Translate

domingo, 10 de febrero de 2019

CRÍTICAS EN CÁPSULAS IV: EL VICIO DEL PODER, LA FAVORITA, GREEN BOOK, VELVET BUZZSAW, EL REINO

¡Hola a todos y bienvenidos a todos una vez más a Críticas en Cápsulas! En esta cuarta entrega de la sección os traemos cinco cintas de géneros muy variados y opiniones en su mayoría bastante positivas de mi parte. Dicho esto, comencemos con las reseñas en miniatura:

El Vicio del Poder, de Adam McKay



Brutal retrato político sin una pizca de piedad hacia el entorno y los personajes que trata. Vemos como actúa su frío protagonista, la manipulación a la que se sometieron los ciudadanos norteamericanos, los entresijos de la Casa Blanca y las mentiras que contaba el señor Dick Cheney. Christian Bale nos vuelve a deleitar con un recital interpretativo en el que nos sorprende más allá de su impactante cambio físico, y el cual está muy bien arropado por sus convincentes compañeros de reparto (donde destacan caras conocidas como Amy Adams, Steve Carell o Sam Rockwell). La historia es narrada con mano de hierro, cabalgando a medio camino entre la comedia desvergonzada y el biopic de investigación, y también a un ritmo dinámico gracias a su espectacular montaje, el cual resulta una maravillosa mezcla de realidad, documentos reales y algunas locuras narrativas que no sé como explicar. Ha conseguido varios galardones en temporada de premios y seguirá logrando.

Green Book, de Peter Farrelly



Es una de estas historias que ya me sé, pero que siguen funcionando de maravilla. Muy entrañable historia de amistad donde el conocido director de comedia Peter Farrelly se pone serio, con un dúo protagonista soberbio, con un Mahershala Ali espléndido que es carne de premios y un sorprendente Viggo Mortensen que ofrece su faceta más entrañable y a su vez la más ruda, además de una puesta en escena muy cuidada y un mensaje final precioso. Es ese tipo de cine que una vez termina te pones a pensar: ¿por qué el mundo no puede ser así de hermoso? Una road movie canónica que a pesar de las polémicas de su director seguro que también rascará sus galardones en la gala de los Óscar. Sin duda, los merece. 

La Favorita, de Yorgos Lanthimos



La nueva obra de este excéntrico director griego es mi favorita (valga la redundancia) de esta carrera de premios cinematográficos, al igual que mi preferida de lo que llevo visto de la filmografía de su autor. Una sinopsis que promete una comedia dramática de época es en realidad un caballo de troya del propio director hacia el público, que sigue manteniendo sus alocados juegos de cámara (aquí llega un paso más allá, donde juguetea con el ojo de pez), sus incómodas líneas de diálogo, su ácido e incomprendido humor negro y los caricaturescos personajes característicos de su cine. Y eso para los fans de Lanthimos no es inesperado. El trío de actrices compuesto por Emma Stone, Olivia Colman y Rachel Weisz se merece todas las alabanzas posibles, con el cual podemos pasar junto a ellas de la risa al llanto en cuestión de segundos, y haciendo una corta parada por el terror. Si después de todos los galardones no se llevan la famosa estatuilla dorada me voy a cabrear mucho, porque su labor es titánica en lo que para mí es una joya en bruto que no todo el mundo disfrutará por igual. 

Velvet Buzzsaw, de Dan Gilroy



El adelanto de esta nueva propuesta de Netflix prometía toda una fórmula ganadora: el regreso del dúo formado por Gilroy y el famoso Jake Gyllenhaal que tan bien funcionó en la sensacional ´Nightcrawler´ en una nueva crítica social en clave cinematográfica, esta vez sobre arremetiendo contra el frívolo mundo del arte contemporáneo. ¡Y además con tintes de slasher! ¿Qué podría salir mal? Pues con el resultado ya visto, hay más cosas fallidas de lo esperado. Aunque el señor Gyllenhaal nos vuelva a traer un recital actoral encarnando al excéntrico protagonista y el elenco de secundarios esté muy resultón, la cinta no es tan transgresora como prometía, resultando una sátira que funciona a ratos, al igual con sus destellos de cine de terror y truculencia. No obstante, Gilroy nos trae aquí una propuesta muy interesante a la que merece la pena echarle un vistazo, aunque no deje el poso ni tenga la locura (tanto visual como narrativamente hablando) que esta propuesta exigía. Este reverso chungo de ´Zoolander´ resulta bastante entretenido pero a su vez muy desaprovechado. Una pena.

El Reino, de Rodrigo Sorogoyen



Aquí nos ocupa otro excelente retrato de la política actual (en este caso acerca de la situación española) donde Sorogoyen, el cual lleva años arrasando en temporada de premios cinematográficos en España y que este año está nominado al Óscar a mejor cortometraje por su ´Madre´, nos trajo una película muy oportuna y que será recordada mientras dure este sistema político que nos ocupa hoy día. El director madrileño es uno de los mejores directores patrios de los últimos años, y si me apuráis uno de los mejores autores del thriller reciente. Esto es nuevamente confirmado con este filme, el cual no te suelta ni un solo segundo, con un ritmo ágil y un brío visual impecable (con planos secuencia desde atrás del protagonista y propuestas creativas con la cámara excelentes), además de sus vibrantes actuaciones donde todos y cada uno de los miembros del reparto están soberbios (aunque Antonio de la Torre se lleva la corona, está desatado) y una música en un tono agobiante y acelerado como el propio protagonista. Es increíble como se han llevado un relato sobre política a su terreno, al del thriller, sin perder ni un ápice de verosimilitud. Da mucho que pensar sobre la sociedad de hoy en día pero sin olvidarse de mantener a su público pegado al asiento durante las dos horas que dura la cinta. Decir que sus galardones son merecidos es quedarse corto. 

Y esto ha sido todo, espero que hayáis disfrutado la lectura, apoyéis esta entrada si os ha gustado (compartiéndola en las redes sociales y demás bestias) y si habéis visto alguna de estas cinco películas, me contéis vuestra opinión sin ninguna vergüenza en los comentarios, y si no las habéis visto, ya sabéis, ¡dadle su respectiva oportunidad que para eso está el cine! Y después de toda esta parrafada, solo me queda despedirme. ¡Nos leemos pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario