato sobre la culpa y la pérdida, con un mensaje ecologista muy potente y un Ethan Hawke que realiza uno de los trabajos más admirables de su carrera en una interpretación soberbia, la cual está pasando muy desapercibida en lo que a premios cinematográficos se refiere, donde encarna a un humilde predicador que cada vez tiene menos fe de la divinidad a la que adora. Su impecable apartado visual, su medido acompañamiento musical y el formato cuadrado con el que está rodada la propuesta son acordes con la claustrofobia que padece Ernest (el personaje de Hawke) entre las paredes de esta iglesia reconvertida en museo y que rara vez abandona. La conocida actriz Amanda Seyfried también aparece en este filme de combustión lenta, y que tanto por su desolado personaje principal como por la frialdad de la propuesta, resultó ser una de las películas más desoladoras del año.

16. La casa de Jack, de Lars Von Trier



La nueva polémica del director danés es una película más que recomendada para los que no tienen miedo a encontrarse una propuesta fuera de lo convencional y para los que busquen emociones fuertes. Pero Von Trier va más allá con una historia inclasificable que narra el descenso a los infiernos de su tenebroso protagonista, un asesino en serie encarnado de forma terrorífica por Matt Dillon, con muchas reflexiones y cuestiones morales que enriquecen el visionado. Si decides sumergirte en la experiencia que supone y no te quedas en la superficie y en las escenas explícitas, podrás dejarte sorprender (ya si es para bien o para mal no me hago cargo) por este fascinante relato, contado mediante un tono similar al de un filme de terror y que para mí es una de las cintas más interesantes del año. Los pocos espectadores a los que va dirigida no os deberíais perder esta perturbadora experiencia. 

15. Los Increíbles 2, de Brad Bird



Y es que es digno de mención que hayan pasado 14 años desde su predecesora y nuestra familia de superhéroes no haya cambiado ni un poquito. La esencia del primer filme está ahí, su sentido de la aventura se sigue manteniendo impoluto y sus personajes están igual de divertidos que en aquella. Ha merecido la pena la larga espera, está todo tan calculado, tan bien pensado cada detalle que resulta hasta pasmoso: visualmente es sorprendente, las escenas de acción son espectaculares, la nostalgia bien introducida en el libreto y una continuidad tan asombrosamente conseguida y cuidada que parece mentira que haya más de una década de margen entre una cinta y otra. Otro éxito absoluto de Pixar, nuevamente con una animación impecable y una historia entretenida de principio a fin y con ciertas reflexiones sobre la familia y el feminismo, además de un ácido humor que conseguirá sacar las carcajadas a todo tipo de público, que harán que los adultos también disfruten el visionado.

14. Ha Nacido Una Estrella, de Bradley Cooper


El debut de Bradley Cooper como director es sobresaliente. Un dúo actoral lleno de química con un Cooper firmando uno de los mejores papeles de su carrera (además de atreverse a dar el salto a la música) y una sorprendente Lady Gaga que se come la pantalla cada vez que aparece en una actuación muy natural, además de un acompañamiento musical, como era de esperar, espectacular. ´Shallow´, el himno de la película, va a arrasar en temporada de premios, y no va a ser el único premio que la cinta vaya a recibir, seguro. Las excelentes críticas que ha obtenido la película en los festivales en los que se ha estrenado, no han sido en vano. Extremadamente conmovedora. 

13. Sorry to Bother You, de Boots Riley



Magnífico debut de este desconocido Boots Riley que nos cuenta la historia de un vendedor telefónico de color que descubre la clave para el éxito en el negocio comportándose como un blanco. Una alocada comedia absurda (muy absurda) que funciona a modo de dardo envenenado contra el capitalismo y las injusticias sociales en el ámbito empresarial con un coral reparto compuesto por un Keith Stanfield (también colaborador en la serie ´Atlanta´, con la que comparte con el filme algunos elementos contra el racismo) en su mejor actuación hasta la fecha, una Tessa Thompson (la Valkiria de ´Thor Ragnarok´) en estado de gracia, un excéntrico Arnie Hammer haciendo de broker cocainómano y un largo etcétera de intrérpretes. Visionaria película perfecta para esta paranoica sociedad actual, fruto de un director novel al que le auguro un gran futuro en el cine. Hasta los momentos más rídiculos contienen alguna verdad y la recomiendo fervientemente al espectador que busque propuestas nuevas, frescas y, por qué no, alocadas.

12. Infiltrado en el KKKLAN, de Spike Lee



Divertidísima adaptación del libro de Ron Stallworth publicado en 2014 que nos cuenta la historia real de un policía afroamericano (él mismo) que en los años 70 intentó derribar una célula del Ku Klux Klan con uno de sus colegas del trabajo (que para colmo era judío), y para ello se introdujeron en la propia organización.  Algo sumamente disparatado con lo que el director Spike Lee ha sabido construir un excelente thriller policíaco, con ingeniosos toques de humor negro para contar una situación tan descabellada como esta, sin tener nunca ningún miedo en cruzar la delgada línea de la seriedad y la parodia. El papel protagonista corre a cargo de John David Washington, el cual hace una interpretación brillante junto a su compañero Adam Driver, el cual tampoco se queda atrás. Y así es como Spike Lee consiguió un film redondo, reivindicando como siempre el racismo imperante en USA hacia los negros y las injusticias varias de la sociedad estadounidense, pero con un ritmo electrizante que hace que el film se pase volando y una buena dosis de suspense, intriga y mucha mala leche, además de una guinda final que refleja perfectamente la horrible situación que está sufriendo Estados Unidos y pone los pelos de punta. Divertida y aterradora a partes iguales.

11. Hereditary, de Ari Aster



El debut de este director estadounidense se resiste a avanzar el relato a golpe de susto o siguiendo el caudal de la sangre derramada (que también), estando meticulosamente preparada desde su inicio para no ser una película de terror al uso. El toque de ´drama familiar´ que le adjudica el director no es una excusa, sino una demostración de hasta qué punto nuestros peores horrores pueden ser oscuros, deprimentes y cotidianos. La cinta de Aster es una perturbadora sorpresa, una auténtica maravilla y sigue confirmando la década que vivimos como una de las más creativas y estimulantes de la historia del cine de terror. Y, por todos estos motivos y más, como por ejemplo la excelente actuación de Toni Colette (la cual está de Óscar), solamente puedo rendir adoración al señor Aster con una reverencia de discípulos decapitados. La cinta más aterradora del año. 

10. The Night Comes for Us, de Timo Tjahjanto



Otra sinfonía de ostias que proviene de Indonesia, tras la famosa saga de películas ´The Raid´, de la mano de Gareth Evans. El director del magistral corto ´Safe Heaven´, el segmento más aterrador de ´V/H/S 2´ que dirigía junto a Evans, nos trajo junto a Netflix una de las mejores películas de acción de los últimos años. Visceral, sádica, intensa, visualmente poderosa y con una violencia coreografiada de la forma más deslumbrante e imaginativa que recuerdo. El reparto compuesto por Iko Uwais (ya visto en las dos cintas de ´The Raid´), Joe Taslim y Julie Estelle nos proporciona unas actuaciones más que efectivas, además de una gran pila de cadáveres y cierto peso emocional bastante logrado. Por favor, que los indonesios nunca paren de traernos estas películas tan sangrientamente extraordinarias. 

9. Mission Impossible: Fallout, de Christopher McQuarrie



Tremenda y asombrosa esta nueva entrega de Ethan Hunt, donde Tom Cruise una vez más arriesga su vida a pos del entretenimiento, y al que no se le notan para nada sus 56 años, siendo un actor con un carisma y una valentía inigualables. En el equipo tenemos a veteranos como Ving Rhames y a Simon Pegg, a una repetidora con mucho gusto y gancho como es Rebecca Ferguson, a un Alec Baldwin que se le nota que se lo pasa pipa y al debutante en la franquicia Henry Cavill. Se nota que están en su salsa y secundan (e igualan en bastantes ocasiones) a Cruise realmente bien. Pero claramente su punto fuerte son las escenas de acción, a cada cual más espectacular: la secuencia del salto de avión, la pelea del baño, el segmento de emboscada, la gran carrera de Cruise tras la persona traidora y todo el tercer acto. Todas y cada una de estas escenas son de lo mejor que vas a ver en el cine de acción últimamente, donde convierten a Ethan Hunt en un James Bond moderno y a esta ´Fallout´, junto a ´Mad Max: Fury Road´, en lo mejor realizado en el género de acción en los últimos años.

8. Bohemian Rapshody, de Bryan Singer



Porque no fue una proyección normal. Fue un concierto de rock. El público se emocionó, estalló en aplausos y bailaba mientras tarareaba extasiada en su butaca. Eso no se vive todos los días. Pero en este velado homenaje a la música y a aquella banda de incomprendidos llamada Queen, hizo que los espectadores nos juntásemos, a disfrutar todos juntos de sus temazos puestos en una pantalla grande, y que para mí, un chaval el cual no llegó a ver a Freddie Mercury tocar en vivo, esto es lo más cerca que voy a estar de sentir la fuerza, el poderío de Mercury y compañía en mis carnes. Una experiencia inolvidable con un Rami Malek que brilla con luz propia, unas buenas interpretaciones de los que lo secundan, puro ritmo y mucha, mucha música rock. Tendrá sus imperfecciones, pero esta ´Bohemian Rapshody´ ofrece justo lo que un fanático de Queen desea ver en una sala de cine: una celebración de su música. El tramo del concierto de Live Aid me puso la piel de gallina y las emociones a flor de piel.

7. Mandy, de Panos Cosmatos



Nicholas Cage está desatado en esta historia de venganza con tintes de terror sumergida en LSD y mucha vena ochentera, donde nos ofrece una de sus mejores actuaciones y a su vez una de las más desquiciadas. Su aspecto visual es apabullante y lleno de color, como si estuviésemos dentro de un sueño psicodélico, una pesadilla que por alguna razón está inflamada de belleza. Andrea Riseborough encarna a la víctima que ha caído en las redes de esta secta satánica de la que Cage va a tomar venganza en un descenso a los infiernos con dos partes bien diferenciadas: un primer tramo cocido a fuego lento con un tono contemplativo donde se dejan ver destellos de la locura psicodélica del filme para después introducirnos una segunda mitad llena de sangre, locura grindhouse y un desfase visual en el que parece que estamos bajo los efectos de las drogas. Una mezcla de drama contemplativo, película de terror sectaria, locura ochentera autoparódica y psicodelia visual, acompañada de una banda sonora compuesta en su totalidad por partituras de sintetizador en lo que fue el último trabajo musical en cine Jóhann Jóhannsson, además de música rock. Puro heavy metal en lo que sin duda fue una de las experiencias más estimulantes del año. 

6. Aquaman, de James Wan



El director malayo, cuya filmografía ha estado dedicada al cine de terror en casi toda su totalidad, saca a la luz su lado más friki y desvergonzado con esta ´Aquaman´, donde abraza el ridículo comiquero de su propuesta sin ningún tipo de complejos y nos trae una completa locura de película, con unas escenas de acción que quitan el aliento, rodadas con mano de hierro y mucha imaginería visual por el creador de ´Expediente Warren´. Ha metido un montón de cosas en una suerte de coctelera cinematográfica de absolutamente todo lo que le apetece y más: elementos de ´Star Wars´, el tono aventurero de ´Indiana Jones´, mitología y épica con aires de ´El Señor de los Anillos´ entre otras cosas hacen de esta cinta de orígenes una mezcla de géneros y propuestas diferente de cualquier otra película de superhéroes. Jason Momoa tiene el suficiente carisma para cargar con el peso del filme y demuestra que no solo da el pego en el ámbito físico, y está secundado maravillosamente por el resto de su reparto, donde destacan la fantástica Amber Heard (la cual tiene mucha química con Momoa) y un efectivo Patrick Wilson encarnando al villano de la historia. Divertimiento puro y duro en esta historia que por la locura de su propuesta y por su desfase a la hora de las escenas de acción podría ser considerada una película de serie B de mucho presupuesto. Una gozada. 

5. Spider-Man: Un Nuevo Universo, de Bob Persichetti,  Peter Ramsey y Rodney Rothman



Este 2018 sin duda fue un gran año para nuestro héroe arácnido: la aparición de Tom Holland en ´Infinity War´, el espléndido videojuego de Insomiac Games para Playstation y este hermoso homenaje animado a nuestro amigo y vecino Spidey y sobre todo, a sus dos míticos creadores (los fallecidos este pasado año Steve Ditko y Stan Lee), los principales referentes para la gestación de este espectáculo audiovisual. Una animación de lujo y unos personajes encantadores (donde vemos una divertidísima faceta de Nicholas Cage como Spiderman Noir) en la película más arriesgada del personaje pero a su vez una de las que más esencia de su hombre araña tiene. El montaje de las transiciones, la fluidez de los movimientos y el estallido de colores que supone el filme la convierte en un cómic viviente, teniendo incluso escenas narradas mediante bocadillos u onomatopeyas empleadas para diversos gags, lo que la convierte en la película que más fiel es a la estética comiquera en el ámbito cinematográfico. Una mezcla de propuestas que hará las delicias de los más pequeños y también de los fanáticos más entrados en años del personaje. Todo aficionado del cómic o los superhéroes que se precie no debería perdérsela. Magnífica. 

