Translate

sábado, 29 de diciembre de 2018

CRITICANDO QUE ES GERUNDIO: LA CASA DE JACK



  • Título originalThe House That Jack Built
  • Año2018
  • Duración155 min.
  • PaísDinamarca 
  • DirecciónLars von Trier
  • GuiónLars von Trier
  • FotografíaManuel Alberto Claro
  • RepartoMatt Dillon,  Bruno Ganz,  Uma Thurman,  Riley Keough,  Sofie Gråbøl, Siobhan Fallon,  Ed Speleers,  Osy Ikhile,  David Bailie,  Yu Ji-tae,  Marijana Jankovic, Robert G. Slade
  • ProductoraCoproducción Dinamarca-Francia-Alemania-Suecia; Zentropa Productions / Radio (DR) / Film I Väst
  • GéneroDrama. Terror. Thriller
  • SinopsisEstados Unidos, década de 1970. Seguimos al brillante Jack durante un período de 12 años, descubriendo los asesinatos que marcarán su evolución como asesino en serie. La historia se vive desde el punto de vista de Jack, quien considera que cada uno de sus asesinatos es una obra de arte en sí misma. 

Tras años intentando evitar el cine de Lars Von Trier pensando que era otro de esos cineastas con aires de grandeza con un afán de provocar al público y causar repercusión pero poco que contar en sus filmes, hace unos escasos meses vi el trailer de esta ´La casa de Jack´, que no venía exento de imágenes explícitas, pero al finalizarlo terminé con cierta curiosidad y por lo cual, con ganas de iniciarme en la filmografía de este excéntrico director danés. Estas imágenes explícitas causaron revuelo posteriormente en el Festival de Cine de Cannes, donde se proyectó el filme. Numerosas personas termimaron mareadas o por defecto se salieron a mitad de la proyección y Von Trier fue apaleado por la crítica. Y todo esto el mismo año que ha sido readmitido en Cannes tras ser persona non-grata del festival durante 7 años tras sus polémicos comentarios sobre el nazismo. Meses después de todo esto narrado anteriormente, cuando por fin tuve oportunidad de ver el filme, empecé el visionado con mucho recelo, preparándome para una experiencia que sin duda no me iba a dejar indiferente. Y es que sin duda debo decir que esta película ha sido mi forma de redimirme con el director (y una incitación a ahondar en su interesante filmografía), y también ha supuesto una gran lección para mí: no juzgar un libro por su tapa. 

Y después de esta introducción pelín pomposa, pongámonos serios y empecemos la crítica de la polémica ´The House that Jack Built´. 



Antes de comenzar con mi opinión de la cinta, veo totalmente justificado el numeroso gentío que huyó despavorido de la proyección de Cannes. El filme es horrendo moralmente hablando (teniendo incluso escenas frívolas con niños de por medio), desagradable y puede pecar de repetitivo desde un punto de vista narrativo. Además, para según que gente puede pecar de pretencioso y pedante, y de tener el protagonista más psicópata, narcisista y misógino que te puedas echar a la cara. Pero es en esa total falta de prejuicios donde reside su éxito. Que en estos tiempos donde la corrección política está exterminando nuestra libertad de expresión al igual que los convencionalismos están dejando al cine cada vez menos margen de riesgo, esta película haya podido ser estrenada en cines, en festivales y que sobre todo haya podido ser rodada (y con el apoyo de actores de renombre) tiene un mérito increíble. El director danés odia los convencionalismos y nos trae una cinta con cargas de un humor negro más oscuro que el carbón, una sucesión de asesinatos a sangre fría bastante perturbadores y una gala de personajes soberbia. Matt Dillon está terrorífico encarnando a este arquitecto fallido pero exitoso psicópata, que para más inri cree en el asesinato como una forma de arte, en una actuación desquiciada hasta la médula, que te puede hacer pasar de la risa a helarte la sangre en cuestión de segundos. Está de sobresaliente. 

El resto de intérpretes están al mismo nivel, y que a excepción del actor alemán Bruno Ganz (cuya actuación es fantástica), todos hacen el papel de víctimas, donde predominan los papeles femeninos. Uma Thurman (Pulp Fiction) o Riley Keough (Under the Silver Lake) son algunas de las personas que sufren las locuras de Jack a lo largo del filme, y sus personajes están escritos con una ironía y frialdad que esto ha sido otro punto para que los críticos arremetan contra el filme, el hecho de que los personajes femeninos sean representados como unas mujeres ingenuas o autocompasivas, siendo así pura carne de maltrato para el misógino monstruo que comanda la historia. Porque sí, Von Trier utiliza esto como arma de provocación, aparte de las numerosas escenas de violencia y de diversas reflexiones bastante fuertes que deja caer el protagonista, como la defensa de las masacres que hicieron los nazis en la Segunda Guerra Mundial como forma de arte (tal vez una clara alusión a la polémica de su director en Cannes en 2011, donde decía que entendía a Hitler). Casi nada. 



Pero que no os deje engañar esto que acabo de escribir, esta provocación no es por el mero hecho de levantar ampollas entre el público y que su nombre se escuche a los cuatros vientos, es porque tiene cosas que contar, y más profundas de lo que parecen a priori, todas estas brutalidades se ven justificadas a pos de la historia. Y ese es otro punto a destacar: las numerosas lecturas que tiene la cinta. La historia funciona genial por sí sola, pero las explicaciones del filme que hay en Internet son espléndidas y le dan más verosimilitud a la cinta, habiendo visto incluso una en la que su director es el mismo protagonista, en la ficción llamado Jack, como si el guión fuese una lección de humildad hacia sí mismo, considerando su cine, lleno de anarquía y violencia, como un arte en sí mismo, y él fuese un hombre maniático y narcisista, con ideales moralmente retorcidos, obsesionado con que hablen de él, remidiéndose de esta manera de toda la polémica armada con su paso por festivales y su carrera cinematográfica. El director es muy autoconsciente de las asperezas que levanta su cine y no me extrañaría ni un poco. Es para levantarse del asiento y aplaudir. 

En cuanto al guión decir que divide el film en cinco incidentes/asesinatos (narrados mediante un interesante debate filosófico de su protagonista con el misterioso personaje de Bruno Ganz), haciendo hincapié en mostrarnos en cada uno de ellos, y en la personalidad de este hombre con un cerebro privilegiado pero que dentro de él esconde el más terrible de los infiernos. El guión no se olvida de retroceder en el tiempo, hasta su infancia, para explicarnos esta extraña anomalía que le acompañará toda su atormentada vida. El guión culmina con un fantástico epílogo, que puede levantar la valoración del film o desmerecer el producto final según la perspectiva del espectador. Tengo que decir que me dejó con la boca abierta, una vuelta de tuerca muy arriesgada para la historia que va a dar mucho de que hablar a los que la vean. Una completa ida de olla donde Von Trier demuestra toda su creatividad visual y con planos que llegan a ser obras artísticas. ¿Podrían ser estos fragmentos pequeñas bromas hacia el protagonista, que se considera a sí mismo un artista? Todo puede ser. 



Ahora vamos a lo que seguramente todos querréis saber para saber si esta es vuestra película o no, el hecho de cómo es la violencia representada en pantalla. Bueno, sin ser necesariamente una película gore, no escatima a la hora de mostrar todo tipo de monstruosidades. Eso sí, los fans de lo macabro disfrutarán de unas imágenes salvajes en mayor o menor medida, pero que siempre impactan con consistencia en el espectador. Un completo paseo de los horrores con unos asesinatos al cual más imaginativo, y claramente, retorcido. Esto es gracias al gran trabajo de maquillaje y efectos visuales, dando lugar a momentos que estremecen y son dignos de una cinta de terror. En la banda sonora destacar dos temas musicales que se repiten a lo largo del film, los cuales son ´Fame´, el mítico temazo de David Bowie (que en paz descanse), y ´Partita No.2 in C Minor, BWV 826´  del famoso pianista Glenn Gould. La película no posee composiciones hechas para la ocasión, solo un repertorio de canciones bastante escueto, pero que no supone ningún lastre ya que sus escenas transmiten por sí solas. 



En resumen, ´La casa de Jack´ es una película más que recomendada para los que no tienen miedo a encontrarse una propuesta fuera de lo convencional y para los que busquen emociones fuertes o escenas explícitas. Pero Von Trier va más allá con una historia inclasificable que narra el descenso a los infiernos de su tenebroso protagonista, con muchas reflexiones y cuestiones morales que enriquecen el visionado. Si decides sumergirte en la experiencia que supone y no te quedas en la superficie y en las escenas explícitas, podrás dejarte sorprender (ya si es para bien o para mal no me hago cargo) por este fascinante relato, contado mediante un tono similar al de un filme de terror y que para mí es una de las cintas más interesantes del año. La distribuidora Golem, que ya ha distribuido numerosas cintas de Von Trier en nuestro país, la va a estrenar en salas españolas este próximo 25 de enero, y los pocos espectadores a los que va dirigida no os deberíais perder esta perturbadora experiencia. 

Veredicto Final: 9/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario