Translate

lunes, 31 de diciembre de 2018

LAS MEJORES SERIES DE 2018

Muy buenas y bienvenidos a todos una vez más a nuestro particular top del año que hemos tenido en el ámbito televisivo, donde toca echar la vista atrás y recordar las grandes tandas de episodios que nos han marcado este 2018 que está al terminar. Somos conscientes de que no hemos visto todas las series destacables de este año y tal vez nuestros gustos no concuerden con los vuestros, pero esperamos que os guste y a ver si coincidimos en alguna. Empecemos:

11. Las escalofriantes aventuras de Sabrina (Netflix)


Fascinante reversión de aquella sitcom llamada ´Sabrina: Cosas de Brujas´ creada en los años 90 en tono de terror adolescente con numerosas cucharadas de comedia negra y gore que contentará tanto a los seguidores del terror como a los adolescentes en busca de nuevas series que devorar, e incluso al público más entrado en años. Su ritmo ágil y su carismática protagonista (Kiernan Shipka) son otros elementos a destacar para que no dejes pasar esta divertidísima propuesta: romances adolescentes y amistades impenetrables de instituto acompañadas de rituales macabros, muchas amenazas demoníacas y un pueblo con un pasado muy oscuro. ¿Qué podría salir mal?



10. The End Of The F***ing World (Netflix)

La plataforma de streaming sigue con su racha de propuestas interesantes, siendo esta inteligente producción británica una de ellas. La convencional historia de ´chico conoce a chica´ se transforma en esta serie en una perturbadora pero conmovedora tragicomedia donde se dejan ver temas como la pérdida de la inocencia, el suicidio o la pérdida de la virginidad. Su joven pareja de actores (compuesta por Alex Lawther y Jessica Barden) está de lujo y son como una suerte de Bonnie and Clyde del siglo XXI, y si a eso le añadimos el toque indie de su fotografía y sus puntiagudos diálogos llenos de ironía, ya tenemos otra serie para tener en cuenta y que es ideal para el espectador que no quiera ver lo mismo de siempre y busque algo diferente e innovador.

Nuestra crítica completa de ´The End of The F***ing World´



9. Maniac (Netflix)

El director de la famosa serie de HBO ´True Detective´ Cary Joji Fukunaga vuelve a Netflix tras el excelente filme ´Beasts of No Nation´ con este psicotrópico televisivo que entremezcla locura con realidad con una estética retro-futurista como telón de fondo. Su mezcla de elementos dispares es la clave de su éxito: desde reflexiones que parecen sacadas de ´Blade Runner´ hasta un humor propio del mejor Wes Anderson. Una idea muy potente aderezada con un apartado visual portentoso y un reparto de lujo con unos Jonah Hill, Emma Stone y Justin Theroux a reivindicar. Un divertido viaje al interior de la psique humana (no tan pedante como suena a priori) lleno de sorpresas y emociones como hacía tiempo que no veíamos en la pequeña pantalla. Su principal objetivo es descolocar al espectador, y vaya si lo consigue.





8. Legión, Temporada 2 (FX Network)


Otra locura televisiva a revindicar. Noah Hawley (conocido su excelente adaptación a la pequeña pantalla del filme de los hermanos Coen ´Fargo´) nos vuelve a sorprender con esta nueva entrega de su aportación particular al universo mutante. Estos episodios nos continúan seduciendo de esa manera tan estrambótica y característica, estando prácticamente al nivel de la primera temporada y volviendo a consagrar a FX como una de las mejores cadenas de la parrilla televisiva actual, arriesgándose trayéndonos propuestas tan estimulantes como esta ´Legión´, esquizofrénica como ella sola. La atípica producción de superhéroes que se supera cada vez más en cuanto a espectáculo visual se refiere.

Nuestra crítica completa de la segunda temporada de ´Legión´



7. Atlanta (FX Network) 

La cadena televisiva FX, conocida ya por traernos series diferentes y estimulantes como ´Fargo´ o la anteriormente mencionada ´Legión´, nos volvió a sorprender este año con esta maravillosa ´Atlanta´, cuya temporada 2 salió este 2018. Donald Glover (autor del hit musical ´This is America´) y su tropa nos traen una divertidísima serie que no tiene miedo de juguetear con el terror más perturbador, el drama personal o incluso el surrealismo y que como ya es normal en Glover, también funciona como una ácida crítica del comportamiento racial de la América actual y de las diferentes caras que pueden tener la música urbana, la prensa o las redes sociales. ¿Qué esperar de ella? Mejor no os hagáis una idea de la experiencia que supone. Ni yo mismo la he sabido describir adecuadamente. Simplemente ponedse cómodos y dejadse llevar por este alocado mundo que es Atlanta. Además este año la serie ha elevado la calidad y tiene un as en la manga: Teddy Perkins, un inquietante y malrollero personaje, una especie de Michael Jackson siniestro encarnado por el mismo Glover que está en el centro de uno de los mejores capítulos del año.


Nuestra crítica de ´Atlanta´



6. Who is America? (Showtime)

Así es como Cohen se alza como uno de los grandes cómicos de su generación, mostrando EE.UU tal y como es, controlando a sus entrevistados (varias caras conocidas de la política en Estados Unidos además de diversos ciudadanos) como títeres entre sus cuerdas. Más cómo Cohen faltan hoy en día, sin pelos en la lengua, atreviéndose a arremeter contra el gran país americano; más programas como Who is America? faltan hoy en día, tan necesarios y verdaderos. Porque, al final, después de las risas, nos da miedo, pensar como en pleno siglo XXI, tan avanzados, siga reinando el odio, la ignorancia, la violencia, la falsa moral y los valores corrompidos en el país que gobierna el mundo y que Baron Cohen lo consigue catalizar con el arma más efectiva: el humor. Gente así, cómo la que muestra Cohen, hay en nuestro planeta; mientras tanto, mientras siga habiendo gente así, espero que Cohen siga haciendo de las suyas, y descubrir, ¿Quién es América? En resumen, que me he andado por las ramas, si os gustó Ali G, El Dictador o Borat u os gusta este tipo de humor, más negro que el carbón, no dudéis en echarle un vistazo. Aviso que no es para todo el mundo, pero tu mentalidad y tu posicionamiento ético y político casan con la propuesta de ´Who is America?´, te va a ser complicado no estallar en carcajadas. Erran Morad es uno de los personajes del año.


Nuestras crítica completa de ´Who is America?´



5. Fariña (Atresmedia)

Este fantástico producto patrio no tiene nada que envidiar a la archiconocida Narcos. La historia real de Sito Miñanco, el histórico narcotraficante gallego, y de sus compañeros es fascinante, con un ritmo que engancha con el mismo efecto que la cocaína con la que comerciaban sus personajes y un elenco que está de sobresaliente. Una producción muy bien cuidada, con una ambientación excepcional y una fotografía que va a la par, que resulta muy entretenida, jugosa e incluso hipnótica. Muy recomendable.




4. Preacher, Temporada 3 (AMC) 

Otro año más nuestro socarrón predicador sobrenatural y su pandilla se vuelve a colar en nuestra lista, y en esta desquiciada tanda de episodios hemos visto como Jesse se enfrenta a los fantasmas de su turbio pasado. Esta nueva temporada llega a unas cotas de locura que no podrían haber sido posibles si no fuera por las alocadas mentes que llevan las riendas de la serie, como son Evan Goldberg y Seth Rogen. En esta temporada suceden cosas que ni a la persona más imaginativa se le pasarían por la cabeza: robo de almas, masacres entre religiones, clones de discípulos de Jesús, sangrientas peleas en un particular Club de la Lucha, traiciones vampíricas, un obeso mórbido que se autoprovoca el vómito para poder seguir comiendo más (que para colmo es una gran figura de la Iglesia), planes de exterminio mundial, y un largo y grotesco etcétera aderezado con magníficos momentos musicales e interpretaciones a la altura y en la línea de lo que viene siendo la serie hasta ahora, donde destaca nuevamente su carismático trío protagonista. Espero con todo mi corazón disfrutar muchas temporadas más de esta retorcida sátira de la religión.




3. American Vandal II (Netflix)

Otra serie que repite respecto al año pasado. American Vandal se supera en cuanto a apartado visual y ambición narrativa se refiere, con una historia mucho más alocada que su predecesora (un bromista echa laxante en la máquina de limonada de un instituto) en otra suerte de ´Crímenes Perfectos´ con una nueva tanda chistes escatológicos y gamberros pero que a su vez resulta una temporada sorprendentemente inteligente. Además, tiene una moreja/reflexión final sobre los peligros de Internet y el bullying que sinceramente me tocó la fibra sensible. Un reparto más coral y divertido, un antagonista que tiene más de supervillano que de vándalo, unos crímenes más atroces, unos miedos más primigenios y, sobre todo, entender mejor cómo narrar un misterio y hacerlo sugerente para el espectador. Y todo esto sin dejar de ser divertida. Porque la caca es divertida.





2. Heridas Abiertas (HBO)

Sharp Objects como nombre original y Objetos Afilados en su traducción correcta, y es que ´afilada´ es la mejor palabra para definir esta miniserie: te abre, te hace daño, se mete en tu piel, y se te queda grabada, cómo cicatrices, cicatrices para recordar el dolor, el pasado... El francés Jean-Marc Vallée (Dallas Buyers Club) dirige el retrato psicológico de una persona destrozada por inquietantes recuerdos del pasado ahogados en ingentes cantidades de alcohol que captura la atención del espectador al instante gracias a su cautivadora intriga y la inquietud de la atmósfera, además de sus soberbias interpretaciones femeninas y un ritmo que cuece su misterio a fuego lento. Y no os cuento más, es una serie única, mágica, desconcertante y sobre todo triste a la que recomiendo que lleguéis con la menor información posible. Su escena final es pesadillesca.


Nuestra crítica de la miniserie ´Heridas Abiertas´



1. La Maldición de Hill House (Netflix)

Si la anteriormente mencionada ´Sharp Objects´ era hace unos meses mi serie favorita del año, llegó esta maravillosa serie de terror dispuesta a romperme los esquemas. Una historia con forma de historia de terror pero con fondo de drama familiar de la mano de Mike Flanagan (el director de la segunda parte de ´Ouija´), el cual cuida muy bien sus personajes y la evolución argumental de estos en una narrativa que desvela sus cartas lentamente, contando su historia mediante dos líneas temporales distintas. La ambientación y el apartado visual están de lujo (sobre todo en su sexto capítulo, grabado enteramente en un plano secuencia portentoso), remitiéndonos al cine de terror de antaño, y además tiene unas interpretaciones magistrales. Esto es lo que yo llamo terror que no depende únicamente de las estridencias para aterrar. Creo que pocas veces había visto un terror tan humano, tan psicológicamente profundo y con tantas lecturas. He llorado, he reído y sobre todo, me he asustado. Una experiencia que rara vez se logra en televisión y por todas las virtudes que su propuesta posee, que no son pocas, merece ser la serie del año.




¡Y hasta aquí el ranking de este año! Sin ningún tipo de vergüenza, podéis decirnos en los comentarios cuáles han sido vuestras series favoritas de este año, a ver si encontramos similitudes. ¡Nos encanta leeros! Si te ha gustado este post, no olvides seguir el blog y así podrás tener el privilegio (o tortura, como quieras verlo) de que notifiquemos de cada entrada nueva que subamos. Después de estas extensísimas palabras solo me queda despedirme y desearos un espléndido año nuevo. ¡Nos leemos pronto!

domingo, 30 de diciembre de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO (ESPECIAL SUPERHÉROES): SPIDER-MAN: UN NUEVO UNIVERSO, AQUAMAN

Muy buenas a todos y bienvenidos a una entrada un tanto especial para dos frikis comiqueros como nosotros, donde reseñaremos dos películas de rabiosa actualidad, como son ´Spider-Man: Un Nuevo Universo´ y ´Aquaman´, de las factorías Marvel y DC (y parece que eternamente comparadas entre sí) respectivamente, siendo las dos interesantes propuestas superheróicas a tener en cuenta. No faltan los velados comentarios sobre Stan Lee y Ditko ni tampoco está exenta de nuestra opinión sobre el irregular universo cinematográfico de DC. Espero que os guste esta extensa entrada y si habéis visto ya sea uno de los dos filmes o las dos películas deis vuestra opinión en los comentarios. Empecemos con la reseña de ´Spider-Man: Un Nuevo Universo´:


  • Título original: Spider-Man: Into the Spider-Verse
  • Año: 2018
  • Duración:117 min.
  • País: Estados Unidos
  • Dirección: Bob Persichetti,  Peter Ramsey,  Rodney Rothman
  • Guión: Phil Lord, Rodney Rothman, Dan Slott, Meghan Malloy (Personajes: Stan Lee, Brian Bendis, Sara Pichelli, Steve Ditko. Historia: Phil Lord)
  • Música: Daniel Pemberton
  • Productora: Sony Pictures Animation / Marvel Animation / Marvel Entertainment / Columbia Pictures / Pascal Pictures / Sony Pictures Entertainment / Lord Miller / Avi Arad Productions / Columbia Pictures
  • Género: Animación. Aventuras. Acción. Fantástico. Superhéroes
  • Sinopsis: En un universo paralelo donde Peter Parker ha muerto, un joven de secundaria llamado Miles Morales es el nuevo Spider-Man. Sin embargo, cuando el líder mafioso Wilson Fisk (a.k.a Kingpin) construye el ´Super Colisionador´ trae a una versión alternativa de Peter Parker que tratará de enseñarle a Miles como ser un mejor Spider-Man. Pero no será el único Spider-Man en entrar a este universo, 4 versiones alternas de Spidey aparecerán y buscarán regresar a su universo antes de que toda la realidad colapse.

De pequeño yo soñaba con ser como Spider-Man algún día. Yo también tenía ese afán de querer lanzar las telarañas, enredarme en un intrincado sentido de la responsabilidad y zurrarme con villanos a tiempo parcial mientras ocultaba mi identidad secreta de familia y amigos. Si no hubiese sido por los padres fundadores del hombre araña Stan Lee y Steve Ditko creo que no sería la misma persona que soy ahora. Ni tendría los mismos buenos recuerdos como los que he pasado con ellos. Les debo muchos buenos ratos y otros tantos millones de personas que también se enfrascaron y hoy día siguen adentrándose en sus viñetas, ya sean obra de ellos o de su legado. Desafortunadamente, la vida no es eterna y el momento en el que los creadores de montones de historias y referentes para futuras generaciones comiqueras dejasen de redactar aquellas maravillosas líneas tenía que llegar. Primero le tocó a Ditko en junio, y meses más tarde a Stan Lee, este pasado noviembre.

Con la muerte del co-creador de Marvel Comics aún reciente, de repente nos llega una nueva cinta del héroe arácnido, esta vez en formato animado, habiendo sido su última adaptación en pantalla hace un año escaso y la (desastrosa) reciente aportación al universo cinematográfico de Spidey hace dos meses y medio que suponía Venom, de la que tenéis nuestra crítica también. Con cierto escepticismo debido a los problemas ya vistos con Sony a la hora de hacer filmes del hombre araña, este maravilloso homenaje al personaje y a sus creadores nos llega justo en el momento que más lo necesitábamos los fanáticos del cómic. Porque lo que sentí en esa sala de cine fue más allá de las palabras. Volví a sentirme un niño. Volví a sentirme dentro de las viñetas de Ditko y Lee (este último tiene un fantástico cameo, como es costumbre en los films marvelitas, probablemente el último). Reí, lloré y sobre todo, disfruté. Hasta me atrevería a decir que es de las mejores películas de superhéroes de los últimos años (habiendo salido el mismo año que la apoteósica ´Vengadores: Infinity War´) y para mí la segunda mejor adaptación del Hombre Araña, pese a no tener muy recientes los filmes de Raimi. 



Tanto los amantes que han crecido toda su vida acompañados por este personaje, ya sean adultos o niños, como los que quieran introducirse en este fascinante universo están de enhorabuena, pudiendo disfrutar de todo un despliegue visual. A nivel técnico la animación termina logrando en conjunto una experiencia espectacular. El montaje de las transiciones, la fluidez de los movimientos y el estallido de colores que supone el filme la convierte en un cómic viviente, teniendo incluso escenas narradas mediante bocadillos u onomatopeyas empleadas para diversos gags, lo que la convierte en la película que más fiel es a la estética comiquera en el ámbito cinematográfico. En un principio la arriesgada animación por la que han optado puede resultar extraña, pero se entra en su juego sin pestañear y enseguida ya estás acostumbrado a su locura visual. Conforme avanza la historia y se entrelazan los mundos descubrimos que la apuesta permite mezclar casi cualquier combinación estética (incluso se atreven a juguetear con el anime) y salir victoriosa. Derrocha libertad creativa por los cuatros costados y se siente constantemente un producto fresco y, sobre todo, muy libre. 



Y eso es solamente lo que rodea el aspecto técnico. En el narrativo es donde la cinta logra su mayores logros. La narrativa va a ritmo de infarto, con todo pensado hasta el más mínimo detalle y que no tiene ni un minuto que perder a la hora de presentar su complejo universo, resultando una historia endiabladamente entretenida. La historia está perfectamente hilada y desarrolla perfectamente a cada uno de sus variopintos personajes. A nivel general de guión se debe destacar la excelente evolución de arco de Miles Morales, cuyo carisma hace que el papel protagonista no le pese. Los demás personajes, no exentos de carisma, también tienen sus momentos de gloria, donde cabe destacar la labor del versátil Nicholas Cage (también actor de doblaje en el divertidísimo film de Teen Titans Go!) como el Spider-Man Noir, donde nos da una divertidísima faceta de él que pocas veces habíamos visto en pantalla. Peter B. Parker y Spider Gwen también se roban el show cada vez que aparecen en pantalla, el Spider-Cerdo es adorable y Peni Parker un toque de cultura oriental muy interesante, aunque su personaje es el que peor parado sale de los anteriormente mencionados, sin tener muchos momentos para lucirse.



Su banda sonora es muy destacable, donde predominan las canciones de hip-hop que nos introducen aún más en esos suburbios de Brooklyn donde se sitúa Miles, además de la orquestación sinfónica de Daniel Pemberton (el compositor de la banda sonora del Rey Arturo de Guy Ritchie) y otros temas de carácter urbano que encajan perfectamente con la película y su desarrollo. Tengo ´Sunflower´ de Post Malone y Swae Lee sonando constantemente en mi cabeza por su culpa.



Creo que nada de lo que os he contado anteriormente se acerca ni un poco a la experiencia que supone visionar ´Spider-Man: Un Nuevo Universo´, tienes que verla con tus propios ojos y sentirla tú mismo. Un hermoso homenaje a nuestro amigo y vecino Spidey y sobre todo, a sus dos míticos creadores, los principales referentes para la gestación de este espectáculo audiovisual. Una animación de lujo y unos personajes encantadores en la película más arriesgada del personaje pero a su vez una de las que más esencia de su hombre araña tiene. Una mezcla de propuestas que hará las delicias de los más pequeños y también de los fanáticos más entrados en años del personaje. Todo aficionado del cómic o los superhéroes que se precie no debería perdérsela. Magnífica. 

PD: La película termina también con una mítica cita de Stan Lee:

´Esa persona que ayuda a los demás simplemente porque debería o debe hacerse, y porque es lo correcto, es, sin duda, un verdadero superhéroe.´

La premisa central de ´Spider-Man: Into The Spider-Verse´ es que cualquiera puede hacer lo que Spider-Man hace si tienes la motivación necesaria (y los poderes, claro). No importa cuál sea tu edad, raza, género o religión, todos podemos ser un héroe. Y esta película lleva la frase de Stan Lee al máximo exponente. Excelsior!

Valoración Final: 10/10




Y ahora es el turno de uno de los estrenos del año en cuánto a este género se refiere: la esperada por muchos Aquaman. Además ya lo hemos dicho al principio de la crítica, no sé para que me repito. 



  • Título originalAquaman
  • Año2018
  • Duración:139 min.
  • PaísEstados Unidos
  • DirecciónJames Wan
  • GuiónDavid Johnson, Will Beall (Historia: Geoff Johns, James Wan, Will Beall . Personaje: Paul Norris, Mort Weisinger)
  • MúsicaRupert Gregson-Williams
  • FotografíaDon Burgess
  • RepartoJason Momoa,  Amber Heard,  Patrick Wilson,  Willem Dafoe,  Nicole Kidman, Yahya Abdul-Mateen II,  Temuera Morrison,  Dolph Lundgren,  Michael Beach, Ludi Lin,  Graham McTavish,  Patrick Cox,  Randall Park,  Djimon Hounsou, Leigh Whannell,  Sophia Forrest,  Natalia Safran,  Tahlia Jade Holt
  • ProductoraDC Comics / DC Entertainment / Warner Bros.
  • GéneroCiencia ficción. Fantástico. Acción. Superhéroes 
  • SinopsisCuando Arthur Curry (Jason Momoa) descubre que es mitad humano y mitad atlante, emprenderá el viaje de su vida en esta aventura que no sólo le obligará a enfrentarse a quién es en realidad, sino también a descubrir si es digno de cumplir con su destino: ser rey, y convertirse en Aquaman. 

Para introducir mi opinión sobre esta película, debo comenzar diciendo que mi relación con el DCEU (DC Extended Universe) es algo así como de amor-odio. El Hombre de Acero me gustó en su día, pero tampoco me dejó un gran poso ni la he vuelto a ver a día de hoy. Tras esta, Batman v Superman también me gustó, pero venía lastrada por muchos fallos, de los cuales algunos se veían mejorados en la notable versión extendida (la cual os recomiendo que veáis). Ese mismo año, llegó ´Escuadrón Suicida´, y con todo el hype metido en el cuerpo por consecuencia de sus trailers fui a verla, y quedé bastante decepcionado: una película cuyo tono era caótico (al igual que su montaje), y que no sabía muy bien que quería ser. Y, finalmente, el año pasado, nos llegó Wonder Woman, la mejor de este universo hasta el día de hoy; y meses más tarde llegó la que supuestamente debería haber sido la épica reunión de La Liga de la Justicia, pero su resultado final me dejó más frío que los Alpes. Y ya entrados en finales de este 2018, llega esta ´Aquaman´, a la cual ya le dedicamos unas palabras meses antes de su estreno en nuestra entrada de opinión del DCEU (que puedes ver clickando aquí), donde mostrábamos nuestra plena confianza en James Wan para que nos trajese una película con personalidad propia después de tantas polémicas que ha tenido el universo con sus estudios. 


Siendo sincero, tenía poco hype por esta película, sus trailers me llamaron la atención por su apartado visual y sus escenas de acción pero nada más, no me incitaban del todo para su visionado en cine. Las críticas por parte de los profesionales, bastante mixtas, no hicieron sino acentuar esas sensaciones. Pero la gente salía extasiada del cine, contentísima con lo que había visto, algunos se aventuraban a decir que llegaba a las mismas proporciones de epicidad que la apoteósica ´Infinity War´ y que era el manantial de agua (nunca mejor dicho) que necesitaba este seco universo. Todas estas alababanzas hicieron que me animara a ir al cine y ver esta Aquaman que nos ocupa, esperando aunque fuese una buena ración de entretenimiento y efectos visuales. 

Antes de empezar con mi opinión del film, no os puedo decir si es mejor o peor que la tercera entrega de los Vengadores. Creo que es bastante injusto comparar el fin de 10 años de universo y la conclusión del arco argumental de diversos personajes con la presentación de un superhéroe novedoso en la gran pantalla y el comienzo de su arco. Eso sí, lo que nadie puede negar, te guste Marvel o DC, es que esta película, en el género comiquero es un peliculón, una grandísima adaptación que supone toda una explosión de colores, aventura y diversión en el oscuro universo dceíta. Es una maldita locura, es que no puede expresarse en palabras la experiencia que supone esta ´Aquaman´.

Wan no se ha guardado nada, para ser una película de origen, diría que llega a los niveles de ambición de ´Infinity War´ con todo lo que abarca, teniendo muchas más pretensiones que únicamente establecer su personaje y su mundo. El universo que nos presentan es muy rico en criaturas, mitología, reinos y demás elementos, siendo presentados de manera muy natural y orgánica, sin que se note forzado, metido con calzador y mucho menos apresurado. Resulta pasmoso lo bien introducido y compactado que está su extenso mundo en un filme de dos horas. El director ha ido a por todas como si pensase que no le iban a dar proyectos después de este, ha metido un montón de cosas en una suerte de coctelera cinematográfica de absolutamente todo lo que le apetece y más (elementos de ´Star Wars´, el tono aventurero de ´Indiana Jones´, mitología y épica con aires de ´El Señor de los Anillos´ entre otras cosas) y ha hecho una completa locura de película. Pero ni de lejos es una copia o un refrito de las películas anteriormente mencionadas, es que no os podéis imaginar lo que vais a ver. Por momentos es una película de aventuras, por otros cine de acción, pero también tiene elementos del cine de terror (esa fantástica escena en La Fosa), ciencia ficción, superhéroes, monstruos tipo Kaiju que harían sonreír a Guillermo del Toro y batallas monumentales al estilo El Señor de los Anillos. Es increíble todo lo que ves durante las casi 2 horas y media que dura la película.



Visualmente es un espectáculo que solo debe verse en cines, hay cada plano que es para enmarcarlo en tu habitación, y me parece una película muy cuidada en ese aspecto para ser un blockbuster de este género. Wan sabe lo que hace y como quiere plasmarlo visualmente, es un genio y el filme rebosa imaginería visual por los cuatro costados. La acción está rodada de una manera en que lo ves todo a la perfección, el director malayo es todo un artesano en este aspecto, haciendo giros imposibles y movimientos muy locos con la cámara que dan un dinamismo increíble a estas escenas. Escenas como la del Anillo de Fuego al más puro estilo de ´Gladiator´, el espectacular plano secuencia de Sicilia o su clímax final entero deben ser desde ya segmentos antológicos en el género. 


Cómo he dicho antes, uno de los puntos fuertes es lo visual, pero no solo los efectos especiales, muy bien implementados en la película y sin que canten en ningún momento, sino también los escenarios reales o el diseño de vestuario son maravillosos. Es una película muy cuidada y se nota en estos aspectos. El traje que lleva Mera ya sea el que lleva en la escena de la batalla del Anillo de Fuego (con medusas luminosas en la espalda) o el clásico que lleva durante toda la película, el traje que lleva el villano encarnado por Patrick Wilson en el acto final (con un diseño de serie B muy de antaño), el diseño del traje de Black Manta o el traje clásico de Aquaman ya mostrado en el póster son varios de los ejemplos que demuestran la estética comiquera plasmada en pantalla y le podría valer perfectamente unas cuantas nominaciones a mejor vestuario. Si la decepcionante ´Escuadrón Suicida´ tiene un Óscar, ¿por qué esta no?



Y es que esto es justo lo quería de ella. Una película con libertad propia con un director que no tenga complejos a tomar decisiones arriesgadas. Y es que James Wan es un completo sinvergüenza, abrazando el ridículo de su propuesta y trayéndonos una película que posee un aroma muy ochentero y pulp a pesar de la gran cantidad de CGI y técnicas actuales que son empleadas para el filme. Un tono muy aventurero, como de una serie B con mucho presupuesto por delante (en el buen sentido de la expresión, claramente) y que huye deliberadamente del tono ´historia de orígenes´ tantas veces visto (a excepción de la efectiva escena del acuario, donde vemos el descubrimiento de sus poderes, y de los flashbacks donde vemos el entrenamiento de Arthur con el personaje de Willem Dafoe). Un humor muy tontorrón, frases lapidarias desvergonzadas, escenas con acción a raudales muy alocadas... pero nunca perdiendo el sentido de la épica, el cuál explota al final con ese clímax final increíble donde se tira la casa por la ventana (y que me recordó al tramo final de ´El Retorno del Rey´, palabras mayores) con un Aquaman desatado. El guión, a pesar de ser simple hasta la médula, va variando de tono muy fácilmente y sin desentonar nunca con la propuesta; y su ritmo es muy frenético, sin parar en ningún momento de sus 2 horas y media, para nada excesivas. La comedia, muy del estilo marvelita, a pesar de ser algo infantil, no molesta en ningún momento y no resulta anti-climático. 



Las actuaciones son más que aceptables para una película del género, con un Jason Momoa que demuestra que no solo da el pego en el ámbito físico y tiene carisma de sobra para encarnar al personaje y llevar el peso de la película, y una Amber Heard cuyo personaje es el contrapunto perfecto para Arthur, la cual tiene mucha química con Momoa. Patrick Wilson está más que bien cumpliendo su función en el papel del Ocean-master (y dejando un conflicto fraternal para que su personaje sea explorado con profundidad en futuras entregas) y el resto de secundarios están más que correctos, a destacar Nicole Kidman en una faceta que rara vez he visto de ella con una escena de acción que madre mía y un Willem Dafoe efectivo en su rol de entrenador. Todos y cada uno de ellos tienen su respectivo momento de gloria. 



La banda sonora es muy variada y acompaña bien a la propuesta, con temas épicos que acompañan bien la película y algún tema creado con sintetizador que da ritmo a las escenas de acción y aporta al aroma ochentero del filme. Eso sí, hay un cover de ´Africa´ de Toto con Pitbull de por medio y que tiene una escena que tela, se la podrían haber ahorrado. Parecía una escena sacada del anterior trabajo de Wan, ´Fast and Furious 7´. Pero eso es de lo poco malo de la películaalguna escena algo vergonzosa y un comienzo algo apresurado (ya que tiene que introducir mucho en un solo filme), pero nada que lastre al conjunto en su totalidad.



´Aquaman´ es el comienzo de algo mucho más grande, es esa chispa de vida que necesitaba el Universo Cinematográfico de DC, y que para sorpresa de muchos y de un servidor, la representación de este segundón en la gran pantalla es de las mejores adaptaciones que tiene la factoría dceita en el cine. Un espectáculo visual de primer calibre con un tono de aventuras ligero y tontorrón pero que no evita el tener grandes cucharadas de épica y drama, aparte de unas escenas de acción que quitan el aliento y un carismático protagonista. En conclusión, no os digo más, id al cine sin prejuicios previos, acomodadse en vuestra butaca y disfrutad de una de las películas más disfrutables y alocadas del año, y una completa sorpresa para el servidor aquí presente. Pese a sus fallos, pienso que estamos ante un peliculón, señores. Gracias, James Wan, gracias de corazón. Eres un canalla. 

Valoración Final: 9,5/10



Y hasta aquí la (larguísima) entrada de hoy, recuerda que esta es nuestra opinión, a lo mejor las has disfrutado más o menos que nosotros. Si no quieres comentar, al menos si te ha gustado podrías hacernos un favor y compartir esto con tus amigos o seguir el blog y convertirte en un plateado, para enterarte de lo próximo que subamos. Recuerda que con un click nos puedes hacer muy felices, y no olvidéis tener unas felices fiestas llenas de cine. Dicho todo esto, solo me queda decir ¡nos leemos pronto!

sábado, 29 de diciembre de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: LA CASA DE JACK



  • Título originalThe House That Jack Built
  • Año2018
  • Duración155 min.
  • PaísDinamarca 
  • DirecciónLars von Trier
  • GuiónLars von Trier
  • FotografíaManuel Alberto Claro
  • RepartoMatt Dillon,  Bruno Ganz,  Uma Thurman,  Riley Keough,  Sofie Gråbøl, Siobhan Fallon,  Ed Speleers,  Osy Ikhile,  David Bailie,  Yu Ji-tae,  Marijana Jankovic, Robert G. Slade
  • ProductoraCoproducción Dinamarca-Francia-Alemania-Suecia; Zentropa Productions / Radio (DR) / Film I Väst
  • GéneroDrama. Terror. Thriller
  • SinopsisEstados Unidos, década de 1970. Seguimos al brillante Jack durante un período de 12 años, descubriendo los asesinatos que marcarán su evolución como asesino en serie. La historia se vive desde el punto de vista de Jack, quien considera que cada uno de sus asesinatos es una obra de arte en sí misma. 

Tras años intentando evitar el cine de Lars Von Trier pensando que era otro de esos cineastas con aires de grandeza con un afán de provocar al público y causar repercusión pero poco que contar en sus filmes, hace unos escasos meses vi el trailer de esta ´La casa de Jack´, que no venía exento de imágenes explícitas, pero al finalizarlo terminé con cierta curiosidad y por lo cual, con ganas de iniciarme en la filmografía de este excéntrico director danés. Estas imágenes explícitas causaron revuelo posteriormente en el Festival de Cine de Cannes, donde se proyectó el filme. Numerosas personas termimaron mareadas o por defecto se salieron a mitad de la proyección y Von Trier fue apaleado por la crítica. Y todo esto el mismo año que ha sido readmitido en Cannes tras ser persona non-grata del festival durante 7 años tras sus polémicos comentarios sobre el nazismo. Meses después de todo esto narrado anteriormente, cuando por fin tuve oportunidad de ver el filme, empecé el visionado con mucho recelo, preparándome para una experiencia que sin duda no me iba a dejar indiferente. Y es que sin duda debo decir que esta película ha sido mi forma de redimirme con el director (y una incitación a ahondar en su interesante filmografía), y también ha supuesto una gran lección para mí: no juzgar un libro por su tapa. 

Y después de esta introducción pelín pomposa, pongámonos serios y empecemos la crítica de la polémica ´The House that Jack Built´. 



Antes de comenzar con mi opinión de la cinta, veo totalmente justificado el numeroso gentío que huyó despavorido de la proyección de Cannes. El filme es horrendo moralmente hablando (teniendo incluso escenas frívolas con niños de por medio), desagradable y puede pecar de repetitivo desde un punto de vista narrativo. Además, para según que gente puede pecar de pretencioso y pedante, y de tener el protagonista más psicópata, narcisista y misógino que te puedas echar a la cara. Pero es en esa total falta de prejuicios donde reside su éxito. Que en estos tiempos donde la corrección política está exterminando nuestra libertad de expresión al igual que los convencionalismos están dejando al cine cada vez menos margen de riesgo, esta película haya podido ser estrenada en cines, en festivales y que sobre todo haya podido ser rodada (y con el apoyo de actores de renombre) tiene un mérito increíble. El director danés odia los convencionalismos y nos trae una cinta con cargas de un humor negro más oscuro que el carbón, una sucesión de asesinatos a sangre fría bastante perturbadores y una gala de personajes soberbia. Matt Dillon está terrorífico encarnando a este arquitecto fallido pero exitoso psicópata, que para más inri cree en el asesinato como una forma de arte, en una actuación desquiciada hasta la médula, que te puede hacer pasar de la risa a helarte la sangre en cuestión de segundos. Está de sobresaliente. 

El resto de intérpretes están al mismo nivel, y que a excepción del actor alemán Bruno Ganz (cuya actuación es fantástica), todos hacen el papel de víctimas, donde predominan los papeles femeninos. Uma Thurman (Pulp Fiction) o Riley Keough (Under the Silver Lake) son algunas de las personas que sufren las locuras de Jack a lo largo del filme, y sus personajes están escritos con una ironía y frialdad que esto ha sido otro punto para que los críticos arremetan contra el filme, el hecho de que los personajes femeninos sean representados como unas mujeres ingenuas o autocompasivas, siendo así pura carne de maltrato para el misógino monstruo que comanda la historia. Porque sí, Von Trier utiliza esto como arma de provocación, aparte de las numerosas escenas de violencia y de diversas reflexiones bastante fuertes que deja caer el protagonista, como la defensa de las masacres que hicieron los nazis en la Segunda Guerra Mundial como forma de arte (tal vez una clara alusión a la polémica de su director en Cannes en 2011, donde decía que entendía a Hitler). Casi nada. 



Pero que no os deje engañar esto que acabo de escribir, esta provocación no es por el mero hecho de levantar ampollas entre el público y que su nombre se escuche a los cuatros vientos, es porque tiene cosas que contar, y más profundas de lo que parecen a priori, todas estas brutalidades se ven justificadas a pos de la historia. Y ese es otro punto a destacar: las numerosas lecturas que tiene la cinta. La historia funciona genial por sí sola, pero las explicaciones del filme que hay en Internet son espléndidas y le dan más verosimilitud a la cinta, habiendo visto incluso una en la que su director es el mismo protagonista, en la ficción llamado Jack, como si el guión fuese una lección de humildad hacia sí mismo, considerando su cine, lleno de anarquía y violencia, como un arte en sí mismo, y él fuese un hombre maniático y narcisista, con ideales moralmente retorcidos, obsesionado con que hablen de él, remidiéndose de esta manera de toda la polémica armada con su paso por festivales y su carrera cinematográfica. El director es muy autoconsciente de las asperezas que levanta su cine y no me extrañaría ni un poco. Es para levantarse del asiento y aplaudir. 

En cuanto al guión decir que divide el film en cinco incidentes/asesinatos (narrados mediante un interesante debate filosófico de su protagonista con el misterioso personaje de Bruno Ganz), haciendo hincapié en mostrarnos en cada uno de ellos, y en la personalidad de este hombre con un cerebro privilegiado pero que dentro de él esconde el más terrible de los infiernos. El guión no se olvida de retroceder en el tiempo, hasta su infancia, para explicarnos esta extraña anomalía que le acompañará toda su atormentada vida. El guión culmina con un fantástico epílogo, que puede levantar la valoración del film o desmerecer el producto final según la perspectiva del espectador. Tengo que decir que me dejó con la boca abierta, una vuelta de tuerca muy arriesgada para la historia que va a dar mucho de que hablar a los que la vean. Una completa ida de olla donde Von Trier demuestra toda su creatividad visual y con planos que llegan a ser obras artísticas. ¿Podrían ser estos fragmentos pequeñas bromas hacia el protagonista, que se considera a sí mismo un artista? Todo puede ser. 



Ahora vamos a lo que seguramente todos querréis saber para saber si esta es vuestra película o no, el hecho de cómo es la violencia representada en pantalla. Bueno, sin ser necesariamente una película gore, no escatima a la hora de mostrar todo tipo de monstruosidades. Eso sí, los fans de lo macabro disfrutarán de unas imágenes salvajes en mayor o menor medida, pero que siempre impactan con consistencia en el espectador. Un completo paseo de los horrores con unos asesinatos al cual más imaginativo, y claramente, retorcido. Esto es gracias al gran trabajo de maquillaje y efectos visuales, dando lugar a momentos que estremecen y son dignos de una cinta de terror. En la banda sonora destacar dos temas musicales que se repiten a lo largo del film, los cuales son ´Fame´, el mítico temazo de David Bowie (que en paz descanse), y ´Partita No.2 in C Minor, BWV 826´  del famoso pianista Glenn Gould. La película no posee composiciones hechas para la ocasión, solo un repertorio de canciones bastante escueto, pero que no supone ningún lastre ya que sus escenas transmiten por sí solas. 



En resumen, ´La casa de Jack´ es una película más que recomendada para los que no tienen miedo a encontrarse una propuesta fuera de lo convencional y para los que busquen emociones fuertes o escenas explícitas. Pero Von Trier va más allá con una historia inclasificable que narra el descenso a los infiernos de su tenebroso protagonista, con muchas reflexiones y cuestiones morales que enriquecen el visionado. Si decides sumergirte en la experiencia que supone y no te quedas en la superficie y en las escenas explícitas, podrás dejarte sorprender (ya si es para bien o para mal no me hago cargo) por este fascinante relato, contado mediante un tono similar al de un filme de terror y que para mí es una de las cintas más interesantes del año. La distribuidora Golem, que ya ha distribuido numerosas cintas de Von Trier en nuestro país, la va a estrenar en salas españolas este próximo 25 de enero, y los pocos espectadores a los que va dirigida no os deberíais perder esta perturbadora experiencia. 

Veredicto Final: 9/10


lunes, 24 de diciembre de 2018

CRÍTICAS EN CÁPSULAS III: SORRY TO BOTHER YOU, LOS INCREÍBLES 2, ROMA, INFILTRADO EN EL KKKLAN

Feliz Navidad y bienvenidos a todos una vez más a Críticas en Cápsulas, siendo esta la tercera entrega de la sección. Las cuatro cintas que hoy nos ocupan son de géneros muy variados, pero con opiniones muy similares de mi parte, habiendo sido para mí cuatro pelotazos en el cine de este año. Dicho esto, comencemos con las mini-críticas:

Sorry to Bother You (Boots Riley, 2018)

Magnífico debut de este desconocido Boots Riley que nos cuenta la historia de un vendedor telefónico de color que descubre la clave para el éxito en el negocio comportándose como un blanco. Alocada comedia absurda (muy absurda) que funciona a modo de dardo envenenado contra el capitalismo y las injusticias sociales en el ámbito empresarial con un coral reparto compuesto por un Keith Stanfield (también colaborador en la serie ´Atlanta´, con la que comparte con el filme algunos elementos contra el racismo) en su mejor actuación hasta la fecha, una Tessa Thompson (la Valkiria de ´Thor Ragnarok´) en estado de gracia, un excéntrico Arnie Hammer haciendo de broker cocainómano y un largo etcétera de intrérpretes. Visionaria película perfecta para esta paranoica sociedad actual, fruto de un director novel al que le auguro un gran futuro en el cine. Hasta los momentos más rídiculos contienen alguna verdad y recomendada fervientemente al espectador que busque propuestas nuevas, frescas y, por qué no, alocadas.

Los Increíbles 2 (Brad Bird, 2018)

La película que ha llevado a millones de pequeños (y no tan pequeños) a las multisalas este verano. Brad Bird retoma la animación en esta secuela del filme de 2004 que resulta más ambiciosa, más espectacular y más inteligente incluso, con ciertos mensajes reivindicatorios feministas. Ha merecido la pena la larga espera, está todo tan calculado, tan bien pensado cada detalle que resulta hasta pasmoso: visualmente es sorprendente, las escenas de acción son espectaculares, la nostalgia bien introducida en el libreto y una continuidad tan asombrosamente conseguida y cuidada que parece mentira que haya 14 años de margen entre una cinta y otra. Tanto los personajes como el mundo en el que viven mantienen la exacta misma esencia que tuvieron en la primera entrega, cosa que tiene un mérito increíble, y que mejorará la experiencia para aquellos que amamos la original. Otro éxito absoluto de Pixar nuevamente con una animación impecable y una historia entretenida de principio a fin y con ciertas reflexiones sobre la familia y el feminismo, además de un ácido humor que conseguirá sacar las carcajadas a todo tipo de público, que harán que los adultos también disfruten el visionado. Después de tanta espera se puede decir por fin que se ha hecho justicia al filme original y tras verla estuve con una sonrisa de oreja a oreja durante unos cuantos minutos. El cine de animación cada vez más está llegando a unos límites insospechados en un principio. 

Roma (Alfonso Cuarón, 2018)

El gigante de las plataformas de streaming por excelencia, Netflix, agranda su listado de películas originales particular con esta espléndida nueva cinta del director mexicano, y tal vez su filme más personal. Una oda a la vida, a la infancia, a las mujeres, y sobre todo a un montón de sensaciones, indescriptibles sobre el teclado en el que estoy redactando, pero que seguro que todos hemos vivido aunque sea una vez a lo largo de nuestra vida. Su trama es muy simple, a veces hasta un poco telenovelesca, pero lo importante es cómo está contada y con el sentimiento que lo hace, pues Cuarón no abusa de los diálogos para dejar que sea la imagen la que coja el protagonismo. El film tiene una potencia y lenguaje visual solo digna de un maestro como lo es el también director de ´Hijos de los Hombres´ (y eso que aquí no trabaja con su frecuente colaborador en la fotografía de sus filmes, el gran ´Chivo´ Lubezki) y unas actuaciones merecedoras de todas las alabanzas posibles, destacando a Yalitza Aparicio, el alma del filme y para sorpresa de un servidor, actriz debutante en el cine. Su labor en el film es espectacular para ser su primera actuación en una película, trayéndonos una actuación llena de sentimiento y naturalidad en un personaje quizás estereotipado pero lleno de matices. Un portento audiovisual que alcanza unos niveles que puedes cerrar los ojos y sentirte en la misma Ciudad de México. Magnífica y que va a poner a las plataformas de streaming en mejor estima en lo que a premios se refiere. 

Infiltrado en el KKKlan (Spike Lee, 2018)

Adaptación del libro de Ron Stallworth publicado en 2014 que nos cuenta la historia real de un policía afroamericano (él mismo) que en los años 70 intentó derribar una célula del Ku Klux Klan con uno de sus colegas del trabajo (que para colmo era judío), y para ello se introdujeron en la propia organización. Algo sumamente disparatado con lo que el director Spike Lee ha sabido construir un excelente thriller policíaco, con ingeniosos toques de humor negro para contar una situación tan descabellada como esta, sin tener nunca ningún miedo en cruzar la delgada línea de la seriedad y la parodia. El papel protagonista corre a cargo de John David Washington, hijo del achiconocido Denzel Washington, el cual hace una interpretación brillante junto a su compañero Adam Driver (Kylo Ren en la saga Star Wars), el cual tampoco se queda atrás. Destacar también el personaje de Patrice (Laura Harrier), vista en Spider-Man Homecoming, una estudiante activista que no existió en la historia real, pero ya sabemos que en los filmes basados en hechos reales siempre se toman licencias, esta vez han sido para bien y aporta matices sentimentales a la historia. También se nota mucho la influencia del Blaxploitation (movimiento cinematográfico que destacó por aquella época), que sirve como base a Spike Lee para recrear magistralmente aquellos años, con colores saturados en la fotografía, y con un vestuario y peinados afro que te trasladan directamente a la época. Y con todos estos elementos, es como Spike Lee consigue un film redondo, reivindicando como siempre el racismo imperante en USA hacia los negros y las injusticias varias de la sociedad estadounidense, pero con un ritmo electrizante que hace que el film se pase volando y una buena dosis de suspense, intriga y mucha mala leche, además de una guinda final que refleja perfectamente la horrible situación que está sufriendo Estados Unidos y pone los pelos de punta. Muy merecidos todos sus galardones. 

Y esto ha sido todo, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis esta entrada si os ha gustado (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) y si habéis visto alguna de estas cuatro películas, me contéis vuestra opinión sin ninguna vergüenza en los comentarios, y si no las habéis visto, ya sabéis, ¡dadle su respectiva oportunidad que para eso está el cine! Después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme ¡nos leemos pronto!

viernes, 14 de diciembre de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: BOHEMIAN RHAPSODY



    • Título original: Bohemian Rhapsody
    • Año: 2018
    • Duración: 134 min.
    • País: Reino Unido
    • Dirección: Bryan Singer
    • Guión: Anthony McCarten (Historia: Anthony McCarten, Peter Morgan)
    • Música: John Ottman (Canciones: Queen)
    • Fotografía: Newton Thomas Sigel
    • Reparto: Rami Malek, Joseph Mazzello,  Ben Hardy,  Gwilym Lee,  Lucy Boynton,  Aidan Gillen, Tom Hollander,  Mike Myers,  Allen Leech,  Aaron McCusker,  Jess Radomska, Max Bennett,  Michelle Duncan,  Ace Bhatti,  Charlotte Sharland, Ian Jareth Williamson,  Dickie Beau,  Jesús Gallo,  Jessie Vinning
    • Producción: Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; GK Films / New Regency Pictures / Queen Films Ltd. / Tribeca Productions / Regency Enterprises. Distribuida por 20th Century Fox
    • Género: Drama. Biográfico. Música. Homosexualidad. 
    • Sinopsis: 'Bohemian Rhapsody' es una celebración del grupo Queen, de su música y de su extraordinario cantante Freddie Mercury, que desafió estereotipos e hizo añicos tradiciones para convertirse en uno de los showmans más queridos del mundo. La película plasma el meteórico ascenso de la banda al olimpo de la música a través de sus icónicas canciones y su revolucionario sonido, su crisis cuando el estilo de vida de Mercury estuvo fuera de control, y su triunfal reunión en la víspera del Live Aid, en la que Mercury, mientras sufría una enfermedad que amenazaba su vida, lidera a la banda en uno de los conciertos de rock más grandes de la historia. Refleja asimismo cómo se cimentó el legado de una banda que siempre se pareció más a una familia, y que continúa inspirando a propios y extraños, soñadores y amantes de la música hasta nuestros días. (Fuente: FILMAFFINITY)

    Emoción. Pasión. Euforia. Melancolía. Tristeza. Todas estas sensaciones son las que sentía y sigo sintiendo a día de hoy al escuchar una de mis bandas musicales favoritas y una de las mejores de todos los tiempos, Queen. La voz de Freddie Mercury y la precisión con la que los demás componentes del grupo tocaban sus distintos instrumentos siempre hace transportarme a otro universo, evadirme de la realidad por unos minutos, disfrutar del maravilloso arte que es la música. Y todas estas emociones volvieron a recorrer mi cuerpo en la sala de cine donde proyectaron esta maravillosa ´Bohemian Rhapsody´ de Bryan Singer (director de la saga mutante X-Men), titulada como una de las más míticas canciones del grupo.

    Cabe destacar que la cinta ha tenido a una gran división entre crítica y público, habiendo tenido un gran tirón en taquilla y haciendo que los fanáticos del grupo salgan extasiados de las salas de cine, mientras que la prensa más bien la ha dejado por los suelos o con críticas bastante reguleras a excepción de algunas bastante entusiastas. Aprovechando también sus recientes nominaciones a los Globos de Oro a mejor película dramática y mejor actuación (y más que merecidas), no hagáis ni caso a la prensa, porque yo también he caído rendido a los pies de esta rapsodia musical.



    Partamos de la base de que si eres fan de Queen no puedes ser objetivo del todo con esta película, el mero hecho de escuchar semejantes canciones en una sala de cine y en una calidad de sonido inigualable ya amortiza el precio de la entrada. Porque el que asiste a ver ´Bohemian Rhapsody´ asiste a ver un gran espectáculo audiovisual, una experiencia sensorial en la que no faltan sus más grandes éxitos. Singer nos ha regalado una carta de amor al grupo, un homenaje que pese a las polémicas que han envuelto el rodaje, se nota que se ha puesto corazón, y eso se hace palpable en los 135 minutos que dura la película.

    No es una película perfecta, eso está más que claro, es una película cuyo ritmo es muy apresurado, que nos muestra los comienzos de la banda en los primeros 15 minutos, que vemos más bien poco de las vidas personales de la banda (excepto de Mercury, que es la gran estrella del filme), se puede decir que solamente es un mix de sus mejores éxitos puesto en pantalla grande... Pero hacía tiempo, hacía meses que no veía una película hecha con tanto amor a lo que trata, con tanto amor hacia la música, hacia Queen, y sobre todo hacia el cine.



    Empecemos con la dirección de Singer, o más bien del tándem compuesto por Bryan Singer y Dexter Fletcher, el cual se encargó de dar los últimos toques a la película tras la polémica de abuso sexual que recibió el director de la saga ´X-Men´ a unos meses de finalizar el rodaje del filme. 

    Introduciéndome un momento en este delicado tema, la mala fama que ha recibido el filme sinceramente me repatea. Me enerva que esta película haya sido vapuleada por la crítica especializada, supongo que por el hecho de que Singer haya sufrido demandas de abusar sexualmente a un menor, sin criticar objetivamente su trabajo realizado en el filme. El abuso sexual es un acto inhumano, horrible e indefendible, pero no debemos mezclar las cosas, cuándo una película es buena, se debe decir con total sinceridad y sobre todo con subjetividad crítica, no hay que masacrarla por el mero hecho de lo que haya hecho su director, menospreciando así el trabajo de estudios, equipos de realización y producción, actores y demás colaboradores que han puesto su esfuerzo y empeño en el filme y que no tienen ninguna culpa de lo que haya hecho su director años atrás. Y lo digo con la intención menos frívola posible.

    Dejando de lado el tema y continuando con la película, la dirección es magnífica, abundando una fotografía muy detallista (destacar los planos desde las gafas de Freddie), con una definición sobresaliente, y unos planos muy bonitos, con colores muy chillones y extravagantes como la banda a la que hace homenaje. El montaje es asombroso, con transiciones entre escenas dignas de un videoclip, y ver como recrean el videoclip de I Want to Break Free o ver la grabación del temazo que es Bohemian Rhapsody (el tramo de la granja es maravilloso). Y el maquillaje y el vestuario son dignos de aplauso, recreando a la perfección todos los trajes que Mercury y compañía portaba en sus conciertos, y un maquillaje que hace que veamos a Queen reflejados en los actores. Mención aparte al tramo final en el mítico concierto del Live Aid, grabado con un brío y un sentido del ritmo y la emoción que deja la película en lo más alto, dejando a un servidor la piel de gallina y los pelos de punta. Magnífico broche de oro al filme.

    Otro punto que tengo que decir es que no noto la película tan edulcorada y tan light como se dice por ahí, algo que he leído en muchas críticas negativas hacia el filme. Sinceramente no veo necesario ahondar más en la sexualidad de Freddie (que se trata de una manera muy sutil y natural, como debe ser), en sus excesos y vicios, su lucha contra el SIDA, entre otras etapas de su vida.

    Porque esta película no busca el morbo fácil, no busca mostrarnos la cara B de Queen de forma explícita, no, es un homenaje más que un biopic. Cómo biopic tiene sus problemas, que si es tópica y convencional a más no poder, que si varios tramos de la banda han sido pasados por el ´filtro cinematográfico´ tan visto en filmes biográficos, cosas muy edulcoradas en pantalla... Sí, todo eso es cierto. Pero para mí no ensombrece la sensación de escuchar sus temas retumbar por toda una sala de cine, de vivir una experiencia cercana a lo que Queen una vez fue, de las maravillosas interpretaciones de todo el reparto... Realmente ves en el sublime Rami Malek a Mercury en todo momento, su actuación va in crescendo hasta que al final se funde en uno con su personaje y entrega su alma en ese final en el Live Aid que, como he dicho anteriormente, hace vibrar nuestros cuerpos y elevar nuestras almas al cielo. Los movimientos, las formas, todo, Malek es puro Mercury. Y, obviamente, es más que merecedor de los galardones a los que sea nominado en la futura temporada de premios, por que la labor era titánica y a priori complicada, la de imitar a uno de los personajes más grandes de la historia sin caer en la sobreactuación o en la parodia, y él lo logra con una facilidad pasmosa. 



    Pero que Malek y su maravillosa actuación no ensombrezca al resto de Queen, Joseph Mazzello como John Deacon, Ben Hardy como Roger Taylor y Gwilym Lee como Brian May están sobresalientes en sus respectivos papeles, y sus parecidos físicos son más que notables. También cabe destacar a la novia de Freddie Mercury en la ficción, interpretada de forma más que efectiva por Lucy Boynton

    No hace falta ahondar en la banda sonora, el repertorio musical es magnífico, como no podía ser de otra forma, las piezas musicales acompañan en los momentos exactos perfectamente, sin resultar nunca metidos con calzador. Va a ser inevitable que no os mováis en vuestro asiento. 


    Cabe destacar como están introducidos el drama y la comedia en cada escena, de una manera tan natural, a favor de un ritmo que no decae y que hace que las dos horas y diez que dura se nos pasen volando. Una película que hace que nuestras emociones estén a flor de piel. Va a ser imposible que no derraméis una lagrima, o tembléis al escuchar sus canciones... Es una experiencia visual y musical a la que se va a sentir, a oír, a vivir la música. Es más que una película, es una experiencia que debe verse en un cine, dado que en casa probablemente pierda gran parte de su fuerza, la fuerza en la que reside el éxito del filme.


    ´Bohemian Rapshody´ es un éxito rotundo, un filme que se ha ganado al gran público debido a que a todo el mundo nos gusta o conocemos a Queen en el fondo, esa banda de incomprendidos cuyo diferente e innovador sonido nos ganó y, para mí, un chaval el cual no llegó a ver a Mercury tocar en vivo, esto es lo más cerca que voy a estar de sentir la fuerza, el poderío de Queen en mis carnes. Una experiencia inolvidable, la cual si os gusta tanto la banda, como la música, o meramente por ver nuevas propuestas por propio amor al cine como arte, debéis de ver, porque está hecha con tanto amor hacia lo que trata que no podéis hacer más que arrodillaros y sucumbir al atractivo visual y, cómo no, musical, que supone esta excelente Bohemian Rhapsody. No os la perdáis los que todavía no la habéis visto, que todavía sigue en cartelera, y creo que se quedará con nosotros estas navidades.

    PD: Escuchar la intro de 20th Century Fox hecha con guitarra eléctrica es impagable.

    Veredicto Final: 9/10



    Y esto ha sido todo, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis la crítica si os ha gustado (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) y si la habéis visto, me contéis vuestra opinión sobre la cinta sin ningún tipo de vergüenza en los comentarios, y si no la habéis visto, ya sabéis, ¡dadle su respectiva oportunidad que para eso está el cine! Después de toda esta parrafada, solo me queda desearos unas geniales Fiestas de Navidad y despedirme ¡Nos leemos pronto!