4. Ready Player One, de Steven Spielberg



El llamado Rey Midas del cine adaptó y modernizó este año la famosa novela de Ernest Cline, con un sin fin de referencias a toda la cultura pop, trayéndonos así un espectacular entretenimiento, la película ´easter egg´ definitiva y con el Spielberg más divertido, espectacular y entrañable de los últimos años. Cine hecho desde el corazón, no únicamente por el dinero de las masas, en el que el aclamado director ha puesto su corazón y alma porque esta película es una declaración de amor a su propio cine, al que le ha hecho grande, además de a los elementos de los que él mismo se declara amante. Porque aquí el director es donde ha demostrado que es un friki de primera categoría, en una película que es puro disfrute geek que no suelta el acelerador hasta el final y que nos devuelve al Steven Spielberg de antaño, al que no le afecta el paso de los años, ese que todavía permanece dispuesto a no levantarse de su trono que lo consagra como uno de los mejores directores de la historia. Además, ¿a quién no puede gustarle ver un Delorean correr de nuevo?

3. Brawl In Cell Block 99, de Craig S. Zahler



Ninguneada totalmente respecto a tema de distribución en salas españolas y distribuida directamente en DVD, Blu-Ray y plataformas digitales, este rock de la cárcel que nos trae el director que nos sorprendió años atrás con su sangriento western de terror ´Bone Tomahawk´ es todo un peliculón, de los que actualmente ya no se hacen. Toda una locura grindhouse que saca de su zona de comfort al comediante Vince Vaughn, que pasa de hacer que nos partamos la caja a partir huesos en este drama carcelario que explota en su violentísimo tercer acto. Contundente y sin rodeos, me parece una historia digna de un maestro como es el mismísimo Tarantino de antaño, y sigue confirmando a este variopinto S. Zahler como uno de los mejores directores del cine actual. 

2. Call me by your Name, de Luca Guadagnino



Películas románticas las hay a patadas, y pese a que no soy para nada un aficionado de este tipo de cine, siempre hay alguna excepción que veo con gusto, cintas que de verdad consiguen transmitirte los sentimientos de los protagonistas. Pues a estas excepciones se incorporó hace unos meses el filme del director italiano Luca Guadagnino, el cual desprende belleza y calidez por los cuatro costados, y es de esas películas que deseas ver una y otra vez, que aun sabiéndote la historia, cala tan hondo en ti que se disfrutará con cada nuevo visionado. Aquí siento magia, siento pasión y siento que el director y su equipo han conseguido crear una película con todo el empeño del mundo, con su corazón y alma puestos en el proyecto. Eso es lo que tiene la supuesta magia del cine, poner nuestros sentimientos a flor de piel. Tal vez no se haya llevado todos los premios que se merecía, pero se ha ganado el corazón de muchas personas, incluido el de que está escribiendo esta entrada. La pareja compuesta por Timothée Chalamet y Armie Hammer está soberbia. 

1. Vengadores: Infinity War, de Anthony Russo y Joe Russo



La conexión de 10 años de universo cinematográfico. 19 películas conectadas entre sí. Un proyecto de proporciones épicas, preparado y cuidado al milímetro, dando pequeñas pistas y pinceladas aquí y allá, para desembocar en ´Infinity War´ el comienzo del final de la fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel: una cinta de escala cósmica que es a su vez definida como el mayor crossover jamás visto en pantalla (alrededor de 20 personajes principales), dónde los hermanos Russo vuelven a darnos una espectacular lección de cine de superhéroes después de las dos impresionantes entregas anteriores del Capitán América y Marvel vuelve a dar en el clavo en una cinta que es un torbellino de sensaciones y emociones. Josh Brolin nos volvió a sorprender este año en el género de superhéroes encarnando al titánico Thanos, el cual es el mejor villano del MCU y el jamás visto en una cinta de superhéroes, no me precipito al decir que de los mejores de los últimos años, al nivel del magnífico Joker que interpretó Heath Ledger en el Batman de Christopher Nolan. Su desgarradora escena final se llevó muchas cosas por delante, pero nuestros sentimientos no fueron una de ellas, los cuales siguen y seguirán a flor de piel hasta que llegue su esperada conclusión este próximo abril. 

Menciones Especiales:

La Noche de Halloween, de David Gordon Green

Entretenidísima cinta hecha por fans y para fans de la cinta original del 79 que, sin inventar la rueda y gracias a la mezcla de ingredientes hará que tanto las antiguas como las nuevas generaciones salten de su asiento. Sin abusar del jump-scare y con un excelente manejo del gore, además de unas más que convincentes actuaciones donde sobresale una magnífica actuación de Jamie Lee Curtis, Gordon Green consigue traer de nuevo el terror de antaño, solo que un poco actualizado. ¡Hasta Carpenter renovó sus partituras para la ocasión! 


Upgrade, de Leigh Whannell

Esta inteligente mezcla entre ´Robocop´ y ´El Justiciero´ ambientada en un llamativo futuro cyberpunk se comporta como un episodio de Black Mirror de más de hora y media, con muchos litros de sangre de por medio y hasta dando pie a diversas reflexiones sobre el excesivo uso de la tecnología hoy día, cogiendo una trama a priori simple y retorciéndola hasta desembocar en un sorprendente final. Muy entretenida cinta de serie B perfecta para apagar el cerebro sin que te sientas estúpido. 



Noche de Juegos, de John Francis Daley y  Jonathan Goldstein

Disparatada comedia de secuestros con un ritmo que no cesa, un sentido del humor rebosante del que te es imposible aguantar la risa y un inteligente guión donde predominan los giros que manipulan al espectador, todo esto aderezado con un coral reparto que se lo pasa pipa con la propuesta. La mejor comedia del año pasado. 






Teen Titans Go! La Película, de Aaron Horvath y Peter Rida Michail

Desvergonzada cinta de animación que funciona así como una ´Deadpool´ del universo DC y accesible para el público infantil, donde se ríe de todos y cada uno de los superhéroes del mundo dceíta ( e incluso de los de Marvel) en una película que es puro cómic en vena. Su humor gamberro y negro por ocasiones hace que tanto los pequeños como los adultos se lo pasen genial con el filme. Además, quién diría que una cinta del universo dceíta tendría uno de los últimos cameos de Stan Lee.



Jurassic World: El Reíno Caído, de Juan Antonio Bayona

El director catalán nos trajo lo que fue la entrega más controvertida de la saga ´Jurassic Park´, levantando pasiones y odios a partes iguales, y lo que para mí fue la entrega más disfrutable de la saga desde la cinta original de Spielberg, expandiendo a la saga por nuevos horizontes mientras a su vez rendía homenaje a la franquicia y al cine del maestro con una nostalgia muy bien controlada. Puro espectáculo jurásico y toda una declaración de amor y sobre todo de intenciones de parte de Bayona a la saga jurásica.  


Yo, Tonya, de Craig Gillespie

Gillespie nos proporcionó un gran biopic sin endulzar el personaje de la patinadora artística Tonya Harding y a su vez una puntiaguda crítica al en ocasiones grave sensacionalismo de los medios en este apasionante drama con toques de comedia negra. Margot Robbie está rebosante de carisma como la protagonista de la función, donde hizo que Harding realizase otro triple salto axel, pero esta vez en la gran pantalla. 





El Rey Proscrito, de David Mackenzie

Puro cine de capa y espada en lo que es una pseudo-continuación de los acontecimientos sucedidos en ´Braveheart´, aunque claramente sin llegar al nivel del filme de Mel Gibson. Pero tampoco es la intención del que ya fuera director de ´Comanchería´, ya que su principal propósito es entretener con una historia con grandes dosis de épica, acompañada de unos alardes visuales impecables (con unas batallas muy bien rodadas y un plano secuencia para abrir la película que es mención aparte) y unas más que notables actuaciones de su reparto. La sombra de William Wallace es muy alargada, pero esta película de época que podemos ver en Netflix es toda una sorpresa.

Lo que esconde Silver Lake, de David Robert Michell

Desconcertante a ratos y llena de lucidez en otros, lo que no podemos negar es que la genuina nueva cinta del director de ´It Follows´ no te deja indiferente. Referencias mil a la cultura pop y geek, mucha imaginación visual y una historia llena de sorpresas y locura en lo que es un exquisito homenaje al cine noir de antaño. Andrew Garfield y Riley Keough están fantásticos en este notable thriller surrealista con muchos toques humorísticos, estrenado este pasado 28 de diciembre en cines españoles. Pese a que no la disfruté tanto como esperaba, me parece una extraña y original propuesta que merece la atención del público. 

Un Lugar Tranquilo, de John Krasinski

Con una premisa muy interesante como punto de partida como es la historia de una familia que vive en una casa en el bosque cuidándose de no emitir ningún sonido para evitar que una raza de alienígenas los cazen, el debut de Krasinski en la dirección resultó toda una sorpresa en el género de horror, sin abusar de los sustos fáciles y optando más por el dramatismo de la situación. Su uso del silencio y su apartado sonoro son impecables y nos proporcionaron varios de los momentos más intensos del año. Su reparto está impecable, destacando una feroz Emily Blunt, cuyo personaje posee un momento en una bañera que es pura tensión. No me entusiasmó tanto como a la mayoría del público, pero es una cinta que resulta muy necesaria en los tiempos de desgaste que está pasando el cine de terror. 

Pantera Negra, de Ryan Coogler

Sí, como habréis podido ver a lo largo del listado me encanta el cine de superhéroes, y esta cinta, obra del que devolvió a nuestras vidas la saga ´Rocky´ en 2015, no iba a ser excepción. Esta nueva historia de orígenes resulta una versión reivindicativa de Marvel nunca antes vista, un canto a la diversidad de razas y culturas que, a pesar de sus fallos (el clímax final con esos efectos reguleros), acaba siendo una experiencia cinematográfica más que recomendable, con efectivas actuaciones y que mantiene el nivel al que Marvel nos tiene acostumbrados. Un espectáculo comiquero con ciertas similitudes a ´El Rey León´ muy disfrutable con un carismático Chadwick Boseman en el papel de protagonista al que veríamos meses más tarde en Las Guerras del Infinito y un Michael B. Jordan excelente encarnando al villano, Killmonger. 

First Man, de Damien Chazelle

La mayor proeza americana jamás hecha como fue el primer hombre que pisó la Luna aquí es narrada como un frío e intimista drama que se aleja totalmente de ser la típica epopeya épica que se sustenta únicamente en la heroicidad y la valentía de sus protagonistas. Aquí vemos un Neil Armstrong en una perspectiva muy personal, plasmado en la gran pantalla como un hombre frío, triste, sumido por el trabajo, y que está perfectamente encarnado por Ryan Gosling, el cual está de Óscar. El director la magnífica ´La La Land´ nos trajo una película reflexiva, sobre el precio de la gloria, sobre el corazón y humanidad que también poseen los héroes. Y todo esto sin perder la emoción que debía tener una historia tan épica como es la carrera espacial y la llegada del ser humano a la Luna, la cual explota en un acto final que es de lo más emotivo que pudimos ver el pasado año. De combustión lenta, con un apartado técnico magnífico (donde destaca Justin Hurwitz en una banda sonora impecable, como es costumbre en Chazelle) y un excelente elenco de actores, ´First Man´ ha sido infravalorada por muchos, pero yo recordaré esta película como una digna película del astronauta, que a su vez muestra la cara oculta de su héroe protagonista.

¡Y aquí termina la larguísima entrada! Espero que os haya gustado y la apoyéis como siempre, siguiéndonos en el blog y compartiendo este post con tus amigos. Decidnos en los comentarios si discrepáis con nuestra lista o no, si se cumple la primera opción, contadnos cuáles han sido las películas que más os han gustado este año, ¡nos encanta escucharos! Dicho todo esto, os prometemos un largo año lleno de mucho, mucho cine, donde nuestras opiniones no cesarán por aquí (aunque no sé si eso algo bueno o malo) y esperamos que vosotros sigáis por aquí para acompañarnos este 2019 para enriquecer nuestra experiencia. Disfrutad de este comienzo de año, que pronto comienza otra vez la vuelta al curro que nadie desea. ¡Nos leemos pronto!